Tras el conflicto por la baja de convenios a ONGs, la titular del Servicio Zonal presentó su renuncia

El Eco

Tras el conflicto por la baja de convenios a ONGs, la coordinadora del Servicio Zonal de Promoción y Protección de los Derechos del Niño, María Marino, presentó este lunes su renuncia al cargo que venía ocupando desde hace veinte años. Sobre las razones que motivaron su decisión, dijo no sentirse “respaldada” –sobre todo- por el Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia, del cual depende.

En diálogo con El Eco de Tandil, confirmó en primer lugar que efectivamente este lunes presentó su renuncia ante el organismo provincial, a partir del 1 de abril próximo, “atento a algunas situaciones de público conocimiento, ocurridas la semana pasada, que tuvieron que ver con una decisión que había tomado el organismo provincial de no renovar algunos convenios de becas relacionados con niñez y adolescencia”.

Contó que ella había viajado el miércoles a La Plata para participar de una reunión, donde le confirmaron “esta decisión y que no se podía volver atrás. Después, el organismo decidió dar vuelta atrás, pero en realidad me enteré por los medios de la noticia”.

En efecto, consideró que su función “posiblemente ya esté desgastada, hay muchas situaciones en las que no estoy teniendo respuesta y a veces hay que ser adultos y dar un paso al costado”.

Sin respaldo

Seguidamente, remarcó que “han sido veinte años de trabajo con las organizaciones, de trabajar en proyectos de niñez. No solo es una labor que la he llevado yo adelante, sino el equipo del Servicio Zonal y creo que tampoco le estaba haciendo bien que haya una coordinación en este momento que no está respaldada”.

“Estoy sintiendo eso –expresó-, que no hay respaldo al Servicio Zonal. Entonces, lo bueno es que mi equipo pueda tener a la cabeza una persona que esté respaldada y que reciba todas las respuestas necesarias”.

Puntualmente, dijo no sentir un respaldo -sobre todo- del Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia, que es de donde depende. “Sinceramente es la primera vez que me pasa una cosa tan directa, de haber mantenido una reunión, no solo yo, sino más de veinte coordinadores con algunas autoridades, donde plantearon que esta decisión era indeclinable”, insistió Marino.

Las formas

En esa oportunidad, resaltó que lo pelearon mucho, con “muchos sentimientos hacia cada uno de los programas que hemos creado en cada uno de los municipios y la decisión fue que no. Y cuando regresé a Tandil, al otro día me enteré por los medios que la decisión se había vuelto atrás por las gestiones del Municipio”.

Consideró que “está perfecto que se haya vuelto atrás porque esto quiere decir que las organizaciones pueden seguir trabajando, pero en realidad tiene que ver con la forma de comunicar las cosas y de tener en cuenta el trabajo que llevé durante tantos años adelante. Y reitero, no es un trabajo individual, acá hay un equipo de profesionales que está trabajando conmigo y me parece que por respeto a ellos tengo que dar un paso al costado”.

Las versiones

Marino marcó luego que “en realidad la presión que hubo a nivel local de las organizaciones y de la población en general hizo que se diera un vuelco atrás, pero en realidad la versión tendría que haber sido esa. Creo que hubo una presión importante por parte de las organizaciones, instituciones y de la comunidad en general, hubo que hacer una mirada atrás y no se reconoció eso, sino que se habló de ciertas versiones, de ciertos llamados y no se le dio credibilidad a algo que se había dicho y que se tuvo que volver atrás”.

En ese sentido, planteó que “a veces está bueno reconocer que uno vuelve atrás en la toma de decisiones, me parece que es hasta políticamente correcto. Está bueno decir: `la verdad es que tomamos otra decisión y la compartimos´.
No es quién tiene la noticia, a mí no me importa quién sale a darla –aclaró-, lo que me preocupa es el lugar que me dejaron como coordinadora del Servicio Zonal y como equipo”.

Las supervisiones

Remarcó que “nosotros somos el órgano supervisor de todos los programas de niñez y adolescencia de la provincia de Buenos Aires en Tandil, Juárez y Rauch, y se está hablando de las supervisiones. Supervisiones que cada uno de los coordinadores y equipos de las ONGs firman al momento de la supervisión, las conocen y saben cuáles son los lineamientos”.

Enfatizó entonces que no es “un organismo de control, sino de supervisión y acompañamiento al trabajo que se hace y en eso siempre nos hemos enmarcado y siempre hemos ido adelante con cada una de las instituciones, proyectos y programas que se han ido sumando, y algunos que hace años atrás han dejado de funcionar por diferentes motivos”.

Ahora, consultada por el futuro de los convenios a ONGs, Marino aclaró que solo sabe “lo que salió publicado en los medios. No tengo ninguna versión oficial dada por el Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia al Servicio Zonal. Es lo que está circulando, que lo han mencionado los funcionarios municipales. Yo, particularmente, no tengo ninguna confirmación de nada”.

Su futuro
profesional

Finalmente, confirmó que su renuncia fue presentada este lunes a la mañana, luego de haberla reflexionado durante todo el fin de semana. Admitió que le hubiera gustado irse de otra manera, aunque rescató que tiene la suerte de tener posibilidades de trabajo y de que hay otros lugares que también la están invitando a trabajar y participar.

“Lo único que me reconforta son los llamados que recibí de mucha gente de Tandil, inclusive funcionarios políticos que se solidarizaron y se pusieron un poco a disposición de lo que había pasado. Me reconforta porque entonces no ha sido invisible mi trabajo y el del equipo”, manifestó.

Aclaró por último que si bien decidió renunciar a la coordinación del Servicio Zonal, seguirá formando parte del equipo técnico del órgano provincial. “Después, más adelante, veré cómo sigue mi carrera”, finalizó Marino.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario