Avanza en la comisión de Derechos Humanos la creación de un protocolo de actuación

La concejal Silvia Nosei habló sobre la reunión llevada a cabo para confeccionar el protocolo de actuación ante desalojos.

Archivo

Días atrás se informó sobre el interés que tenía el Defensor Oficial, Diego Araujo, sobre la confección de un protocolo de actuación para situaciones de desalojo. Lo acontecido en los terrenos municipales situados en Los Jazmines al 2100 del barrio de La Movediza, donde dos familias con varios menores fue desalojada en forma pacífica, generó en el funcionario la necesidad de establecer un protocolo de actuación de carácter formal y general frente a situaciones de desalojos forzados cuando se encuentren niños o mujeres involucradas.

Esto tiene que ver con la necesidad de adecuar los procedimientos de desalojos a pactos internacionales tales como el Pacto Internacional de Derechos Sociales y Económicos (Pidesc). Así como también la Observación número 4 del Comité de la DESC que establece el reconocimiento del derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso alimentación, vestido y vivienda adecuados, y a una mejora continua de las condiciones de existencia.

Esta situación no es una cuestión novedosa, ya que en la ciudad de Buenos Aires se aplica un protocolo a partir del 2008 a instancia de esta problemática específica cuando hubo asentamientos tan grandes como el Indoamericano y demás. Existen pautas de actuación a la policía, a los organismos administrativos y al Poder Judicial que incluso han tenido repercusión judicial, habiendo algunos fallos que hacen referencia a la necesidad de protocolo de actuación.

Reunión

A raíz de esto se produjo una reunión de la comisión de Derechos Humanos para tratar el tema, la que fue muy amena y los concejales se mostraron dispuestos a llevarla adelante. Estuvieron presentes Silvia Nossei, Diego Araujo, Gabriel Bayerque, Gustavo Ballent, Melisa Grecco, y la presidenta de la comisión Matilde Vide.

En diálogo con Nosei afirmó que “mi posición dentro del Concejo Deliberante más allá de ser una concejal, es tratar de trabajar sobre lo que es Desarrollo Social, salud y todo lo que tiene que ver con la vulnerabilidad. Cuando ocurre lo del desalojo hablamos con Diego Araujo y aceptó participar en la comisión que estoy que es la de Derechos Humanos”.

Detalló que “el Defensor Oficial tuvo la amabilidad de acercarse, compartir con nosotros la reunión de comisión y esclarecer muchos puntos. Por un lado ya había empezado a escribir un proyecto de ordenanza en base a lo que él me había sugerido. Lo estamos elaborando y lo hemos hablado con los otros bloques quienes están interesados ya que es algo que está haciendo falta y es necesario para la ciudad ante un desalojo compulsivo”.

Detalló que “se busca promover la creación de una mesa interdisciplinaria para evaluar los puntos clave que tiene que tener un protocolo. Trabajar con Desarrollo Social, sobre todo no vulnerar los derechos de los niños. Hacer cumplir los postulados de la Convención de los Derechos del Niño y que los desalojos no deben realizarse en días festivos o en una situación climática adversa. Y a su vez ante la seguridad que el desalojo será efectuado, que la familia esté en conocimiento de la situación. Por sobre todas las cosas, que es lo que más me importa, preservar a los chicos de una situación que puede ser violenta o traumática pero que además haya una forma de asistirlos y acompañarlos”.

La concejal por Unidad Ciudadana señaló que “con la ayuda de Araujo que es la persona que más sabe, conoce e interviene en estos casos, estamos trabajando y si todo va bien el proyecto será redactado y espero que tengamos el acompañamiento del resto de los bloques”.

Detalles

Especificó que “el protocolo de actuación lo estamos escribiendo y a su vez buscando protocolos de otras ciudades como para ir ajustándonos a la problemática e idiosincrasia tandilense. Las reuniones de Derechos Humanos se llevan a cabo todos los viernes, así que cada semana iremos avanzando un poco más. Me comprometo a redactarlo para tenerlo lo antes posible para que pueda ser trabajado”.

En cuanto a fechas dijo que “lo que pedimos es que desde la presentación del proyecto establecer no más de 120 días para contar con la tenencia de un protocolo oficial que sea ejecutado en cada caso de desalojo”.

Buscan reflotar el tema de
la alcaidía para la ciudad

También dentro de la reunión mantenida para comenzar a darle forma al protocolo de actuación, los presentes hablaron sobre la actual superpoblación en las cárceles y la necesidad de reflotar la idea de contar con una alcaidía en Tandil con un cupo entre 35 y 50 personas como máximo.

Al respecto Diego Araujo al ser consultado expresó que “teniendo en cuenta que desde que una persona es aprehendida que puede durar hasta 48 horas, el fiscal tiene que pedirle si quiere que esa persona quede detenida, pedirle la detención al Juez de Garantías. Si la otorga, esa persona puede estar detenida hasta que se le dicta la prisión preventiva 35 días. Es decir el fiscal tiene 15 días para pedir la preventiva más 15 más prorrogables que hacen un total de 30. Y el Juez tiene 5 días más para resolver la preventiva”.

Especificó que “normalmente en ese tiempo a las personas que están privadas de la libertad se las llevan fuera de la ciudad. Al principio los mandaban a la Unidad Penitenciaria de Alvear, a un pabellón que estaba separado del resto de la población y que funcionaba como una alcaidía aunque no lo era. Luego a ese lugar lo cerraron por malas condiciones y habilitaron un pabellón en Sierra Chica que también está separado de la población carcelaria. Sin embargo las condiciones también son pésimas, tanto de habitabilidad como de higiene a lo que se le suma que en los primeros momentos de la investigación no solo se lo aleja al imputado de su núcleo familiar, sino que el fiscal lo puede requerir para reconocimiento en rueda o ampliación de declaraciones. El preso está a disposición del Juez de Garantías que también lo puede necesitar y obviamente la defensa que necesita tener un contacto directo para conocer más allá del caso”.

Araujo detalló que “lo ideal que en esos 35 días a las personas que son aprehendidas en el Partido de Tandil no se las lleven sino que queden en la ciudad y para eso se necesita contar con una alcaidía”.

Calabozos

Remarcó que “en Tandil hay cuatro comisarías, sin embargo los calabozos de la Segunda y Tercera se encuentran clausurados y la Cuarta no tiene y los de la Primera están parcialmente clausurados. Sería importante si hubiera una alcaidía que estaría dirigida por personal penitenciario con lo cual todo el personal de seguridad policial podría estar afectado a la tarea que le es propia y no a cuidar presos. Esa sería otra ventaja que tendríamos con una alcaidía en Tandil”.

Por último señaló que “la propuesta que nosotros venimos haciendo desde hace tiempo es que sea una alcaidía con cupos limitados. Es decir que sea chica con capacidad para unas 35 a 40 personas y que sirva para el Partido de Tandil y la ciudad fundamentalmente y no que se convierta en un lugar de alojamiento donde vengan detenidos de otras localidades que eso ya haría más compleja la situación”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario