El Tribunal de Cuentas autorizó al Concejo a destinar sus recursos al Defensor del Pueblo

El dictamen En mayo, el presidente del Legislativo Juan Pablo Frolik solicitó la opinión del Tribunal de Cuentas respecto de la creación de la institución del Defensor del Pueblo en el Municipio de Tandil y envió una copia del borrador del proyecto de ordenanza. El primer punto de consulta fue si era factible financiar con el presupuesto del Concejo Deliberante el funcionamiento del ente, según los artículos 83 inciso 7 y 117 y 118 del Decreto Ley 6769/58 (Ley Orgánica de las Municipalidades) que regulan las responsabilidades del presidente del cuerpo sobre el presupuesto y los gastos. En principio, el órgano de contralor consideró que “conforme lo dispuesto por el artículo 33 de la Ley 13834, los concejos deliberantes municipales se hallan habilitados a proponer la creación de Defensorías del Pueblo, al establecer que ‘se invita a los concejos deliberantes a propiciar la creación de la Defensoría del Pueblo en las municipalidades de la provincia de Buenos Aires’”. Y sobre los recursos, sostuvo que “se entiende que si bien resulta factible financiar con presupuesto del H.C.D. (Honorable Concejo Deliberante) el funcionamiento de la Defensoría, debe advertirse que este último se halla limitado por el 3 por ciento del Presupuesto de Gastos total del municipio, conforme al artículo 39 de la L.O.M. (Ley Orgánica de las Municipalidades). Es decir, solamente se podrá destinar una parte de ese 3 por ciento asignado al Concejo”. En este aspecto, citó como antecedente que ya se había expedido ante una consulta de la municipalidad de Morón, al decir que “la doctrina ha entendido que dichas defensorías pueden incluirse indistintamente dentro de alguno de los dos departamentos que conforman el régimen municipal. Sobre este aspecto, de forma genérica, se principia por señalar que de no ser una iniciativa del Departamento Ejecutivo, de acuerdo al artículo 35 de la Ley Orgánica de las Municipalidades, el Concejo solamente puede crearlo en su propio ámbito, teniendo en cuenta el artículo 31 y respetando el límite establecido por el artículo 39 de la citada ley”. A partir de esa consideración, concluyó que “desde la óptica presupuestaria se entiende que al determinarse que la Defensoría se crea en el ámbito del Concejo Deliberante, las partidas necesarias para su funcionamiento deben pertenecer a su jurisdicción”. La organización y la autarquía financiera En segundo lugar, Frolik solicitó opinión acerca de que la estructura, diseño presupuestario y demás condiciones de funcionamiento deban ser aprobadas por el Tribunal con anterioridad a su puesta en marcha o si basta la mera inclusión presupuestaria por parte del Concejo. Con respecto a este punto, el Tribunal sostuvo que el proyecto de ordenanza, en su artículo 45, promueve que “la estructura orgánica, funcional y administrativa de la Defensoría del Pueblo deberá ser propuesta por su titular y aprobada por el Concejo Deliberante” y agrega que el artículo 28 establece que “junto a la postulación, el defensor deber presentar al HCD el reglamento de organización interna y procedimiento de la Defensoría”. En este caso, confirmó que “no surge objeción sobre este punto, considerando adecuado que el titular de la institución organice el funcionamiento de la misma, siempre mediando aprobación del Concejo. Sentado ello, corresponde citar que no es necesaria aprobación alguna por parte de este Tribunal de Cuentas”. Por último, Frolik preguntó si era posible que el Defensor del Pueblo administre los gastos de funcionamiento y los mismos se imputen al Deliberativo previo contralor de la Contaduría Municipal. En este aspecto, desde el Tribunal indicaron que “en el proyecto de ordenanza surge que la figura posee autarquía financiera y esta atribución debe entenderse como la posibilidad de administrarse a sí misma, bajo las leyes que le son impuestas”. En relación a esta situación, el organismo argumentó que “no se halla prevista en la normativa vigente la posibilidad de que el Defensor del Pueblo pueda disponer directamente de las partidas de gastos asignadas. Se entiende que sí puede administrarlos como una unidad ejecutora”. Sin embargo, advirtió que “no escapa a la responsabilidad del Presidente del H.C.D. respecto a la ejecución de los egresos pagos que se instrumenten” y que “la Contaduría, como encargada del control interno de la Municipalidad, debe intervenir en los documentos de los egresos que se formalicen”. Para Corina Alexander, “el informe fue muy positivo” La concejal Corina Alexander se mostró contenta con el dictamen favorable del Tribunal de Cuentas y resaltó que “se ha dado un paso muy importante” para el proyecto de ordenanza del Defensor del Pueblo, en el que han trabajado los distintos bloques políticos durante varios meses. En diálogo con “Dulce o amargo” (104.1 Tandil FM de El Eco Multimedios), diferenció la iniciativa del Defensor del Pueblo local de la implementación de la delegación de la Defensoría del Pueblo de la Provincia que ya está en marcha. “Todos los concejales y muchas instituciones de Tandil habíamos trabajado en el tema de construir una herramienta para esta figura que verdaderamente sea una representación de aquellos que colectivamente quieren hacer un reclamo”, resaltó sobre el espíritu de la ordenanza. web_5loc Agregó que hacía varios meses que esperaban la opinión del Tribunal de Cuentas y la calificó como “muy positiva” con respecto al proyecto de ordenanza. Aclaró que la consulta se realizó debido a que “hay muchas de estas estructuras que funcionan en otras ciudades que dependen económicamente del Poder Ejecutivo. Nosotros estábamos implementando esta posibilidad de hacerlo desde el Concejo Deliberante y verdaderamente la respuesta ha sido positiva”. En ese sentido, valoró la oportunidad de “haber elaborado una ordenanza que sea democrática a la hora de elegir el Defensor del Pueblo, que no tenga ningún tipo de compromiso como debe ser, porque debe responder a los intereses solo del pueblo y en el Concejo Deliberante, que es una fuerza más equilibrada, donde se toman decisiones teniendo en cuenta a las mayorías y minorías, nos parecía que era un buen lugar para que pudiera funcionar esta figura”. Por último, expresó que “llegar al Bicentenario con la posibilidad del Defensor del Pueblo local provincial y una figura del Defensor del Pueblo local nos parece un buen avance en un Tandil para adelante”.]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario