El proyecto del centro comercial de Don Bosco seguirá en estudio y se posterga su tratamiento en el recinto

Archivo

Pese a las especulaciones, finalmente la Comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante decidió mantener en estudio el proyecto que contempla un pedido de excepción y convenio urbanístico para el desarrollo de un paseo comercial en la zona de la avenida Don Bosco, y postergar su tratamiento en el recinto.

Tras las elecciones de agosto y octubre y con la nueva conformación del cuerpo deliberativo, el expediente fue reflotado esta semana con vistas a incorporarlo en la sesión especial prevista para el lunes, en la que realizará la asamblea de concejales y mayores contribuyentes.

En ese marco, ayer se celebró un nuevo encuentro convocado por el presidente del espacio legislativo, Mario Civalleri (Cambiemos), para trabajar la propuesta. Sin embargo, la falta de consenso obligó a mantener en discusión los detalles de la iniciativa privada, que durante varias semanas concentró el debate y sumó diversas opiniones a lo largo del mes de septiembre.

En el oficialismo aseguran que pretenden agotar todas las instancias de discusión antes de definir los próximos pasos. En paralelo, desde la oposición se excusaron al señalar que “no cambiamos nada” en función de los cuestionamientos y sugerencias efectuadas desde el inicio de la discusión y deslizaron que el impasse debería leerse en términos políticos hacia el interior del bloque de Cambiemos.

Frente a este escenario, se prevé que el pedido de excepción y convenio urbanístico concentre las miradas al menos durante otras semanas, con el compromiso de hacer un abordaje integral del área Don Bosco con la participación del secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Roberto Guadagna, concejales y el Plan de Ordenamiento Territorial sobre la mesa.

Tal como se reflejó en estas páginas, el expediente incorpora una solicitud para asimilar los indicadores urbanísticos del sector aledaño, que le permitirán al desarrollador ampliar la superficie y construir unos 30 locales comerciales, estacionamiento, un anfiteatro, entre otros servicios. Esta excepción requiere la suscripción a un convenio urbanístico por la renta extraordinaria, que se traduce en una suma que ronda los 3,6 millones de pesos.

“Profundizar
el debate”

El presidente de la Comisión de Obras Públicas, Mario Civalleri (Cambiemos), declaró que se trató de un “breve” encuentro en el que los integrantes decidieron que permanecerá en comisión.

Y argumentó que las manifestaciones de los distintos bloques de la oposición anticipaban una postura negativa pero además reparó en la sesión especial del lunes, en la que se desarrollará la asamblea de concejales y mayores contribuyentes para convalidar las ordenanzas fiscal e impositiva.

A ese esquema sumó a los concejales que iniciaron su mandato el 10 de diciembre y la necesidad de interiorizarse en el proyecto, “leerlo y estudiarlo”.

En definitiva, expresó que “nos pareció prudente profundizar el debate dentro de la comisión y no llevarlo a una sesión del Concejo cuando el tema no está claro”.

En ese sentido reparó en la actitud del bloque de Cambiemos que, pese a contar con los votos necesarios para aprobar el proyecto, aspira a lograr consensos.

Citó que, “cuando en campaña la oposición pide el voto para que la mayoría del oficialismo no haga lo que quiera, esta es una demostración de que no se hace siempre lo que se quiere”, sino que, en proyectos de relevancia “se tratan de generar acuerdos necesarios para que las cosas no salgan en forma automática”.

Agotar todas
las instancias

Desde su perspectiva, y respaldado en la experiencia de haberse desempeñado como secretario de Planeamiento y Obras Públicas durante 13 años, coincidió con los argumentos presentados pero “vamos a tratar de darnos un tiempo para seguir evaluando” ya que hay concejales que aún “no están convencidos” con la iniciativa.

No obstante, fue categórico al indicar que una vez que se agoten las instancias de debate interno, “si no se logra ningún acuerdo, el oficialismo decidirá qué es lo que hace”.

Sumó su visión en cuanto a la polémica sobre el informe de impacto ambiental y expresó su “enorme respeto” por la profesional que rubricó el documento que elevó la parte interesada.

Indicó que “no hay que olvidar que esa tarea es revisada y controlada rigurosamente por una dirección con especialistas en la materia, y que concluye en un decreto del Intendente” y puso reparos en torno a la intervención de la Unicén en esta labor.

La misma postura

La concejal de Unidad Ciudadana, María Eugenia Poumé, se refirió a la postura del bloque, es “la misma” desde que se inició el tratamiento del expediente, en septiembre pasado.

En concreto, compartió la decisión de oponerse al pedido de excepción en cuanto a la cantidad de metros cuadrados a construir y aclaró que “no tenemos inconvenientes” respecto a la actividad que allí se va a desarrollar “porque está acordado en el PDT y lo respetamos”.

Y planteó que si el proyecto se hubiese adecuado a lo que corresponde por ordenanza en cuanto a sus indicadores urbanísticos, se desechaba la instancia del Concejo Deliberante.

“Creemos que Don Bosco es una zona muy sensible”, en la que se deben respetar cuestiones que hacen al cuidado del entorno serrano, señaló y agregó como punto a considerar el monto incluido en el convenio urbanístico, que ronda los tres millones de pesos.

En una mirada de preservación del entorno natural, Poumé citó como ejemplo la problemática que se genera en la zona en cuanto a la situación hídrica y la permeabilidad del suelo.

En efecto, renegó de la postura del oficialismo hacia el interior del espacio legislativo de encomendar a la Unicén un estudio de impacto ambiental para contrastar los lineamientos del relevamiento presentado por la parte interesada. “Pero se niegan”, y enfatizó que “dada la implicancia social y ambiental que tiene este proyecto queremos que se solicite a una institución como la Universidad Nacional del Centro el correspondiente informe”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario