fbpx El Oído agudo – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Oído agudo

El Eco

APLASTAR A NICOLINI

 

Como se ha venido detallando, a medida que se acerca el tiempo de definiciones electorales que hacen a conformar las distintas propuestas de cara a las PASO y más allá también, las tensiones, conspiraciones como motivaciones de los dirigentes empiezan a acrecentarse.

Sobre lo que resulta prácticamente un hecho sobre Cambiemos es que se habilitarán las PASO para que haya competencia interna entre el jefe comunal Miguel Lunghi y el concejal Marcos Nicolini (no se habilitaría una tercera opción), escenario inédito en el pago en tiempos de reinado lunghista.

Y para aquellos que han venido señalando como una debilidad del Gobierno el “desgaste” de tantos años al frente del Municipio como “la plancha” de buena parte de los soldados lunghianos, esta futura contienda interna parece haberlos reavivado en sus espíritus aplacados. De hecho a nadie escapa que el Gobierno, a través de sus actos de gestión ya está haciendo campaña y el mismísimo pediatra se lo vio “pateando“ la calle y realizando un puerta a puerta que no deja de llamar la atención frente al resto de la dirigencia que no siempre demuestra el mismo entusiasmo que un hombre con una militancia inalterable a pesar de los años que lleva sobre sus espaldas.

En ese tren, se le escapó a un lunghista decir con tono desafiante que están al acecho de la habilitación de la interna, con el claro propósito de no relajarse más allá de los promisorios números de los sondeos y que la intención será “arrasar” una vez más en las urnas. Ese “arrasar” tiene otro significado que en anteriores elecciones. El espíritu alude a “aplastar” al contrincante interno, en este caso Nicolini y todos aquellos radicales y no, que han osado desafiarlos.

La premisa interna va más allá del presente y futuro del propio Lunghi, la concepción es que si se gana la interna con contundencia, Nicolini no podrá seguir ostentando ser la cara de la renovación de Cambiemos y así se posicionarían otros delfines del pediatra que si bien no niegan sus apetencias, hasta aquí han preferido “la segura” y mantenerse detrás de la figura del intendente que quiere llegar al Bicentenario.

 

 

UNA RESOLUCIÓN JUDICIAL CON TINTES IRÓNICOS

 

La controversia política con ramificaciones judiciales por el polémico traslado de las obras del Mumbat a una muestra privada en Buenos Aires, sigue generando repercusiones en la casta artística, independientemente del desenlace judicial que tuvo el amparo presentado por la Defensoría del Pueblo.

Precisamente sobre la resolución del Tribunal Oral Criminal 1, no pocos se detuvieron a leer detenidamente el fallo que, de alguna manera, “celebró” el oficialismo a la hora de ser rechazada la restitución inmediata de las obras, pero también no se hizo más que dejar al desnudo la fragilidad normativa con la que se maneja semejante patrimonio cultural, por lo cual hubo cierto tirón de orejas al Gobierno para que arbitre las medidas de seguridad pertinentes.

Pero uno de los párrafos de la resolución de los jueces resultó interesante y casi pareció un comentario irónico para la dirigencia política que, de tanto en tanto, ante el fracaso de sus acciones o errores, acude a la Justicia para remediar sus “macanas”, aunque algunas de ellas directamente tengan que ver con asuntos penales; en este caso, la oposición prefirió no emprender la denuncia bajo la figura de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Sobre el entuerto de las medidas de seguridad exigidas por la oposición y respondidas por el oficialismo, el Tribunal acotó en su fallo que “estas cuestiones han sido materia de análisis y estudio responsable por parte del órgano natural destinado a ese fin, que es quien en definitiva autorizó el préstamo por unanimidad”.

Al respecto, se añadió la circunstancia de haberse realizado una reunión en comisión específica para el tratamiento del tema, y una sesión del Honorable Concejo Deliberante en la que “finalmente los señores concejales votaron favorablemente por el préstamo de las obras de esta ciudad, lo que  permite presumir que se hicieron estudios de campo y de factibilidad que ilustraron a los representantes del pueblo en ese sentido”.

A partir de ello, los jueces entendieron que desde el momento en que el Concejo Deliberante –órgano soberano a tal fin- autorizó el préstamo, “estamos ante una base legal que no deja ningún resquicio para siquiera presumir que dicho lugar no reuniera las condiciones necesarias de aptitud y seguridad para recibir las obras de nuestra ciudad”.

A más ironías, la resolución define que el Concejo como “un órgano caracterizado por la pluralidad ideológica, en la que la sociedad se ve representada en los distintos bloques políticos de concejales, decida por unanimidad el préstamo, nos da la pauta irrefutable que ha existido un estudio previo serio de las garantías que presentaba el Museo Lucy Mattos para guarecer las obras de arte de la ciudad de Tandil”.

 

LA CAUSA DE LOS MÉDICOS

 

Luego de que este medio difundiera la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires que le dio la razón a la demanda laboral iniciada por el doctor Daniel Pardini contra la Municipalidad, hubo una rápida orden para reunir al Gabinete. En ese ámbito, la gestión del intendente Miguel Lunghi definió, como estrategia, mantener el silencio en dicho tema.

En principio, quedó desestimada cualquier apelación, teniendo en cuenta que el máximo órgano de la Justicia bonaerense concluyó que el Ejecutivo no cumplió con todos los pasos correspondientes para echar a los dos médicos del Hospital de Niños tras el resonante caso de mala praxis del que resultó víctima Jorge Matto Luján.

El próximo paso para los funcionarios municipales es generar un encuentro con todas las partes, incluidos los representantes del doctor Scarcella, para –según trascendió- “darle un cierre”.

Es decir que el Municipio se encamina a cumplir con la sentencia, para lo cual tiene que emitir un dictamen jurídico previo en el sumario administrativo que se inició a los galenos y firmar un nuevo decreto de  cesantía. Hasta allí los pasos formales, aunque también tendrá que pensar en la cuantiosa suma que reclaman los médicos, que estará constituida por los salarios desde agosto de 2010 más una indemnización por daño moral.

 

EL LOTEO DE SEGUROLA, UN TEMA PENDIENTE

 

Esta semana el Concejo Deliberante avanzó con una ordenanza que impulsará el desarrollo urbanístico de un sector de la ciudad ubicado sobre Juan B. Justo y Pujol, parte del ZEIU 32. La asignación de indicadores beneficiará a propietarios de tierras para subdividir en lotes de menor dimensión y generar nuevos emprendimientos o concretar proyectos que esperan hace tiempo.

A esta altura, tras años de esperar por definiciones del Estado, varios vecinos habrán festejado el arribo a alguna solución, luego de que el Plan de Desarrollo Territorial los dejara en medio de una Zona Especial de Interés Urbanístico (ZEIU), en las que el Municipio se reserva la potestad de asignar indicadores urbanísticos.

En ese marco, se coló el tema del loteo de avenida Don Bosco, que pertenece a la familia Segurola. Luego de la audiencia pública convocada por el Concejo, el expediente continúa dormido en la planta baja de la Municipalidad por falta de consensos políticos que puedan destrabarlo. La situación es compleja, teniendo en cuenta que hasta se construyeron inmuebles en parcelas que aún no contaban con la subdivisión aprobada y se vendieron terrenos que, literalmente, no existen porque no hay planos.

En este aspecto, los concejales de la oposición reclamaron la dilucidación de la situación del caso Segurola y pidieron que vuelva al Concejo para poder brindar alguna respuesta.

Ante este debate, el concejal Marcos Nicolini marcó una postura en disidencia con el lunghismo y resaltó que en el caso del ZEIU 32 estaban transitando el camino correcto. “Nunca este Concejo Deliberante tiene que ser la herramienta de remediación de lo que se hizo”, dijo en referencia al loteo de Segurola, donde quedaron en evidencia irregularidades y falta de control municipal. “No podemos actuar en los casos en que primero se hizo la casa, después el plano de la misma… y después vienen a pedir los indicadores”, enfatizó.

 

EL PEDIDO DE REMAX

 

Durante la semana, los concejales recibieron a representantes de los martilleros colegiados en Azul. Los profesionales reclamaron apoyo del Legislativo frente al desembarco de la franquicia nacional Remax.

Finalmente, en la sesión del jueves trataron una resolución que salió por unanimidad. Sin embargo, antes de dar ese paso, el presidente del cuerpo Juan Pablo Frolik leyó un mensaje que le había llegado a su Whatsapp, firmado por el responsable de asuntos públicos de Remax Argentina, quien solicitaba que el Deliberativo los invite a exponer “nuestros argumentos” sobre el asunto.

Con la información en el recinto, los ediles pasaron a un cuarto intermedio y resolvieron aprobar la resolución antes de escuchar a la otra parte, cuestión que quedó pendiente para las próximas semanas.

Finalmente, el Concejo manifestó el “acompañamiento a lo establecido en la Ley 10973, que norma el ejercicio profesional de los martilleros y corredores públicos de la provincia de Buenos Aires y que regula dicha profesión en el partido de Tandil”, y en el segundo artículo se pronunció “a favor de la actividad profesional que desarrolla el Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Tandil”.

 

ENTRE LA ESTANCIA Y LA LOGIA

 

La última sesión legislativa fue picante y dejó mucha tela para cortar. Sin dudas, los concejales de la oposición se sintieron molestos por las chicanas de Mario Civalleri, presidente del Bloque de la UCR Cambiemos, quien acusa de sembrar sospechas cada vez que desde el peronismo pretenden ejercer controles sobre la gestión, siempre a través de lo que dicen los expedientes.

Esa actitud encendió la mecha de la kirchnerista María Eugenia Poumé, quien con un potente tono deslizó un rumor que hace tiempo da vueltas por los pasillos de la Municipalidad. Lo más llamativo fue que desde el oficialismo nadie salió a desmentirla.

En principio, la concejal advirtió que no va a tolerar que Civalleri desmerezca las críticas de su bloque o “nos baje el precio” por pertenecer al kirchnerismo. Y confió que por esa misma actitud del Intendente se fueron del Acuerdo del Bicentenario.

En cuanto a la transparencia del Gobierno municipal, les enrostró que aún está esperando, desde diciembre, el expediente por el alquiler del edificio que se iba a destinar a Protección Ciudadana. Y también dijo que aguarda explicaciones del contrato por las cámaras y la fibra óptica.

“De tanto gobernar, el Intendente y todos ustedes creen que esto no es un sistema democrático y creen que esto es una estancia y que hay un patrón y los peones tenemos que hacer lo que ustedes quieren. Y si no lo hacemos, nosotros tenemos alguna falla”, lanzó.

Y disparó que “como dice un amigo, creen que esto es una logia masónica, y no lo es. No importa quién sea el presidente de la logia masónica y que trabaje, tal vez en la Usina o que trabaje, tal vez, en la Secretaría de Economía. No me importa, yo voy a seguir defendiendo que esto es un sistema democrático y que hay que defender con argumentos, no deslegitimar”.

Del otro lado, fue un silencio de misa…

 

ENCERRADO

 

Los ascensores del Hospital Ramón Santamarina, pese a que fueron renovados, siguen generando problemas para aquellas personas que los utilizan y a su vez generan lógica preocupación para quienes habitualmente tienen que trasladar a algún paciente.

En la semana que transcurrió, el jefe de enfermeros del área de Terapia Intensiva, Jorge Pereyra, quedó encerrado en uno de los nuevos ascensores que se han colocado. Cuando se produjo el desperfecto, se pensó que en cuestión de minutos el problema estaría solucionado. Sin embargo la preocupación de Pereyra fue en aumento ya que los responsables de la mantención del elevador dijeron que para llegar hasta el Hospital les demandaría como mínimo dos horas.

En total, según le informaron a este Oído, el Jefe de Enfermeros estuvo alrededor de 90 minutos encerrado en el habitáculo y recién pudo salir cuando los compañeros con los que trabaja se las ingeniaron para poder rescatarlo.

Una vez “liberado”, los trabajadores comenzaron a imaginar qué sucedería si el desperfecto se repite cuando se está llevando a un paciente .

A media tarde del pasado martes llegó la empresa, solucionó el inconveniente y el problema quedó como una anécdota, rogando que si el ascensor deja de funcionar en algún momento sea sin ningún paciente en su interior.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario