fbpx Méndez, la historia grande de un “pequeño gigante” – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
LAS TREINTA DEL FÚTBOL

Méndez, la historia grande de un “pequeño gigante”

A veinticinco años de su debut en Primera División, representa una gran muestra de vigencia y pasión deportiva. Nació en Independiente y fue fundamental en el ascenso de Santamarina al Argentino A. Conceptos y preferencias de un “4” que supo adaptarse a varias funciones.

Méndez, en acción jugando para Santamarina frente a Desamparados de San Juan.

Archivo

Pocos jugadores, en la historia del fútbol tandilense, pueden comparar su recorrido con el de Matías Méndez.

De la cantera de Independiente y clase 1979, integró las formaciones que se adjudicaron los títulos de la Liga Tandilense de Fútbol en 2000, 2001 (el primer torneo del año), 2003 y 2004.

Santamarina tomó nota de su jerarquía y lo incorporó para el Argentino B, torneo en el cual dio el salto de categoría en 2006. Ya en el Argentino A, fue un baluarte en la campaña del torneo Apertura, que finalizó con derrota por penales frente a Sportivo Desamparados de San Juan, ocasión en la cual “Mati” fue el único de los aurinegros que logró convertir en una errática serie que terminó 2-1.

Las de Ferrocarril Sud, San José, Unicen, Grupo Universitario y Velense son las otras camisetas que usó en el ámbito local, y en este 2020 se sumó al equipo de María Ignacia. Fuera de Tandil, se desempeñó en Independencia de Gonzales Chaves y Huracán de Tres Arroyos, éste en el torneo Argentino A.

Hijo de un gran goleador de Santamarina como fue Carlos Méndez en las décadas del ’70 y ’80, Matías también se ganó un lugar importante en la historia de los aurinegros.

Aunque se adaptó a varias posiciones, la función de marcador de punta por derecha es la que le permitió trascender a nivel regional. Un “4” con marca, proyección y temperamento para hacerles frente a delanteros que lo superaban en estatura y porte físico. Y que ahora aspira a entregar lo mejor para Velense.

A la hora de participar en “Las treinta del fútbol”, las siguientes fueron sus definiciones.

Tu primer recuerdo de fútbol. Un recuerdo que tengo bien grabado es cuando me convocaron para entrenar con la Primera. Había gente de mucho nombre como los Kabalín, Petrucci, Alonso y Cantero.

Tu debut en Primera División. A los 16 años, en un partido contra Gimnasia. Nos dirigían José Solimanto y el “Gallego” Menchón.

Tu mejor partido. Los mejores fueron en la época de Santamarina, en 2006. Contra Rivadavia de Lincoln en las finales del Argentino B; y contra Juventud Antoniana de Salta y Desamparados de San Juan en el Argentino A.

Tu peor partido. Jugando para Independiente contra Velense, allá. Me agarró el “Gegi” Bonanna y me pegó un paseo toda la tarde. Me pasaba cuando iba y cuando volvía.

Una alegría del fútbol. El ascenso con Santamarina al Argentino A en 2006 y haber jugado con uno de mis hijos.

Una tristeza del fútbol. Cuando volví de Huracán de Tres Arroyos y no pude mantenerme en el Argentino A. Mi ilusión era volver a Santamarina.

Un amigo del fútbol. Muchos, entre ellos Mariano Larragneguy y Ramiro Arteagaveytía.

El mejor futbolista que tuviste de compañero. “Nacho” Álvarez Castillo. Nunca vi un “9” igual.

Un jugador rival. Federico Nieto, de Sporting de Punta Alta. Era terrible marcarlo.

El mejor equipo que integraste. Independiente del “Negro” Conti.

El mejor equipo que enfrentaste. Juventud Antoniana de Salta, en el torneo Argentino A.

Un ídolo del fútbol. Mi viejo, por todo lo que me demuestra la gente de lo buena persona que era. Todos los días me hablan maravillas de él.

Un ídolo fuera del fútbol. Lewis Hamilton, corredor de Fórmula 1.

Un técnico. Mario Gambini y Hugo Tenaglia. Dos entrenadores opuestos, pero excelentes en lo suyo para sacar lo mejor de su plantel. Mario le llega al jugador para que salga a la cancha con la mayor motivación. Hugo es un conocedor de estrategia y sabía características de todos los rivales de la categoría. Te explicaba al detalle lo que hacía cada jugador que ibas a enfrentar.

Una cancha. El estadio Padre Ernesto Martearena, de Salta.

Un árbitro. Roberto Blanco. Al “Colorado” me lo cruzo en la calle y me sigue retando como en la época en que dirigía.

Un personaje del fútbol. “Crespito” Larrocea.

Una virtud como futbolista. No tener miedo a los momentos difíciles de los partidos.

Un defecto como futbolista. No medir los impulsos y no aprender a callarme cuando me están por echar.

El mejor gol que hiciste. Contra Rivadavia de Lincoln en la final del Argentino B. De cabeza, faltando poco para terminar y perdiendo 2 a 0. Fue importante para traernos un mejor resultado. Después, en Tandil ganamos 3 a 0 y ascendimos.

El mejor gol que viste. El del “Gordo” Valverde, de tiro libre contra Desamparados de San Juan en el estadio San Martín.

El mejor futbolista de Tandil. Mariano González.

El futbolista con mayor proyección en Tandil. Valentín Depietri.

El mejor futbolista de Argentina. Lucas Martínez Quarta.

El mejor futbolista del mundo. Lionel Messi.

Un equipo en el que te hubiera gustado jugar. Santamarina en el Nacional B.

Una camiseta que te gustaría tener. La de Dani Alves.

Otro deporte. Automovilismo.

Tu actividad, además de futbolista. Empleado de la Usina de Tandil.

Un sueño por cumplir en el fútbol. Ganar un título como técnico.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario