Rescataron a una menor que quedó atrapada en un sector del cerro El Granito

Cerro El Granito

Internet

Ayer por la tarde, personal del Cuartel Central de Bomberos rescató a una adolescente que quedó varada en una de las laderas del cerro El Granito, detrás del tanque de agua que se encuentra en la parte posterior a Monte Calvario, mientras se encontraba con su madre y otras dos hermanas recorriendo el lugar.

El llamado ingresó alrededor de las 17 y minutos después arribó una dotación con el equipo de rescate y una ambulancia del SAME, que atendió a la joven por lesiones leves.

Según informó a este Diario el jefe de la dependencia, Ramón García, una mujer y sus tres hijas sordomudas salieron a recorrer la zona y en un determinado momento una de ellas, de 16 años, salió del sendero y comenzó a trepar por una de las laderas del cerro que presenta una inclinación de 45 grados.

Al llegar a un determinado punto, ubicado a unos ocho metros de altura, la menor “no podía ascender ni descender, se asustó y ahí fue donde se pidió el auxilio para poder rescatarla”.

Con su espalda apoyada sobre la ladera del cerro, inmóvil, aguardó el arribo de los rescatistas. Así, uno de los uniformados ascendió por el mismo lugar hasta que alcanzó a la joven, la aseguró con una cuerda, le colocó un casco para evitar cualquier lesión y “la ayudó hasta que alcanzó la cima”.

Luego, “bajó caminando” y recibió allí atención de personal de la ambulancia del Hospital Municipal “Ramón Santamarina” por algunos cortes menores que sufrió producto del incidente.

García explicó que la adolescente se tranquilizó ante la llegada de los servidores públicos y que colaboró durante la tarea de rescate, que resultó “dificultosa” por el lugar donde se encontraba. “No había espacio para hacer ningún otro tipo de maniobra de rescate”, destacó y consideró que lo efectuado fue “lo más acertado” dadas las condiciones.

Lugar poco seguro

García explicó que las cuatro mujeres, oriundas de Capital Federal, habían salido a caminar por el lugar y que no llevaban el equipamiento correspondiente para practicar otra actividad.

De todos modos, indicó que ese punto del cerro no es el “más adecuado ni seguro” para estas prácticas de rappel dado que se encuentra “abandonado, los pastizales están altos y las paredes están sucias porque hay desprendimientos de piedras”.

Un caso similar en la zona se registró en agosto pasado cuando un menor quedó imposibilitado de acceder al sendero y fue auxiliado por dos personas que encontraban en el lugar para practicar escalada deportiva.

Por todo, el jefe del Cuartel de Bomberos aprovechó la oportunidad para alertar a la población sobre la peligrosidad de realizar este tipo de prácticas sin tomar las medidas de seguridad y utilizar los equipos correspondientes.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario