Distintas voces sumaron su preocupación frente a la actualidad política tras las medidas de Bonadío

El procesamiento y pedido de detención sobre la expresidenta y actual senadora de la Nación, Cristina Kirchner, por parte del juez Claudio Bonadío en la causa por el memorándum con Irán causó gran preocupación en una parte del arco político y social de la ciudad, que se movilizó a la Plaza Independencia en rechazo de la medida y en defensa del Estado de Derecho.

El punto de encuentro en Tandil fue la glorieta, donde representantes de distintos espacios políticos y sociales, junto a vecinos autoconvocados, se pronunciaron ante los últimos acontecimientos con advertencias en torno al avance del gobierno de Mauricio Macri.

Durante la manifestación, que se gestó en el transcurso de la jornada y que se replicó en otras ciudades del país, distintos actores tomaron la palabra para compartir su opinión frente a la atenta mirada de los presentes.

 

Persecución política

El concejal por Unidad Ciudadana, Rogelio Iparraguirre, se refirió a la causa y lanzó cuestionamientos contra Claudio Bonadío, a quien definió como el “peor juez de Argentina”.

Para el edil la causa por el memorándum de entendimiento con Irán “no tiene ni pies ni cabeza”, mientras que sobre el magistrado señaló “los 71 pedidos de juicio político contra el Consejo de la Magistratura, las 18 denuncias en su contra” y que además fue “apartado de la causa Amia por encubrimiento y denunciado por el fiscal (Alberto) Nisman”.

Ahondó en su postura al expresar que la denuncia que promovió el titular de la UFI Amia fue “desestimada en primera y en segunda instancia” dado que “se trata de un memorándum votado por amplia mayoría en ambas cámaras y que no llegó a aplicarse”.

En lo personal, compartió su preocupación en torno al proceso de “persecución política” para con “cualquiera que disienta con las políticas de ajuste del Gobierno” pero también frente al estado de “retroceso e impavidez que están teniendo grandes sectores de la sociedad”.

“Creo que deberíamos tener la madurez democrática suficiente para poner a nuestra Constitución, a la democracia, a la vida y a la libertad por delante de cualquier diferencia política”, enfatizó Iparraguirre.

Luego mostró su coincidencia con las declaraciones de la senadora electa, a quien definió como una dirigente política “de talla” y a quien “no van a asustar ni frenar”, como dijo en varias oportunidades.

“Lo que hizo fue poner blanco sobre negro”, frente a una situación que resulta “escandalosa” desde el punto de vista “institucional, democrático, republicano”. En efecto, aseguró que no deberían pesar los posicionamientos y diferencias políticas e ideológicas ya que “lo que está en juego es el estado de derecho en Argentina”.

 

Más opiniones

En representación del Socialismo para la Victoria, Osvaldo Maestrojuan consideró que la acción no representa un avance contra un determinado sector político “sino contra cualquiera que opine diferente” al Gobierno, que utiliza estas maniobras de distracción para “profundizar el ajuste y el desmantelamiento del Estado”.

“Es una cacería contra dirigentes de la oposición”, especialmente aquellos “más convocantes”, dijo y acotó que “perseguir a Cristina después de haber obtenido el 37 por ciento de los votos es una clara señal del Gobierno, que no solo va contra Cristina sino contra una gran porción de la sociedad que sostiene que hay que dar un cambio en la política económica y en otras acciones de Gobierno”.

Para el referente de Suteba Tandil y la CTA, Hugo González, este proceso “político judicial a través de un gobierno” tiene por objetivo “tapar las medidas que lleva adelante”.

“Vemos que la democracia está en peligro porque tenemos un accionar muy fuerte no solo hacia dirigentes políticos sino también sindicales”, denunció, y habló de una práctica del Ejecutivo nacional de “utilizar la Justicia para tratar de deslegitimar todo tipo de expresión en contra y reclamos de la clase trabajadora”.

Resaltó la expresión de unidad del arco opositor de la ciudad, en sintonía con lo sucedido en otros puntos del país, y garantizó que “las organizaciones estaremos siempre donde tenemos que estar, con la clase trabajadora y repudiando estas prácticas nefastas”.

 

Movilizados pese a las diferencias

Desde Patria Grande, Juan Arrizabalaga puso el foco en la persecución a los líderes de la oposición y rescató, a modo de ejemplo, el discurso del PRO cuando no era gobierno sobre las advertencias para evitar caer en el mismo régimen que en Venezuela durante la administración kirchnerista.

“Creen que en democracia, con los jueces amigos, pueden dictar prisión a dirigentes sin juicio”, alertó el excandidato a intendente por el frente Vamos, que lanzó cuestionamientos al poder que ejercen los medios de comunicación nacionales.

Desde su perspectiva marcó además que en los dos últimos años “hemos retrocedido 30 años en democracia” y agregó que “lo que sucede en Argentina es inaudito”.

Por último, Eduardo Zouza sumó la mirada del partido de los Trabajadores Socialistas, que ve con preocupación el escenario actual, sostuvo que la maniobra que tomó el juez Bonadío es “política” y “muy peligrosa” ya que “puede sentar un precedente” y ratificó la presencia en la movilización pese a las diferencias que puedan existir con el kirchnerismo.

“Sin negar las diferencias que seguimos teniendo, sin decir que venimos de un paraíso y ahora estamos en un infierno, no podemos ser necios y estar preocupados por lo que está pasando”, cerró.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario