Pintaron la estrella amarilla por Jorge Madeo, fallecido en 2014, en Lunghi y Piccirilli

El trágico hecho sucedió en noviembre de 2014, cuando perdió la vida el joven de 20 años que circulaba en su motocicleta y colisionó contra una camioneta. La estrella amarilla fue plasmada en la intersección de Lunghi y Piccirilli para concientizar. En lo que va de 2018, seis conductores de motovehículos menores de 25 años fallecieron en las calles de la ciudad.

Familiares y amigos de Jorge Madeo participaron de la pintada de la estrella amarilla en memoria del joven fallecido en 2014 como consecuencia de un accidente vial.

Mariano Leunda

Siguiendo el cronograma pautado para julio, ayer en horas de la mañana miembros de Estrellas Amarillas Tandil se congregaron junto a familiares y amigos de Jorge Madeo en la intersección de Lunghi y Piccirilli para pintar una estrella en memoria del joven fallecido en el lugar.

Hernán Mansilla, miembro de la agrupación, le manifestó a El Eco de Tandil que “queremos visibilizar el tema y que nadie más pase por esto, pintar la estrella de Jorge sirve para señalar que acá murió una persona y era evitable. Hay que tomar conciencia desde el lugar de cada uno y el Estado tiene que crear el marco de protección para los ciudadanos”.

La sociedad debe tomar conciencia de que los siniestros viales traen consecuencias irreparables, “todos nosotros hemos perdido a un familiar, en un segundo te cambia la vida. La estrella de Jorge hoy representa eso, que cada ciudadano que pase piense que acá perdió la vida una persona y era evitable”, sostuvo.

La agrupación Estrellas Amarillas existe a nivel nacional y tiene como misión visibilizar la problemática del tránsito, concientizando a los conductores y peatones para promover la educación y la prevención vial. Además de pintar estrellas en memoria de las víctimas de accidentes, se dedican a organizar charlas acerca del tema en establecimientos educativos y allí donde los requieran.

Para Mansilla, son también necesarios los controles en las calles y rutas. “Debe haber mayores controles sobre la problemática en las calles, y en la ruta pasa lo mismo. Cuando la sociedad no acata los comportamientos o no respeta las leyes de tránsito estamos a la buena de Dios, es la ley de la selva, tenemos que evitar que haya más víctimas. Hace falta seguir trabajando mucho en memoria de Jorge y todos los que perdieron la vida, que no sean muertes en vano”, finalizó el único orador del breve y sencillo acto.

Emocionados y en silencio, la madre, hermanos y amigos de Jorge Madeo se hicieron presentes en el lugar para recordar a su ser querido. Los hermanos iniciaron la pintada de la estrella y uno de ellos dejó un ramo de flores sobre el símbolo, en homenaje a la víctima.

El hecho

El siniestro que le costó la vida a Jorge Madeo tuvo lugar el 26 de noviembre de 2014 cuando una motocicleta Yamaha FZ 160, dominio 206 IRJ, que circulaba por Lunghi en dirección al Parque Industrial, colisionó violentamente con una Peugeot Partner, patente MEF 933, que se desplazaba por Piccirilli.

El conductor del rodado de mayor porte, Carlos Adolfo Perille, aseguró en esa oportunidad que los motociclistas pasaron con el semáforo en rojo y a gran velocidad, lo cual no le dio tiempo a frenar o reaccionar de algún modo para evitar el impacto. A bordo de la moto viajaba Jorge Madeo Chaparro, el conductor del rodado, de 20 años, quien iba acompañado por su cuñado, Ignacio Aguerre, de 22 años. La moto impactó de lleno en el lateral izquierdo de la camioneta y ambos jóvenes recibieron duros golpes en sus cabezas. Los dos pacientes presentaron un diagnóstico de traumatismo de cráneo con pérdida del conocimiento. Madeo falleció dos días después, en tanto que Aguerre evolucionó y fue dado de alta.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario