fbpx Alma de tango – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Alma de tango

Se asume como hija de gardelianos y amantes de la música, dotada de un talento natural, Aurora Verón cantaba siendo un bebé. Debutó como solista con el maestro Miguel Ferraggine, ante una numerosa audiencia. Hoy, la tenemos más íntima entrevistada por La Vidriera.

Aurora Verón

El Eco

En el año 2006 ganó en el concurso “Cantale al país” del canal Solo tango realizado en Dancé Bailable, donde fue seleccionada por un jurado de notables -entre ellos Nelly Vázquez- llegando así a cantar en La casona de Fernando, en Buenos Aires. Tango por los Bares la tiene como una de sus cantantes habituales.

-Contanos de dónde viene tu amor por el tango…
-Lo heredé de mi padre. En mi casa se escuchaba música todo el día, principalmente a Gardel, por eso digo que soy hija de gardelianos.
-¿Qué edad tenías?
-No tengo registro de ello, pero, por lo que me han contado, fue desde bebé.
-¿Te gusta bailarlo y qué estilo es tu preferido?
-De jovencita lo bailaba con mi padre, pero desde que él no está ya no lo hice más. Me encantaría poder volver a bailarlo, de la forma tradicional

De la mano del maestro

-¿Cómo fueron tus comienzos profesionales?
-De chiquita integraba coros de niños, luego coros de adultos. Siempre en el ámbito privado, hasta que hace alrededor de 20 años empecé a presentarme públicamente de la mano del maestro Miguel Ferraggine, y ya no paré más.
-¿Sos autodidacta o estudiaste?
-Estudie con la profesora Sofía Galicia en la década del ´80, luego con un profesor que venia de la ciudad de La Plata, hasta el nacimiento de mi primer hijo, en 1986. Luego seguí perfeccionándome en dirección coral dentro de la Iglesia a la cual concurría y dirigía el coro con el que viajábamos regularmente a Mar del Plata. También ha habido algo de autodidacta, ya que, como todo artista uno va descubriéndose constantemente.
-¿Tus padres estimularon tu carrera? Lo pregunto ya que de bebé cantabas…
-En cierta medida… ya que eran otros tiempos, donde se priorizaban diferentes cosas, como tener una familia, un trabajo; el canto, aunque era mi pasión se veía más como un hobbie que como una carrera. Sí lo hicieron más tarde, cuando decidí presentarme en público y mi madre lo sigue haciendo en la actualidad.
-¿Quiénes son tus referentes musicales?
-En tango me encanta Lidia Borda, Carlos Gardel por supuesto y Rubén Juárez. También me gustan mucho los grupos vocales como Il Divo, por ejemplo.


Poesía extraordinaria

-¿Has compuesto temas?
-No… es una asignatura pendiente, me gustaría, aunque no me quita el sueño. Creo que mis letras hablarían del respeto, de las relaciones humanas y de la esperanza
-¿Qué temas no dejás de cantar?
-Muchos tangos que amo cantar y siempre me piden, por ejemplo “Ríe payaso”, “Rondando tu esquina”, en general son los que aprendí de niña. Y muchísimos otros que he ido incorporando con el tiempo.
-¿Te parece que el tango nos identifica como melancólicos, tristes o abandonados… muchas letras lo dicen.
-No. Yo veo al tango como una poesía extraordinaria, como una expresión ciudadana, como tantos otros ritmos, que también hablan de desamor, de abandono, de dolores sociales.

“Envuelta en tango”

-¿Con qué artista de nivel nacional has compartido escenario o te gustaría hacerlo?
-He compartido escenario con María Garay, con varios cantantes de Buenos Aires, como Daniel Olivera, Abel Córdoba, Julio Ontivero, Donde, Chino. También he sido convocada para realizar la previa (telonera) del grupo Opus 4.
-¿Qué recordás de aquellos momentos donde presentaste tu disco?
-Grabé mi primer material discográfico “Envuelta en tango” en el 2018 y lo presente en el Teatro de la Confraternidad. Tengo grabado en mi corazón el recuerdo de esa noche maravillosa, donde sentí el acompañamiento, tanto de mi familia y amigos, como de colegas muy queridos.
También fue muy emocionante grabar en el mítico Estudios Ion, en Buenos Aires, con una trayectoria de más de 50 años, por donde han pasado grandes artistas de la talla de Mercedes Sosa, Charly García, entre tantos otros.
-¿Creés que los artistas tandilenses son reconocidos? ¿O sos de la idea de que es necesario irse para hacerse de un nombre?
-Es algo ambiguo, a veces son reconocidos por sus pares pero no por el público, la famosa frase “¡si lo conozco del barrio!” Por otra parte, creo, que si bien se ha avanzado mucho, en la ciudad aún falta la cultura de “pagar” por un espectáculo, como ocurre en Capital, donde el gasto en shows, recitales, teatro ya está naturalizado.
-¿Existe solidaridad entre los músicos locales?
-En líneas generales, sí. Aunque siempre habrá individualismos o algún recelo por allí, como en cualquier rubro. ¡Tengo el placer de haber cosechado grandes amigos con la música!

Incentivar a nuestros artistas

-¿Pensás que el Municipio a través de la subsecretaría de Cultura cuida a sus artistas?
-En lo personal, solo tengo palabras de agradecimiento porque siempre me he sentido valorada y me han tenido en cuenta. Pero creo que hay mucho por hacer. Hay cantidad de artistas y muchos rubros que aun no tienen un espacio. Encima con la pandemia se vio todo más limitado.
-¿Cuáles son tus proyectos a futuro?
-Quedaron algunas presentaciones pendientes por la pandemia, que ya llegarán. Luego, quero seguir perfeccionándome. Seguramente comience a dar clases de técnica vocal. Siempre tengo el deseo de volver a enseñar y muchos me lo piden.
-¿Y en el mientras tanto?
-Ir adaptándonos a esta nueva normalidad. Tratar de no perder el contacto con el público, aunque sea más limitado todo.
-¿Cómo cerrarías la nota?
-Recién hacíamos referencia a que los tiempos han cambiado y me alegra sobremanera. Hoy, si se persiguen los sueños, hay más posibilidades para hacer o que se ama.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja un comentario