fbpx Claudio Juárez, un “Pájaro” que hizo su nido en Tandil – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
LAS TREINTA DEL FÚTBOL

Claudio Juárez, un “Pájaro” que hizo su nido en Tandil

Llegó a Santamarina en 2003 y en poco tiempo mostró sus cualidades como marcador central. El rico historial de un cordobés de San Francisco, que encontró su lugar en la ciudad y hoy es un referente en Unión y Progreso.

Claudio Juárez juega y transmite su experiencia en Unión y Progreso.

Claudio Juárez recorrió gran parte del país con el fútbol y ya es un tandilense más. Llegó a la ciudad para jugar en Santamarina, en el Argentino B 2003/2004, y hoy es integrante del plantel de Unión y Progreso, a la vez que tiene a su cargo las categorías más chicas de la cantera tricolor.

Cordobés de San Francisco y clase ‘82, “Pájaro” tiene un largo historial dentro de las canchas, que incluye haber jugado en otros dos equipos tandilenses, Grupo Universitario y Gimnasia y Esgrima. Desde Sportivo Belgrano de su ciudad se proyectó a un grande de la provincia, como es Instituto. Las de El Porvenir, Quilmes de Rafaela, Juventud Unida de Gualeguaychú, Huracán Ciclista de Gonzales Chaves, Jorge Newbery de Laprida y El Nacional de Tres Arroyos fueron las otras camisetas que vistió, de acuerdo a lo que detalla con precisión.

Aunque en Tandil lo conocimos como marcador central, en sus orígenes supo desempeñarse en la función de volante retrasado. En todos los casos, con gran dominio del juego a ras del piso y especialmente aéreo, faceta sobresaliente entre sus características.

Invitado a formar parte de “Las treinta del fútbol”, Juárez describió parte de su pasado y dio a conocer sus preferencias.

Tu primer recuerdo de fútbol. Fue a los 4 años, cuando empecé en el equipo Barrio Jardín, de San Francisco. Recuerdo que la ropa me iba grande y me metía a la cancha a jugar cuando el DT se descuidaba.

Tu debut en Primera División. En Sportivo Belgrano de San Francisco, a los 16 años por liga local y Torneo del Interior.

Tu mejor partido. Cuando me llamaron para que me sume a la pretemporada de Instituto de Córdoba.

Tu peor partido. Jugando para Santamarina, contra Racing de Olavarría. Acepté ser parte de un esquema defensivo con el cual no estábamos preparados. Recuerdo haber corrido para todos lados, buscando marcas sin sentido.

Una alegría del fútbol. Tuve la suerte de salir campeón en varios equipos, pero mi mayor alegría fue cuando nació mi hijo Valentino y al día siguiente ganamos el título en la Liga Tresarroyense.

Una tristeza del fútbol. En Juventud Unida de Gualeguaychú, después de entrenarme y prepararme para jugar la Promoción, a poco de empezar el partido el “Loco” Marzo me quebró la tibia por la mitad. Luego tuve otras dos grandes operaciones, que me dejaron un par de años sin poder jugar.

Un amigo del fútbol. Muchos, pero uno me quedó como hermano de la vida, Carlos Ficarra. Y también el tandilense Leonardo Lisi.

El mejor futbolista que tuviste de compañero. Claudio Sarría y Jorge Valverde.

Un jugador rival. “Trapito” Ceballos, de Alvarado de Mar del Plata.

El mejor equipo que integraste. Instituto de Córdoba en 2002.

El mejor equipo que enfrentaste. Racing de Olavarría en 2004.

Un ídolo del fútbol. Tuve muchos, porque me gusta conocer la historia de los jugadores. Futbolísticamente son Javier Mascherano, Juan Román Riquelme y Lionel Messi.

Un ídolo fuera del fútbol. Mi viejo, porque trato de ser su mejor versión día a día.

Un técnico. Juan Amador Sánchez.

Una cancha. La de Belgrano de Córdoba. Sentir tanta gente ahí fue único.

Un árbitro. Néstor Pitana.

Un personaje del fútbol. Mario Gambini. Un tipo serio, pero que a su vez buscaba descontracturar con anécdotas o permitiendo la opinión de los jugadores. Me dejó marcada la idea de no hablar todo el tiempo del rival, sino corregir defectos y mejorar las virtudes propias.

Una virtud como futbolista. El salto y no darme por vencido nunca.

Un defecto como futbolista. No saber ser suplente. Soy un jugador nocivo para mí mismo.

El mejor gol que hiciste. En Huracán Ciclista de Gonzales Chaves. Vino un tiro libre pasado, el marcador no llegó, la bajé con el pecho y definí cruzado antes de que cayera. El relator dijo “la paró como un 10 y definió como un 9”. Después de festejar, tampoco entendí qué había hecho. Mis compañeros se reían.

El mejor gol que viste. Varios de Jorge Valverde.

El mejor futbolista de Tandil. Cristian Pérez, un polifuncional como pocos.

El futbolista con mayor proyección en Tandil. Valentín Depietri.

El mejor futbolista de Argentina. “Nacho” Fernández.

El mejor futbolista del mundo. Lionel Messi.

Un equipo en el que te hubiera gustado jugar. Boca Juniors.

Una camiseta que te gustaría tener. Alguna de Riquelme.

Otro deporte. Vóleibol.

Tu actividad, además de futbolista. Preventista/vendedor de Quilmes-Pepsi, técnico en refrigeración familiar y comercial, técnico en novena y décima de Unión y Progreso.

Un sueño por cumplir en el fútbol. Ser un buen entrenador.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario