fbpx Rescataron a una perra galgo con graves signos de maltrato, en Piedrabuena y Falucho – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Rescataron a una perra galgo con graves signos de maltrato, en Piedrabuena y Falucho

Una vecina la encontró y decidió llevarla a una veterinaria. Camina con dificultad, tiene sarna y está desnutrida. Sospechan que galgueros la utilizaron como reproductora y la abandonaron. La bautizaron Margarita, porque el rescate coincidió con la visita de la reina de Dinamarca. Ya consiguieron un hogar de tránsito, donde comenzará una larga recuperación.

El Eco

Ayer por la mañana, una vecina de esta ciudad rescató a una perra galgo que encontró en Piedrabuena y Falucho. Estaba desnutrida, presentaba dificultades para caminar y lesiones en la piel a causa de la sarna. Cyntia Vázquez Guerra la llevó a la veterinaria Las Heras y hoy será trasladada a un hogar de tránsito. La bautizaron Margarita, porque la hallaron justo cuando llegaba la Reina de Dinamarca.

Tras un día intenso y agitado, Cyntia le contó a El Eco de Tandil la terrible situación de esta perra galgo que tiene entre 8 y 10 años, y claros signos de maltrato y explotación. “Iba manejando y la vi. Estaba parada en la vereda, petrificada. Me llamó la atención eso a pesar de que la vi de costado, y estacioné a la vuelta”, describió sobre la escena que la conmocionó cerca de las 9.30, cuando se dirigía a hacer algunas compras.

Junto a su hijo de 9 años, caminó hasta Piedrabuena y la perra seguía parada allí. Cyntia le compró un hueso en una carnicería cercana, pero “ni siquiera lo miró. Ni atinó a acercarse para olerlo”.

Ante ese panorama, se comunicó con una rescatista, pero no podía acercarse hasta la tarde. Entonces, tomó la decisión de cargarla en su auto y llevarla hasta la veterinaria. “La verdad es que no la quería dejar ahí, porque estaba a merced de cualquier cosa”, expresó.

Cyntia no tuvo temor e impulsada por el amor que siente por los animales, se acercó agachada y la tomó de las costillas para trasladarla con lentitud, porque la perra no podía caminar a causa de la desnutrición. “La fui llevando hasta el auto. Me crucé con un señor que paró y me ayudó”, valoró y agregó que salió una persona de un comercio ubicado en la esquina de Piedrabuena y Falucho, quien le dijo que “debe tener dueño porque acá hay gente que tiene galgos” y le insistió para que la dejara. Entonces, Cyntia le respondió que era mejor que no regresara con su dueño y fundamentó que necesitaba atención veterinaria.

“La llevé hasta el auto, abrí la puerta y ella se subió sola, como si supiera. De ahí la llevé, manejando, hasta la veterinaria”, indicó.

“Desidia humana”, el diagnóstico

Consultada sobre la salud de Margarita, destacó que “lo que tiene es desidia humana básicamente. Tiene abandono y muchísimo miedo, porque debe tener entre 8 y 10 años, aproximadamente, y se ve que ha vivido unos horrores terribles porque tiene pánico a todo y todos”, describió Cyntia.

La mujer explicó que generalmente a las hembras galgo las usan para reproducción y afirmó que, a pesar de la ley vigente, aún hay personas que se sirven de perros de esta raza para organizar carreras. “Se ve que la han utilizado para reproducción, y una vez que no dan más, los descartan, como si fueran un trapo”, dijo Cyntia, quien adoptó un ejemplar de esa raza.

Estimó que la perra pudo haber escapado o la dejaron cerca de allí, porque resulta raro que nadie la haya visto teniendo en cuenta que las agrupaciones rescatistas andan por toda la ciudad.

Afortunadamente, consiguieron como tránsito el hogar de la rescatista Nadia Mujica, que tiene conocimientos para asistir a Margarita en su larga recuperación. “No va a ser fácil. Va a llevar dos o tres meses para que ella recupere el peso y la confianza sobre todo”, comentó y agregó que se ofreció mucha gente. Una vez que la perra se encuentre bien, hay otra persona que pidió tenerla con posibilidad de adoptarla.

Para finalizar, Cyntia agradeció a la veterinaria Las Heras, donde las profesionales son muy humanas y le permitieron dejar a la perra, además de darle crédito para pagar la cuenta por la atención. Además, reconoció el apoyo de las agrupaciones rescatistas y del Movimiento Activista Animal.

“Esta es la realidad de los animales de Tandil hoy”

El Movimiento Activista Animal compartió la historia de Margarita a través de las redes sociales e insistió en marcar los numerosos casos de maltrato que se registran en la ciudad, vinculados a la falta de aplicación de las ordenanzas vigentes.

“Cuando hablamos de maltrato animal y de tenencia responsable, hacemos foco en estas cosas que nos llegan muy a menudo. Este es un caso que debería recorrer el mundo, porque la verdad es que como sociedad, nos parecemos más a una barbarie que a algo civilizado. Esta perra estaba tirada en una avenida que andan 30 personas por segundo, y solamente una, después de quién sabe cuánto tiempo, se dignó a levantarla y nos hizo llegar estas imágenes”, remarcó el presidente de la ONG Ezequiel Escudero.

Y lamentó que “esta es la realidad de los animales de Tandil hoy. Este encima es un galgo, acá hay una ley nacional. No se están violando solamente ordenanzas”. En ese sentido, consideró que “hay que hacer un llamado a la solidaridad de toda la sociedad, a que se involucre, a que denuncie. Esta perra estaba, evidentemente, hasta hace muy poco en algún lugar, encerrada o atada por lo que muestran las uñas” y llamó a las personas que puedan saber algo a que colaboren con este caso.

Escudero, que se acercó a la veterinaria a ver a la perra y a llevarle alimento parenteral, informó que “tiene el estómago muy comprimido y sus órganos sexuales están muy maltratados, lo cual presupone que la han tenido los galgueros para procrear, esté bien alimentada la perra o no. La realidad es que ahora su estado es reservado, le hicieron un baño por la sarna y las pulgas, y le dan de a poco comida”.

Resaltó que Margarita “ha pasado por unos índices de violencia impensados”, por lo cual con su estadía de tránsito “tiene que recuperar la confianza, porque está estresada, desconfiada, y en 30 días podrán tener un diagnóstico certero sobre si tiene alguna otra cosa o sólo descuido”.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Comentarios

Deja un comentario