EL PAPA DEL NENE TENIA RAZON

Rectificaron el rumbo de la pesquisa y ordenaron la detención de un hombre por el disparo contra el menor que perdió un ojo

Raúl Giménez y su hijo.

El Eco

El violento suceso ocurrido en un domicilio de Quintana  2045 el pasado 14 de julio tras una  pelea entre dos familias volvió a sumar novedades trascendentes para la pesquisa que, al decir de la información suministrada por la fiscalía, cambió el rumbo de la decisión primera asumida.

Como se había señalado en estas páginas, para la Justicia,  hasta ayer el autor de los disparos que dieron contra el rostro de un niño de 9 años había sido un menor de 16 años, empero con el paso de las horas la instrucción sufrió un vuelco que no hizo más que ratificar la hipótesis que tenía el padre de la víctima.

A más precisiones por “errores” en la instrucción policial, ahora la causa derivó en la imputación de un mayor de edad como el responsable de gatillar la escopeta cuyo proyectil dio contra el niño que perdió un ojo.

Al decir de la fiscalía, el juzgado de Garantías 1 ordenó la detención de Carlos Alberto Martínez, de 39 años, con domicilio en Quintana 1919, acusado de “portación ilegal de arma de fuego y lesiones graves agravadas por el uso de armas de fuego”.

Sobre el suceso violento, cabe consignar que en medio de una disputa familiar, una de las partes (Martínez)  disparó con una escopeta contra los vecinos que habitan en una precaria casa. Los perdigones hirieron al niño Raúl Giménez (9) que estaba de visita, quien tras las primeras atenciones en el Hospital fue trasladado a un centro de mayor complejidad, desde donde finalmente se confirmó que había perdido el ojo.

Tras recibir el comparendo de testigos presenciales del confuso y violento suceso, para la causa fueron dos personas las que efectuaron los disparos, y a priori se señaló a un menor de 16 quien en última instancia y con la misma escopeta fue el que apuntó y gatilló desde unos 25 metros en dirección a la vivienda y cuyos perdigones ingresaron a la pequeña ventana donde asomaba el niño de 9 años, quien recibió la herida en uno de sus ojos. Sin embargo, el padre de la víctima no creyó en dicha hipótesis e insistió en reclamar por el verdadero responsable.

Pasaron los días y aquella desconfianza paterna le asistió razón. Para la Justicia ahora el verdadero responsable de los disparos es el que ahora ordenaron su detención, mientras que su hermano, acusado de tenencia de arma sin la debida autorización recibió la eximición de prisión.

Raúl Giménez, padre del niño había relatado a este Diario que concurrió a la fiscalía, donde procedieron a la lectura del expediente. “En ese momento me llamó la atención que aparecía un número de documento muy bajo, muy raro. Me dijeron que podía ser un menor y que no pasaba nada. Me leyeron la causa pero me aclararon que no podían hacer más que eso por el tema de la feria judicial”, aseveró.

“Me pusieron un pibe en la causa que no tiene nada que ver. Es hijo de uno de los hermanos Martínez, del que efectuó el disparo. No quiero que pongan un pibe para zafar de lo que ellos hicieron, acá hay algo raro. Hay cuatro testigos, uno de ellos es el dueño de la casa, él los reconoció e intentó detenerlos, el menor nunca estuvo”, señaló en aquella oportunidad y ahora la pesquisa y la respectiva resolución judicial lo confirmó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario