D’Alessandro planteó denunciar penalmente la intimidación para no seguir funcionando

Mauricio D’Alessandro señaló que “hicimos todo para que no perdieran el trabajo 200 familias y es el sindicato el que se encarga de hacerlo”.

El Eco

El concejal por el bloque Integrar, Mauricio D’Alessandro, se refirió al momento que está atravesando la empresa Río Paraná con la irrupción de gremialistas de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), provenientes de la ciudad de Mar del Plata, para que la casi centenaria empresa de la ciudad paralice sus actividades.

En el programa “No hay dos sin tres” (104.1 Tandil FM), el abogado indicó que “estoy al tanto de lo que está pasando con Río Paraná ya que me comentaron que había esta especie de intimidación para que la empresa no siga funcionando. Le sugerí que denunciaran penalmente porque esta es la causa que en su momento generó las consecuencias para el ‘Caballo’ Suárez, el tema de interferir en algo que es un delito federal como lo es el transporte. Si realmente eso existía había que denunciarlo penalmente”.

Con relación a cuáles son las intenciones de UTA al tomar este tipo de decisiones sostuvo que “desde que se revocó la autorización para que funcionara Plusmar, a la empresa Río Paraná se le hizo un muy exigente seguimiento de todos sus cumplimientos legales y las condiciones técnicas que tienen los micros, algo que me parece correcto. Si hay una queja por el mal servicio y luego interviene la Subsecretaría de Transporte, está muy bien que se controle. Ahora a eso se le agregó, como mencionan los integrantes de la empresa, un hostigamiento de parte del sindicato, no de la filial local sino la de Mar del Plata, exigiéndole cumplimiento con los aportes sindicales”.

Agregó que “claramente se ha roto alguna relación que han tenido con el sindicato y me parece que esto es parte de algún juego político que desconozco. No me parece bien que un sindicato ordene parar una empresa, tiene mucho de lo que hizo el ‘Caballo’ Suárez en su momento con los barcos, que lo terminó esa causa metiéndolo preso y en el desastre de la intervención del sindicato SOMU. No me parece que sea una práctica sana”.

Narró que “tanto Mario Morel como Javier Levigna me lo refirieron así y les dije que en esas condiciones tiene que intervenir la Justicia, del mismo modo que los problemas en el puerto de Buenos Aires se terminaron cuando intervino la Justicia”.

No sentirse
representados

Los choferes dejaron en claro que si Río Paraná no podía cumplir con el trabajo diario, tampoco iban a permitir la salida de otras empresas desde la Terminal de Omnibus, dejando en claro que no se sienten representados por el gremio. Al respecto el concejal señaló que “hay un representante de la UTA local, Gustavo Morales, que me da la sensación que está enfrentado con la UTA Mar del Plata que es la que estaría ordenando perjudicar a Río Paraná”.

Aseveró que “hubo un plan concreto para desactivar Río Paraná y permitir el ingreso de otra empresa, que lo hizo de forma indirecta porque no podía conseguir la ruta en términos normales. Cuando esto salió mal la empresa Plusmar no quería recibir la notificación, creo que hubo un plan que fracasó y puede haber una pata sindical destinada a impedir que Río Paraná pueda cumplir con su frecuencia”.

Argumentó que “la primera parte se hizo no permitiendo que quienes venían con una supuesta orden, que era ilegítima, lo hicieran y destruyeran la fuente de trabajo de 200 personas. Lo que no está bueno es que sean los usuarios los que tengan que pagar las aventuras de un empresario y tampoco está bueno que sea el propio sindicato el que termine jugando este rol de parar la empresa. Es toda una contradicción, nosotros hicimos todo para que no perdieran el trabajo 200 familias y es el sindicato el que se encarga de hacerlo”.

“Sindicalistas
Empresarios, hay”

En todo este tiempo la UTA se mantuvo al margen de la compleja situación que se había desatado. De repente gremialistas de Mar del Plata desembarcan en la ciudad queriendo imponer sus condiciones para que Río Paraná cese en sus actividades.

Llama la atención la movida que se generó, como si desde el gremio hubieran tomado parte por alguna empresa. Al respeto sostuvo que “sindicalistas empresarios hay, pero a mí me cuesta entender que en ningún momento Plusmar dijo desembarco en Tandil y si Río Paraná se retira, quiebra o pierde la licencia, nosotros tomamos a los choferes. Hubiera sido diferente la situación si hubiese escuchado que las empresas que venían se comprometían a tomar los empleados. Pero nunca lo dijeron y me llama la atención que un sindicalista esté de parte de alguien que viene a destruir una fuente de trabajo con 99 años en Tandil”.

La presencia
de la UTA

El propio Mario Morel dijo que si finalmente Plusmar se instalaba en la ciudad podría significar la desaparición de su empresa, teniendo en cuenta la grave situación económica por la que atraviesa. Por ahora la suspensión temporaria le posibilita a la empresa de Tandil seguir buscando soluciones, aunque la presencia del gremio delegación Mar del Plata volvió a generar dudas. D’Alessandro señaló que “son los trabajadores los que le han puesto el pecho a sus propios representantes. Si fuera sindicalista y viera que todos los trabajadores de la empresa denuncian esta situación y defienden su empleo, quedaría en claro que algo en esa ‘polea’ no está funcionando. La UTA aparece cuando la empresa que viene a reemplazar a Río Paraná fracasa en su ingreso después de una pomposa presentación”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario