Un menor en grave estado fue derivado a Mar del Plata tras ser atropellado por un auto

Conmoción Fueron muchos los familiares y amigos que se acercaron hasta Alem al 1300 enterados de lo acontecido para acompañar a los padres, que mostraron una formidable entereza, teniendo en cuenta la gravedad del estado que presentaba Thiago. Agrupadas en la explanada del Hospital de Niños, previo a la partida del accidentado rumbo a Mar del Plata, las personas presentes conformaron una ronda y se pusieron a rezar, buscando en la fe en Dios la ayuda necesaria para que se produzca una pronta recuperación. Mientras esta situación se podía observar afuera, puertas adentro Silvia Rocío Rivas y Marcos González, padres del menor, junto a los abuelos de Thiago, aguardaron el primer diagnóstico que entregaron los profesionales y los pasos a seguir, que derivaron en tener que organizar el impensado viaje en cuestión de minutos. Chofer, enfermero y un médico viajaron en la ambulancia junto a Thiago y su mamá, en tanto que el padre junto a otros familiares lo hicieron en un vehículo particular detrás de la unidad sanitaria. “Fue un accidente” Aferrada a la fe, la madre del menor se acercó y le contó a El Eco de Tandil lo sucedido en la tarde de ayer. Expresó que “está grave. Los médicos nos dijeron que una pupila no dilata nada; presumen que hay problemas cerebrales. Tiene muchas fisuras en la cabeza, quebrado el fémur y también perdió mucha sangre”. Sobre el viaje al Hospital de Mar del Plata, dijo que “nos vamos para allá, donde será internado y observado por un médico neurocirujano pediátrico. Confiamos en Dios y esperamos que salga todo bien”. Sobre el accidente, aseveró que “estábamos en casa y Thiago fue a hacer un mandado al negocio de enfrente, no miró al cruzar, conozco como anda, y lo terminó chocando el hombre que venía transitando en el vehículo. Fue un accidente, son cosas que suelen pasar. El hombre estaba en el lugar, se quedó con mi hijo hasta que vino la ambulancia a asistirlo”. Narró que “yo estaba mi casa, lo mandé a hacer un mandando y de repente empiezo a ver que la gente en la calle corría y paraban los autos. Salí a ver qué pasaba y lo encontré tirado”. Thiago, que concurre a tercer grado de la Escuela Estrella de Belén y cuenta con un hermano de tres años de edad, fue compensado en el sector de Terapia Intensiva del Hospital de Niños. En un momento de la noche, la camilla de la ambulancia fue a buscarlo, mientras distintos profesionales prepararon la unidad sanitaria donde pasadas las 22 emprendió el viaje rumbo a Mar del Plata. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario