Bruggesser y el salto de Leoncita a Leona

Tras un 2018 inolvidable, la tandilense se dispone a sumarse al seleccionado mayor. Asegura que "voy a entrenarme con todo".

Bruggesser vivió un 2018 intenso y se dispone a entrenarse con Las Leonas.

Mariano Leunda

El nombre de Brisa Bruggesser irrumpió con fuerza en el deporte tandilense durante 2018. Si bien el ambiente del hockey ya conocía sus virtudes, el público en general asistió a la revelación de una jugadora con prometedor futuro. El título logrado en octubre en los convocantes Juegos Olímpicos de la Juventud, en modalidad de cinco integrantes por equipo, sirvió para que en distintos ámbitos se hablara de sus condiciones. Ya en marzo, en México, había hecho lo propio en el Panamericano Juvenil.
Y diciembre llegó con al menos dos noticias alentadoras: recibió el Movediza de plata por ser la mejor deportista local del año y la convocatoria para integrar el seleccionado argentino mayor con miras al Hockey Pro League, la novedosa competencia internacional que abarcará el primer semestre de 2019. Para ello, próximamente se sumará a la concentración en Mar del Plata. De Leoncita a Leona, casi sin escalas.

Los 50 es la segunda casa de Bruggesser y el espacio ideal para la charla con El Eco de Tandil. En medio de la serenidad que emanan los clubes de barrio, alejado del ruido de la zona céntrica y con el verde predominante de la naturaleza. “Bri”, de 16 años, juega de local y repasa lo ocurrido en meses de mucha actividad.

-¿En enero pasado hubieras imaginado este presente?

-La verdad que no imaginaba lo que iba a venir. Arranqué el año con concentraciones en Buenos Aires, buscando ganarme un lugar entre las noventa que éramos al principio. Después fueron sacando chicas hasta quedar las nueve definitivas. Al principio no me tenía mucha fe para quedar, pero fui apareciendo en las listas hasta el Panamericano de México. Salimos campeonas y eso me dio confianza para seguir adelante.

-¿Los Juegos de la Juventud serán un recuerdo imborrable para vos?

-Es algo que nunca voy a olvidar. Los partidos, la gente, el acompañamiento que tuve desde Tandil y de mi club. Nos salió todo perfecto y fue una alegría para siempre.

-¿Suponías que después de ese logro ibas a tener una posibilidad en el seleccionado mayor?

-No, para nada. Primero, una de mis compañeras tuvo una reunión y nos contó que tres de nosotras íbamos a estar en la próxima convocatoria. A los pocos días me avisaron, pero no podía decir nada hasta que no saliera de manera oficial. Fue otra alegría enorme. Junto conmigo van a estar Celi Di Santo y Vicky Miranda, que juegan en el medio, distribuyen y defienden.

-¿Te ayudará contar con ellas a tu lado?

-Seguro, son dos amigas y vamos a ser las más chicas del grupo.

-¿Tener a Chapa Retegui otra vez de entrenador también es un plus?

-Es una ayuda, ya lo conozco y eso me viene bien. Tampoco lo tuve mucho tiempo, porque él asumió con nosotras poco antes de los Juegos. Siempre me marcó que soy rápida y tengo bastante habilidad, que trate de aprovechar eso.

-Todos lo marcan como un apasionado. ¿En algún momento de los Juegos lo hicieron enojar más de la cuenta?

-Lo vive con mucha intensidad, pero hicimos un torneo muy bueno. Creo que no le dimos motivos para enojarse.

-¿En qué medida cambió tu juego pasar a reducido y después volver a once, para terminar jugando el año en tu club y el seleccionado tandilense?

-Me fui adaptando. El hockey five es más dinámico y más difícil. Soy bastante rápida y eso me ayuda a marcar diferencia. Es una modalidad que no conocía, incluso de más chica me llevaron a una concentración y no sabía ni las reglas. El juego no se para nunca, el gol vale de cualquier lado y hay penal australiano en las faltas. Cuando volví a once, tampoco se me complicó.

 

Entre las grandes

-Desde el 16 de enero se viene una concentración en Mar del Plata, ya en Las Leonas. ¿Cómo la vas a tomar?

-Voy a entrenarme con todo y ver qué pasa. Creo que después sale una lista para ver quienes van a Córdoba para los primeros partidos. Para mi, es como volver a empezar. Siempre fui la más chica del grupo y ahora va a pasar lo mismo.

-¿Has tenido contacto con algunas de las integrantes del seleccionado mayor?

-Yo entrené una sola vez con ellas, pero siempre nos cruzamos y tienen la mejor onda con las más chicas. Incluso nos dieron una charla antes de los Juegos.

-¿Cuál de ellas te impresionó como líder o por su forma de dirigirse a ustedes?

-A mí me gustan mucho Carlita Rebecchi y Delfi Merino, para mi son las mejores. Pero la verdad que todas se portaron muy bien con nosotras.

-¿Con Merino compartís posición?

-Sí, me trato de reflejar en ella porque las dos jugamos de enganche. Busco ver sus movimientos para sacar lo mejor de su juego.

-¿Sos de ver mucho hockey?

-Cuando juegan Las Leonas siempre lo veo, no me pierdo ningún partido. Y el torneo Metropolitano también está bueno, salen lindos partidos.

 

Fuera de la cancha

-¿Cómo fue tu vida después de Buenos Aires 2018? ¿Tuviste que perder el año de estudios?

-Tengo que rendir libre, seis materias en febrero. Lo voy a intentar, tampoco sé cómo van a ser mis fechas de hockey.

-¿En algún momento dejaste de lado el hockey para disfrutar otras cosas?

-Sí, un poco me pasó eso. Igual amo el club, me encanta estar acá. Y la mayoría de mis amigas son del hockey.

-Jugaste dos torneos con el seleccionado de Tandil, en Bahía Blanca y en Rosario. ¿Te sentiste reconocida por las rivales?

-Sí, me pasó que muchas chicas me pedían fotos después de los partidos. Lo mismo algunos papás y mamás, me felicitaban.

-¿En Tandil también?

-También, pero acá tengo más gente conocida. Igual, el otro día fui a correr al Dique y una señora me gritó “¡vamos Leoncita!”.

-¿Te acostumbraste a eso o te cuesta?

-Trato de tomarlo con normalidad. Es lindo que te reconozcan y siempre trato de mantener la humildad.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario