fbpx Mascotas en cuarentena – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Mascotas en cuarentena

Tanto humanos como sus amigos de cuatro patas han visto alteradas sus rutinas. Confinados en sus casas por la pandemia del Covid-19 son las mascotas, en particular, las que se sienten invadidas en sus territorios durante todo el día, pudiendo llegar a sufrir estrés e hiperapego. El doctor Daniel Sappía, con su claridad habitual, dilucida todas las dudas sobre las mascotas en cuarentena.

El Eco

Hace más de tres décadas que el “veterinario de Villa Italia”, como algunos le dicen, trata a pequeños animales. Desde el punto de vista profesional, su experiencia lo avala como un referente importante en la ciudad.

-Durante la cuarentena las mascotas están todo el día con nosotros, situación a la que la mayoría no están acostumbradas. ¿Qué pasará con ellas cuando todo vuelva a la normalidad?
-En las especies sociales los comportamientos cariñosos son una parte integral del repertorio que ayuda a mantener el contacto social. Es así que cuando los animales se separan de su grupo es común que puedan experimentar respuestas emocionales y exhibir modelos de conducta que reflejan su estado. Debido a que los perros domésticos incluyen a la familia humana en su grupo social, pueden crear lazos con sus miembros y en algunos casos, este apego puede ser fuente de conductas problemáticas relacionadas con la separación. Cuando se separan de los miembros de la familia, los perros pueden experimentar angustia y entablar conductas problemáticas relacionadas con la ausencia, o ausencia percibida con los integrantes del grupo. A esto se lo llama ansiedad por separación, que es un trastorno de conducta observado muy a menudo en la práctica veterinaria.
-¿Cómo se detecta?
-Porque entablan conductas que incluyen destrucción, vocalización, eliminación de orina o deposiciones, anorexia, babeo, intentos de fuga y depresión. Esto se puede dar en ausencia parcial o total de su propietario. Independientemente de cómo se clasifica el trastorno, la ansiedad por separación puede tener profundas implicancias para el vínculo humano-animal y el bienestar de la mascota.
-¿Existen tratamientos?
-Sí y están ligados a corregir los cambios de la interacción mascota-propietario, pudiendo requerir en algunos casos la administración de fármacos para ayudar a modificar la conducta.

“No me dejes que me deprimo”

-¿Qué es el hiperapego y cuáles son sus causas? ¿Se da en perros y gatos?
-No es un problema demasiado frecuente, pero sí puede ocurrir si la adaptación de la mascota a su nuevo hogar o situaciones de cambios en el mismo no lleva el ritmo y los pasos más adecuados. Esta realidad que estamos viviendo, ha llevado a compartir más tiempo con el humano en el hogar, ya que todo el día está en contacto con gente o voces, que hace un tiempo no muy lejano no ocurría, lo que trae un cambio en la conducta del animal, demostrando “querer estar” todo el tiempo con la gente de la casa.
En el caso de los gatos, la respuesta es sí. Lo cierto es que el hiperapego es una conducta que solemos relacionar más con los perros que con los gatos, pero en realidad, tanto unos como otros pueden tener este tipo de conducta: no quieren quedarse solos, buscan siempre un objeto del humano para tenerlo cerca y dormir sobre él.
-¿Se puede evitar? ¿Existen soluciones?
-Muchos perros con ansiedad de separación muestran signos de fuerte apego a una o más personas de la casa. La idea es intentar que el perro se haga más independiente, seguro y menos ansioso cuando se lo deje solo.
Algunos de los puntos claves del cambio interacción mascota-propietario son, por ejemplo: No prestar atención por dar la pata, inclinación, llorisqueo, salto, actitudes de interacción. No permitir al perro que se ponga sobre los sofás o mobiliario. Toda la atención dada por la conducta calmada y tranquila. Disminución o paro de las conductas de seguimiento y Todo se gana.
Estas recomendaciones a menudo encuentran resistencia por parte del propietario. Es importante que estos cambios sean realizados con total convencimiento. Si las mascotas aprenden mientras el propietario está en casa que pueden estar cerca de él sin interacción o, mejor aún, en otra habitación, el contraste entre el humano presente y el ausente no será tan grande y quizás la ansiedad disminuya.
Los propietarios pueden ir sintiéndose a gusto gradualmente señalando claramente los períodos de “ser ignorado”, pero asegurándose que tales períodos duren solo 5 minutos inicialmente.
Entablar una rutina regular de entrenamiento con la mascota también puede beneficiar la relación. Los términos que se usan a menudo, incluyen “nada en la vida es gratis” o “aprender para ganar”. Pedirle simplemente que haga una tarea (que el animalito sepa) antes de recibir lo que quiere. Esto significa que el perro debe hacer algo antes de que se le den alimentos, caricias o poner la correa, por ejemplo. La estructura resultante a menudo ayuda a los propietarios a tener más control.
-Si percibimos un cambio en la conducta de nuestra mascota vinculada con la ansiedad ¿Qué debemos hacer?
-Los propietarios también deberían cambiar la manera de interactuar con el perro antes de la salida y cuando regresan. Debido a que los perros están muy familiarizados con la rutina, pueden detectar fácilmente cuando los propietarios salen. Cuando estos perciben un cambio inducido por la ansiedad, atenderán a menudo al perro y prolongarán su salida aumentando el contacto físico y emocional. Esto, normalmente, sólo sirve para aumentar la ansiedad de la mascota, en lugar de disminuirla. Por esta razón debería ignorar al animal durante quince o treinta minutos antes de irse. Debe evitar jugar, hablar o interactuar con su perro en este período y lo mismo al regreso: debería saludar al perro suave y tranquilamente y sólo atenderlo cuando esté calmado y tranquilo. No deben fomentar los saludos excitados que se daban en el pasado. Naturalmente, puede permitir que el perro salga al exterior si es necesario pero debería hacerlo de manera imparcial.

“… he visto un lindo gatito”

-¿Cómo hacer para que un perro que ha sido único en la casa, aprenda a convivir con un pequeño gatito recién llegado?
-Hacer que un perro y un gato se conozcan cuando no han crecido juntos puede ser estresante para ambos animales. Sin embargo, se pueden adoptar algunas medidas para ayudarlos a acostumbrarse el uno al otro de forma segura y siguiendo su propio ritmo. Sin importar si quiere llevar a un gato nuevo a una casa con un perro, o viceversa, algunas medidas simples para ayudar a los animales a familiarizarse el uno con el otro permitirán tener una casa con diferentes mascotas y llena de armonía. Esta explicación quizás llevaría toda la nota, pero uno de las sugerencias que puedo dar es hay que dejar que el gato establezca el ritmo del acostumbramiento y de las interacciones. Por ejemplo, llevar al perro con su correa puesta a una de las habitaciones comunes y llamar al gato. Mantener al perro con la correa puesta y distraerlo mientras el gato olfatea y explora. También brindarle golosinas y elogios durante el proceso. A medida que el gato se relaje cerca del perro y empiece a asociarlo con golosinas, notará que cederá cada vez más a su interés por el perro. El proceso aún requerirá paciencia. Si el perro empieza a prestarle demasiada atención al gato y este empieza a lucir estresado, llevar al perro a su área cercada de la casa. Tampoco forzar al gato a quedarse más tiempo del que desee. Incluso si el perro ignora al gato, es probable que este último se aburra o se canse de estar cerca del perro y se aleje. Hay que dejar que se vaya y tratar de organizar otro encuentro entre ambos más tarde.
-Una pregunta frecuente ¿mi gato me quiere? Se deja acariciar pero no le gusta que lo levante.
-Las comparaciones son odiosas y en el caso de los gatos con los perros, a veces injustas. Se dice que los gatos son distantes y que sienten desapego hacia sus dueños. Pero el hecho de que no sean tan sumisos como los perros, no significa que no nos quieran. Los felinos tienen otros códigos comunicativos distintos y muy peculiares.
Ellos tienen manifestaciones de apego que las expresan a través del ronroneo (demuestra confort); frota su cabecita o cara sobre tu cuerpo o piernas; se desvive por amasar sus piernas u otra parte de su cuerpo con sus zarpas; cuando el gato se acerque a usted y lo llena de mordisquitos en los dedos o la nariz, no dude de que lo ama, como cuando su felino llega con una ofrenda, en forma de pajarito, ratón, o muñequito baboseado y mordisqueado. El parpadeo es el beso gatuno con el que tu felino comunica que se siente a gusto y que desea lo mismo para su propietario. Hay que tener en cuenta que la barriga es una de las partes más vulnerables de los gatos. Así que, si se gira y la expone complacido, es que confía plenamente en su dueño; expresa su cariño lamiendo y chupando algunas zonas de su cuerpo, como las orejas, pelo o manos; duerme a su lado en la cama, encima de su regazo, rozándolo en el sofá. Para el gato, la cuestión es mantener el contacto con usted. Porque así se siente seguro y relajado. La cola es tan expresiva, que, al acercarse sólo necesita levantarla, elegantemente y torcer la punta para hacerle una declaración de amor.
Si su gato hace algo o todo de lo mencionado es que esta muy a gusto y profundamente enamorado de usted.

¡Sí señor!

-¿Las mascotas respetan a un miembro de la familia más que a otro?
-¡Esto es todo un tema! El concepto de “dominancia” se ha utilizado durante mucho tiempo para justificar la aplicación del dolor y el miedo en adiestramiento y educación canina, pero hoy en día se ha demostrado de una manera rigurosa que este tipo de metodologías son peligrosas para la persona que las utiliza, contraproducentes en cuanto a la resolución de problemas de conducta, destruyen la relación perro-persona y, por supuesto, van en contra de los principios del bienestar animal. Lo que sí está claro es que el perro tiene la posibilidad de percibir a “quien respetar y a quien no tanto”, por lo general asociado mas al tiempo de convivencia en el hogar, o al tono de voz al pedirle que ejecute determinadas cosas.
“Los investigadores concluyeron que no hay evidencia científica para establecer que la dominancia es un carácter de la personalidad de determinados perros, sino más bien una propiedad puntual de algunas relaciones concretas que pueden dar lugar a relaciones abusivas en determinados momentos”.

Todos juntos y amontonados

-¿Nos podría dar algunas sugerencias de juegos para realizar en espacios reducidos?
-La situación excepcional que se vive en las casas, con las familias encerradas sin apenas poder salir, está trastocando también la relación con los perros y el resto de las mascotas, como los gatos. La convivencia forzosa con los animales en un espacio cerrado, 24 horas del día, obliga a cambiar algunas pautas sociales y de comportamiento. Si los perros salen menos afuera, con paseos obligadamente más cortos y limitados, hay que buscar otras formas de entretenerles en casa.
Jugar con los perros, aprovechando que en general las familias tienen más tiempo, es una buena alternativa. Una buena recomendación es hacer juegos relacionados con el agudo sentido olfativo de los perros. Es una actividad con un doble beneficio. Además de entretener al animal, y también a la familia, se trata de juegos que cansan a los perros por el esfuerzo físico requerido. Existen múltiples posibilidades para jugar con ellos y su olfato. Uno de los más básicos es esconder pequeñas porciones de su comida por la casa, con algunas pistas, para que el animal tenga que esforzarse si quiere encontrarlas. Con los gatos también se puede jugar en casa y fomentar así su actividad física, especialmente importante si se trata de un animal con tendencia a aumentar de peso.

Nada de comida chatarra

-¿Sólo alimento para mascotas o hay que variarle con algo de nuestra comida?
-Una buena alimentación proveerá a la mascota de todos los nutrientes y necesidades energéticas para que su organismo se mantenga saludable. Así que hay dos caminos posibles: una dieta casera y natural o un alimento balanceado comercial. Hay que empezar por el hecho de que perros y gatos son seres carnívoros, por tanto su principal necesidad nutricional será la proteína. Además necesitan vitaminas, minerales, grasas y fibra. Esto se encuentra en el alimento balanceado, el cual se ha preparado acorde las necesidades de edad, peso, incluso de la raza de nuestra mascota, sabiendo que puede ser de menor o mayor calidad, de acuerdo al elaborador. Esto es fácil de administrar y de almacenar, como también tiene el beneficio de que las heces son más armadas y fáciles de recoger. Con respecto a las comidas caseras que se hacen típicamente constan de una porción de una harina, trozos de carne o pollo, huesos, y alguna fruta o verdura picada. Este tipo de alimentación no solamente trae el “inconveniente” de tener que realizarla periódicamente, sino que dista mucho de ser un alimento correctamente balanceado.
-¿Los sobrecitos para perros y gatos son adictivos? ¿Qué pasa si todos los días le damos una cucharadita?
-La comida húmeda puede venir en latas o sobres, por lo que SIEMPRE es importante consultar con el veterinario de confianza acerca de los pro y contra de administrar como dieta única este tipo de preparación.
Una alternativa sería, en caso que los alimentos balanceados no sean apetecibles, agregar una mínima porción de estos preparados para incentivarlos a comerlos. Y efectivamente lo ingerirán. Pero es importante saber que ese aumento de la palatabilidad viene asociado por el agregado de grasas saturadas en forma de aceite vegetal o animal, lo que muchas veces puede causar problemas de salud. Por ende la comida húmeda en sobre o lata no es recomendable como dieta única.

Salidas breves y nada de abrigo

-¿Es correcto disfrazar a los animales? Hoy en día se ven variedades de vestimentas “graciosas” para las mascotas.
-Perros o gatos con camisetas de equipos de fútbol, disfraces, corbatas o sombreros. En los últimos años algunos propietarios de mascotas han optado por vestir a sus compañeros de cuatro patas con diversos atuendos para salir a la calle, ocasiones especiales, o supuestamente soportar el frío. Los perros y gatos tienen la capacidad de regular su temperatura gracias a su pelaje. De esta manera pueden controlar la temperatura corporal para, por ejemplo, soportar el frío, por lo que no se recomienda ponerles ropa.
Los perros y gatos no están acostumbrados a estar abrigados, en el sentido de lo que el humano quiere ponerle. Les es suficiente la cantidad de pelaje que tienen para su naturaleza. No necesitan protegerse contra el frío porque ellos van regulando su temperatura. Ponerle ropa al animal significa que este transmitirá su calor corporal y le generará aún más calor. Sí en muy importante tener en cuenta que si el animal esta en un ambiente con temperatura mejorada con calefacción, la salida al exterior en días fríos, puede causarle estrés y por ende alguna afección física. Consecuentemente los cambios de ambiente y temperatura deben ser lentos y progresivos, para permitir la aclimatación del cuerpo.
-¿Qué cuidados hay que tener con los animalitos en los tiempos que corren?
-De acuerdo a las sugerencias del Ministerio de Salud, podemos mencionar: La salida debe ser breve y sólo para que la mascota pueda hacer sus necesidades, no para hacer ejercicios. Recordar ponerle la correa y levantar las heces con una bolsa, cerrarla y tirarla en un tacho de basura. Mantener la distancia de al menos un metro con otras personas. Al regresar, limpiar las patas y el hocico con una toalla húmeda o papel tisú con agua y jabón blanco o bien lavarlo con alguno de estos productos. No hay que usar alcohol puro, ni alcohol en gel, lavandina u otros desinfectantes que pueden perjudicar al animal. Esto también se recomienda para los gatos que salen de la casa. Limpiar los pisos de la casa con frecuencia. También se deben limpiar los platos de bebida y comida de las mascotas; el lugar donde duermen, por ejemplo, almohadones, cuchas y sus juguetes. Recordar lavarse las manos con agua y jabón antes y después de tocar, acariciar o jugar con las mascotas.
-¿Cómo cierra la nota?
-Es importante tener en cuenta que la medicina veterinaria ha tenido una gran evolución en estos últimos años y que el bienestar animal, ocupa un lugar preponderante en la carrera. Tal es así que gracias a las distintas especializaciones y al avance tecnológico, hoy en día se pueden tratar patologías que antes no. Tal es así, por mencionar un ejemplo de mi vida profesional, que un perro con trastornos del sistema nervioso y que terminarían en parálisis y posterior eutanasia, en la actualidad se pueden diagnosticar correctamente y llegar a la resolución del problema por medios de tratamientos farmacológicos o en muchos casos, cirugías.

Animales pequeños y coronavirus

“Primero se acusó a las serpientes, después a los pangolines. Sin embargo, hasta la fecha ningún animal ha sido identificado definitivamente como el huésped intermedio del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante de la pandemia que ya ha infectado a más de un millón de seres humanos en todo el mundo. Ahora, una nueva investigación de la Universidad de Ottawa, Canadá, sugiere que perros callejeros que se alimentaron de murciélagos pudieron haber sido los transmisores. El estudio, para el que se han revisado más de un millar de genomas de virus, aparece publicado en la revista Molecular Biology and Evolution.
El pasado febrero, una investigación china señalaba que el virus, originado en murciélagos, saltó a los pangolines y después, posiblemente por la venta de estos animales en los mercados de vida silvestre de Wuhan, a las personas. Estudios posteriores encontraban en estos mamíferos coronavirus estrechamente relacionados con el de Covid-19, pero el grado de similitud no era suficiente para afirmar que habían dado con el transmisor. Xuhua Xia, profesor de biología en Ottawa y un experto rastreador de coronavirus, es de la misma opinión. A su juicio, los virus aislados en estos animales son «demasiado divergentes del SARS-CoV-2», lo que parece indicar «un antepasado común demasiado atrás en el tiempo, que vivió probablemente en la década de 1960».
Según la nueva hipótesis, fue un coronavirus de murciélago el que infectó el intestino de los cánidos, lo que probablemente provocó una rápida evolución del virus para permanecer oculto al sistema inmune. Así reforzado, dio un salto a los humanos. La idea se sostiene en las similares señales de ´batalla´ encontradas en el nuevo coronavirus, en uno de murciélago estrechamente relacionado (BatCoV RaTG13) y en el de los perros que afecta a su sistema digestivo (CCoV).
Los humanos y el resto de mamíferos tienen una proteína centinela antiviral clave, llamada ZAP, un soldado que patrulla los pulmones y puede detener un virus en su camino al evitar su multiplicación y degradar su genoma. La señal que busca el centinela para atacar, la que le indica la presencia del virus, son unas letras químicas, llamadas dinucleótidos CpG, dentro de su genoma de ARN. Pero los coronavirus como el SARS-CoV pueden evitar la ZAP al reducir estas señales de CpG, lo que hace que la ZAP sea impotente. Es la misma técnica de engaño que emplea el VIH para saltarse las defensas antivirales humanas”. (Fuente ABC ciencia, Madrid 04/20)

Nota proporcionada por :

  • ElEco

1 comentario

Deja un comentario