Persecución, tiros y dos delincuentes detenidos tras un fallido robo calificado

El Eco

El último día del pasado año fue por demás intenso en la ciudad en materia policial. A plena luz del día y en medio del rastrillaje que la policía de la comisaría Cuarta estaba realizando para dar con quien había asesinado a una persona en Muñiz al 3000, se toparon con otro grave hecho delictivo.

Personal de calle de la mencionada dependencia venía transitando por Colectora Norte entre Pío XII y Güemes Sur, y vieron a una persona salir corriendo hacia la Ruta Nacional 226 y a otro sujeto que disparó con un arma de fuego cuyo proyectil terminó impactando en un parabrisas de un vehículo que estaba estacionado en esa zona.

Por lo que los uniformados pudieron reconstruir, Gustavo Fabián Misson fue el hombre damnificado que se resistió a un robo calificado y puso en fuga al dúo de maleantes, disparándole uno de ellos para que dejara de seguirlos.

Posteriormente los ladrones fueron identificados como Matías Nicolás Carberol y Daniel Emmanuel Contreras.
Esta acción se dio en el momento justo que la policía venía circulando, por lo que no dudaron en girar e ir en busca de los individuos.

Persecución

Los delincuentes se subieron a un vehículo marca Chevrolet, modelo Aveo, color negro y comenzaron a intentar escapar, siendo perseguidos por distintos móviles policiales a los que, como si se tratara de una filmación cinematográfica, también les dispararon.

El intento de eludir el accionar de la ley llevó a que el Chevrolet fuera por la zona del Hipódromo, desembocara en el barrio 31 Años de Democracia, desde donde salieron, vía barrio Golf, hacia la zona del Lago del Fuerte.

En este último sitio el vehículo fue interceptado, pero no todo quedó ahí. Al estar rodeados de uniformados los malhechores decidieron jugar una última carta que fue la de emprender la fuga a pie. El sueño duró apenas 200 metros ya que finalmente pudieron ser detenidos.

Según se pudo conocer eran tres los delincuentes, uno el asignado para conducir el auto y dos los que se bajaron a hacer el robo calificado.

Reacción

Se puede decir que para Misson fue un fin de año cargado de mucha adrenalina, porque el hombre primero fue apretado por estos sujetos quienes le mostraron el arma de fuego, para amedrentarlo y que entregara el dinero.

Lejos de resignarse, la víctima reaccionó, logró zafar de la tensa situación y sacó corriendo a los delincuentes quienes le dispararon en plena huida.

Lo que está en plena investigación es si los delincuentes tenían algún dato concreto que Misson llevaría una cantidad de dinero o el hombre fue convocado al domicilio de Colectora Norte entre Pío XII y Güemes Sur, en la casa de un amigo, con otro pretexto y terminó sufriendo un intento de asalto.

Nuevo intento de fuga

Al decir de los sucesivos hechos que devinieron, la idea de fugarse siguió rondado la cabeza en uno de los detenidos. Ayer, tiempo en que los apresados fueron trasladados a la sede judicial de Uriburu Sur 750, donde prestarían la correspondiente declaración con el fiscal en turno Gustavo Morey, Matías Nicolás Carberol intentó escaparse. Lo hizo saltando desde la ventana de la defensoría del primer piso al vacío y tras tocar tierra siguió su alocada carrera a pie hasta ser nuevamente detenido por personal policial unos 40 minutos más tarde.

Antecedentes

Cabe consignar que este tipo de fugas cuenta con un cercano antecedente. Más precisamente a finales de junio pasado un hombre que también estaba siendo asesorado por el defensor oficial saltó de la misma ventana para escaparse, aunque tampoco logró cumplir su objetivo porque se lesionó en la estrepitosa caída y tuvo que ser socorrido por la asistencia sanitaria del Hospital.

Aquel informado como insólito y grave suceso se registró en la misma dependencia, donde un joven que debía atravesar un juicio en el Juzgado Correccional, acusado de una serie de ilícitos y que estaba al tanto de que su suerte era terminar en prisión, quiso escaparse de la delicada situación procesal y saltó de la ventana de la oficina de la Defensoría, desde el primer piso del edificio.

En aquella oportunidad se trató del recluso Cristian Miguel López, que estaba citado en el Juzgado Correccional a cargo del doctor Carlos Alberto Pocorena, quien iba a propiciar un debate oral y público contra el nombrado, acusado de varias causas acumuladas por hurto, amenazas, violación de domicilio y encubrimiento.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario