Necrológicas

V GRACIELA MÁLAGA

El 28 de diciembre pasado falleció Graciela Magdalena Málaga, una conocida vecina de la ciudad.

Nació en Tandil el 1 de febrero de 1949, y era hija de Tomás y Mime, quienes junto a Stella –su incondicional e inseparable hermana-, formaron su núcleo familiar.

Cursó sus estudios en la Escuela Normal, donde cosechó sus entrañables amigos, quienes la acompañaron hasta el último momento.

Al término del colegio, decidió estudiar maestra jardinera en la ciudad de Azul. Al regresar a Tandil, trabajó en el Jardín 901 y en el Hogar de Varones, por algunos años.

Posteriormente, incursionó en el mundo de la marroquinería, abriendo su local en Sarmiento 729, al que llamó “Malena”. Durante ese período nació su primera hija, Magdalena, y luego Juan, algunos años después.

Defensora de los valores y de las relaciones humanas, sus amigos y conocidos siempre la recordarán con cantidad de anécdotas y gran cariño.

La llegada de Martina, su nieta, fue una caricia a su alma, y la pudo disfrutar intensamente y compartir momentos donde se sentía plenamente feliz.

La vida la sorprendió con algunos problemas de salud, los cuales no fueron excusa para perder su sonrisa y dar pelea con una fortaleza que marcó a sus seres queridos, mostrando cómo se debe actuar ante la adversidad.

“Te aplaudimos fuerte, mirando al cielo, diciendo gracias por tu amor y ejemplo”, expresaron su hermana Stella, sus hijos Magdalena y Juan, sus hijos políticos Gaby y Lucho, y su nieta Martina.

V NÉSTOR WALTER GUFFANTI

El 26 de diciembre pasado partió de este mundo Néstor Walter Guffanti, dejando un vacío muy grande entre sus familiares y amigos.

Néstor Walter Guffanti, más conocido como “Yuyi”, nació en Tandil el 22 de diciembre de 1936. A los 35 años, conoció a Elsa Martínez y unos años después de su noviazgo, se casaron, el 24 de febrero de 1962. Formaron una maravillosa familia, con tres hijos, Walter, Viviana y Marina.

La tragedia golpeó a la familia, cuando falleció Walter, muy joven, pero unidos salieron adelante, con su recuerdo vivo.

Néstor trabajó cuarenta años en el Ferrocarril. “Me crié a tu lado, con historias de tu vida arriba de un tren, tantos recuerdos”, recordó uno de sus nietos.

Tuvo la fortuna de ver nacer a cinco nietos: Jesica, Jonatan, Brian, Moira y Enzo, y a seis bisnietos: Tomás, Benjamín, Dante, Bautista, Lorenzo y Valentina), además de todos esos nietos y nietas que adoptó de forma cariñosa: Yanina, Cecilia, Florencia y muchos más.

Con una memoria prodigiosa, se acordabas de personas, apellidos, lugares, anécdotas… Con un matrimonio de casi 57 años, junto a Elsa sembraron amor, valores, recuerdos que jamás se olvidarán….

“Con este poema sólo te digo hasta luego….

Puedes llorar porque se ha ido, o puedes sonreír porque ha vivido.

Puedes cerrar los ojos y rezar para que vuelva, o puedes abrirlos y

ver todo lo que ha dejado.

Tu corazón puede estar vacío, porque no lo puedes ver, o puede estar

lleno del amor que compartiste.

Puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el vacío y dar la espalda,

o puedes hacer lo que a él le gustaría:

sonreír, abrir los ojos, amar y seguir…

Nunca te olvidaremos… ¡Gracias abuelo!”.

V RUBÉN HUGO O’HIGGINS

A los 72 años, murió Rubén Hugo O’Higgins.

Nació en la región de Tandilia en 1946. Su padre era hijo de un inglés y de una alemana, y su madre era hija de una española y un nativo aborigen, de quien contaba sobre sus costumbres ancestrales. A los 16 años, comenzó a trabajar en tres empleos a la vez, en un camión de traslado de obreros, en una oficina de construcción y en un comedor familiar llamado El Vagón), hasta que dejó para realizar el servicio militar donde fue designado artillero.

A los 21 años fue el partero de su primera hija, que nació en el campo, en casa de los abuelos, a 30 kilómetros de la ciudad de Tandil. El parto fue exitoso, a pesar del desconocimiento médico.

Al tiempo se hizo miembro, con su familia, de una sociedad cristiana, y en 1975 tuvo a su primer hijo varón y al segundo, en 1980. Fue entonces que la sociedad lo guió, junto a su familia, al servicio de mayor necesidad, a la provincia de Misiones. Allí se estableció por distintos períodos entre diversos pueblos de Argentina y empleos (centrales eléctricas, Atucha, venta ambulante, etc.) hasta 1983, donde cayó en la miseria, enfermó de depresión y renunció a la sociedad.

En 1990, a sus 44 años, empezó a entrenar corriendo. Su habilidad manual y buen gusto lo llevaron al campo de la decoración de cortinados, así se mudó a la capital de Santa Fe, Paraná, donde con su familia embellecieron el interior de mil hogares.

En el año 2000 decidió regresar a Tandil, su región. La demanda decorativa no era tan pujante, así que al cabo de unos años cambió al desarrollo logístico de contención de visitas penitenciarias. Aquí se lo conoció como “Ruben”, quien daba una mano sin esperar algo a cambio, actuando sin discriminación, hasta que se jubiló en 2015.

Falleció a los 72 años, viviendo en Tandil, donde su abuelo aborigen arreaba caballos y los subía al tren, y su padre de ojos claros y cabello de sol hablaba y traducía el inglés al Ferrocarril y a la ciudad. Las emociones fueron los rieles en su vida en busca de la sensación, llegando a ser un luchador hasta el fin.

V MARTA SUSANA VENANZI

Marta Susana Venanzi nació el 4 de enero en María Ignacia –Vela- y falleció el 18 de diciembre de 2018, a los 70 años.

Pasó su niñez y adolescencia en la estancia La Tinta, en cercanías de Estación López, donde cursó sus estudios primarios.

A los 20 años, se casó con Ángel Marcos, con quien tuvo a su único hijo, Miguel Ángel Marcos.

Cuando su marido falleció, Marta asumió la responsabilidad y se hizo cargo de la empresa agropecuaria, y con tesón supo llevar adelante las tareas y la administración del campo.

En su tiempo libre, disfrutaba de salir con sus amigas, recorrer distintas provincias argentinas y bailar zambas y chacareras con ellas.

También participaba de todos los talleres que se dictaban en la Escuela de Arte de María Ignacia, que cursaba gracias a su facilidad para las manualidades.

Tiempo después, formó pareja con Carlos Gracia, su compañero que la ayudó con las tareas en el campo y estuvo con ella hasta sus últimos días.

V PABLO HERNÁN GALÁN

En la pasada Navidad, falleció Pablo Hernán Galán, a la corta edad de 42 años, a manos de una cruenta enfermedad.

Nació el 28 de febrero de 1976, en esta ciudad. Era el hijo del medio de Elda Alicia Arregui y Miguel Ángel Galán, y el hermano de Juan Ángel y Paola Andrea.

Asistió al Jardín de Infantes 907, ubicado en Colombia y Salustiano Rivas, y luego a la Escuela 67 “Brigadier Martín Rodríguez”. Continuó sus estudios en la Escuela Técnica 1 de Villa Alduncin, donde aprendió de mecánica.

Pablo trabajó desde muy chico, en una frutería y en otros empleos. Luego se incorporó a una pyme que producía accesorios para mascotas, como collares, correas y canastos. Sus jornadas transcurrían en el taller, cuando su patrón le ofreció viajar por el país para vender los productos. Fue viajante durante más de cinco años, hasta que se sumó como empleado a la empresa Unipel.

En 1997 conoció a Zulma Inés Décima, la mujer que lo acompañó hasta el final. Se casaron el 3 de julio de 1998 y tuvieron tres hijos: Tomás Emanuel -que ya tiene 20 años-, Lucas –de 14- y Mateo Gabriel -9 años-, quienes lo aman y extrañan.

En el último tiempo, Pablo disfrutó al compartir reuniones del automovilismo zonal y prestó colaboración en tareas de mecánica.

Le gustaba mucho salir a pescar y llegó hasta la bahía de San Blas, junto a su cuñado, pero también practicó este deporte en arroyos y compartió con sus hijos jornadas apacibles en el Dique.

Las reuniones sociales lo animaban y se juntaba a comer con amigos, vecinos del barrio y compañeros de trabajo. Fue muy querido por aquellos que lo conocieron. Buen amigo, siempre estaba dispuesto a dar una mano, un consejo, una palabra de aliento. También fue excelente padre y muy buena persona.

V HÉCTOR ALBERTO PÉREZ

El 29 de diciembre pasado, se apagó la vida de Héctor Alberto Pérez, quien tenía 88 años. Sus restos mortales descansan en el cementerio parque El Paraíso.

Había nacido el 2 de julio de 1930. En su juventud, trabajó en el campo, en la zona de Gardey. Formó una familia y se incorporó a una compañía que realizaba obras de asfalto, hasta que ingresó en metalúrgica Ronicevi, donde se desempeñó durante 23 años hasta alcanzar la edad de la jubilación.

En paralelo, formó una familia con Marta, con quien tuvo tres hijos, y con el tiempo llegaron los nietos.

Fue un hombre con mucha energía, que adoraba sus plantas y animales, y sobre todo su quinta, que era su pasatiempo importante y productivo.

Durante su extensa vida, cosechó muchos amigos y afectos, que hoy lamentan su partida.

En la última etapa de la vida, sus nietos lo acompañaron en sus mejores momentos y también en los más difíciles.

En la despedida, su familia expresó: “Te vamos a extrañar y recordar siempre… Y siempre estarás en nuestros corazones”.

V NÉSTOR ALBERTO ACOSTA

El 30 de diciembre pasado, a los 67 años, murió Néstor Alberto Acosta.

Nació el 19 de noviembre de 1951 en Tandil. Por razones de trabajo de su padre, vivió en J.N. Fernández, Benito Juárez y en Estación López. En el paraje cercano a María Ignacia permaneció hasta que cumplió 20 años y allí terminó sus estudios. También en esta localidad conoció a su esposa Graciela Sequeira. Se casaron y tuvieron a sus hijos, Pedro Gustavo y Marcos Alejandro.

Trabajó en De la Garma, luego se trasladó a María Ignacia –Vela-, siempre en el campo. Sus hijos crecieron, y en el año 1989 se radicó en Tandil con su familia. Trabajó en Ronicevi y en  sus últimos años, como encargado del edificio de las galerías Centro y 9 de Julio.

Fue un excelente esposo, padre y abuelo. Vivió y trabajó con el único propósito de proteger y mantener unida a su familia.

“En nuestro corazón estará grabada eternamente su sonrisa y su bondad; ejemplo y enseñanza”, expresaron sus familiares y seres queridos.

//////////////////////////Relleno////////////////////////////////////

La información clara en los envases

de los alimentos permite tomar

decisiones de consumo saludables

 

Solicitan al Estado avanzar con medidas tendientes a prevenir el aumento del sobrepeso y la obesidad que se registra en Argentina. Promueven colocar sellos en los envases que indiquen “exceso de” y el nutriente crítico, como azúcares, grasas y sal.

 

 

La Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC Argentina) enfatizó sobre la necesidad de que el Estado avance con la implementación de una serie de medidas que busquen detener la tendencia de aumento del sobrepeso y obesidad que se registra en el país.

El etiquetado frontal de alimentos contribuye a la prevención del sobrepeso y de las enfermedades no transmisibles.

El sistema de advertencias, vigente en Chile, Perú y Uruguay, consiste en un etiquetado frontal más efectivo según la evidencia científica en cuanto a que favorece decisiones de consumo informadas y más saludables, e incentiva a la industria alimentaria a reformular sus productos para cumplir con los estándares recomendados.

En ese sentido, el sistema de advertencias en los envases de alimentos procesados tiene un rol central, ya que establece que aquellos productos que contengan exceso de nutrientes críticos como azúcares, sal o grasas deben incluir, en el frente del envase, un sello negro con la inscripción “exceso de…” seguido por el nutriente crítico correspondiente. Así, mientras más sellos tengan un producto, menos saludable es y por eso se desaconseja su consumo.

El sistema más efectivo

Estudios realizados en Latinoamérica han comprobado que el sistema de advertencias es superior a otros sistemas como el Nutriscore, el semáforo y el sistema de ingesta diaria recomendada GDA, en cuanto a que ayuda a que los consumidores puedan identificar con mayor facilidad los productos menos saludables e influir así en la compra de los mismos.

A estos estudios se suma la experiencia de Chile, donde el sistema de advertencias rige desde el año 2016 y las evaluaciones indican que el 68 por ciento de las personas ha cambiado sus hábitos alimentarios y el 20 por ciento de las industrias modificaron sus productos.

Lorena Allemandi, directora del área de políticas de alimentación saludable de FIC Argentina, afirmó que “la obesidad y el sobrepeso crecen de forma alarmante en Argentina” y destacó la importancia de “favorecer desde el Estado mecanismos para que los consumidores sepan qué están consumiendo y en base a esa información, puedan decidir qué productos comprar”.

“Actualmente la normativa no regula de manera efectiva la información que deben contener los envases de alimentos procesados, lo que habilita a que las empresas confundan al consumidor con mensajes engañosos y con técnicas que buscan atraer a los chicos al consumo de productos no saludables. Además, hay cuestiones claves que no están reguladas como, por ejemplo, la obligatoriedad de declarar el contenido de azúcar”, indicó Allemandi.

La necesidad de que la Argentina avance con un etiquetado en los alimentos también resuena en ámbitos internacionales.

La relatora de Derecho a la Alimentación de la ONU, Hilal Ever, en su última misión en el país observó que la regulación actual en Argentina sobre la información que contienen los envases de alimentos no alcanza los estándares recomendados.

Además, resaltó el rol de los ultraprocesados en la malnutrición actual del país, dado que Argentina es el principal consumidor de estos productos en la región.

A su vez, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) emitió sus recomendaciones tras la última evaluación al Estado argentino, donde señaló que es necesario tomar las medidas efectivas para disuadir el consumo de alimentos y bebidas dañinos para la salud.

Entre el paquete de medidas que el Comité recomendó para tal objetivo, mencionó el fortalecimiento de la regulación del Código Alimentario Argentino en cuanto al etiquetado frontal de alimentos.

En la Argentina el 57,9 por ciento de la población adulta tiene exceso de peso y en adolescentes de 13 a 15 años, el sobrepeso y la obesidad aumentó del 24,5 al 28,6 por ciento del 2007 al 2012, según la última Encuesta Mundial de Salud Escolar. Por otro lado, la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (2004-2005) indicó que 10,4 por ciento de los niños de 6 meses a 6 años tienen obesidad infantil.

La estrategia

El etiquetado frontal de alimentos requiere de un perfil nutricional que le dé sustento y sirva para delimitar el umbral de contenido recomendado de cada nutriente crítico en cada caso.

Es por eso que otro paso fundamental para avanzar con una regulación integral de los envases de alimentos es adoptar un modelo de perfil de nutrientes basado en evidencia científica y alineado con las recomendaciones alimenticias de Argentina.

En este sentido, la OMS recomienda que las clasificaciones de los perfiles nutricionales se correspondan con las recomendaciones de las Guías Alimentarias nacionales.

Sobre este punto, una investigación realizada por FIC Argentina entre 2017 y 2018 sobre los distintos sistemas de perfiles de nutrientes demostró que el de la Organización Panamericana de la Salud es el que más se adapta a las guías alimentarias de nuestro país, lo que indica que debería ser el perfil adoptado. (NA)

 

///////////////otro relleno//////////////

EN EL VERANO

 

Advierten sobre las consecuencias

de los cambios de temperatura

 

Limpiar los filtros de los aires acondicionados regularmente, tomar dos litros de agua por día y consumir alimentos con vitaminas C, A, E, hierro y zinc es “fundamental” para evitar enfermedades respiratorias y cardiovasculares, que pueden presentarse en verano por los cambios bruscos de temperatura, afirmaron especialistas.

“Las alteraciones bruscas propias del clima en verano, que pueden alcanzar amplitudes térmicas muy marcadas de la noche a la mañana, así como los cambios repentinos naturales o artificiales en la temperatura y la humedad ambiental, generan un impacto sobre el organismo”, afirmó a Télam el médico Ernesto Crescenti.

El investigador y director del instituto de inmunooncología que lleva su nombre explicó que además, en el caso del calor extremo, los niveles de polen y otros alérgenos son mayores, por lo que el cuerpo se vuelve vulnerable al entorno, “ya que se ve forzado a adaptarse constantemente”.

“En este ajuste el sistema inmunológico cumplirá un rol fundamental, debido a que es el encargado de defender al organismo ante infecciones. Si nuestras defensas están débiles o menos activas de lo normal, nos convertimos en un blanco fácil para contraer enfermedades bacterianas o virales”, detalló.

El especialista señaló que para un sistema inmune saludable se debe mantener el cuerpo hidratado con dos litros de agua al día y consumir más vitaminas C, presente en cítricos, melón, kiwi, morrón y tomate; A, presente en hígado, huevos y lácteos, y E, que puede encontrarse en aceite de germen de trigo, soja u oliva, cereales, arroz, vegetales de hoja verde y frutos secos.

También es necesario consumir alimentos que contengan hierro (hígado, carne, pescado y huevos), zinc y selenio, presentes en casi todos los alimentos, aconsejó Crescenti.

“Por supuesto que también ayuda al organismo evitar situaciones de estrés, realizar actividad física y asegurarse un buen descanso, medidas sumamente recomendables para la salud general”, agregó el médico.

Con respecto a los aires acondicionados, la experta en olfato y alergista Stella Cuevas señaló, en diálogo con esta agencia, que “su mal uso o abuso quitan la humedad del ambiente, lo que favorece cuadros inflamatorios e infecciosos”.

“Además, los filtros juntan polvo y rara vez se limpian, y todo eso contribuye a la aparición de rinitis, laringitis, faringitis y hasta cuadros de neumonía”, alertó la presidenta de la Asociación de Otorrinolaringología de Buenos Aires.

Y agregó que “el aire acondicionado debe brindar confort y no dar refrigeración, por lo que la temperatura ideal es 24 grados”.

“El organismo debe adaptarse lenta y gradualmente a su uso, y también hay que tener muy presente la importancia de la hidratación de las personas, que mejorará su metabolismo, estado de la piel y mucosas”, completó.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario