Volveremos, volveremos

Diego Armando Maradona levanta la Copa del Mundo en México ´86, la última hazaña del seleccionado nacional

El Eco

“Volveremos, volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser campeones como en el ´86”.

Creo que canto esa canción desde que tengo memoria. Cuando Diego Armando Maradona deslumbró al mundo en el Mundial de México y alzó la Copa apenas tenía un año y algunos meses. Sí tengo memoria de todas las desilusiones posteriores:

En el ´90, en el living de casa en Mar del Plata, veíamos como el uruguayo Codesal cobraba un inexistente penal de Roberto Sensini sobre Rudi Völler y luego Andreas Brehme sellaba el triunfo alemán. No entendía mucho. Pero recuerdo lágrimas de los más grandes de la familia tras perder la Copa.

-En el ´94 estaba en cuarto grado y el Mundial de Estados Unidos lo vimos en el colegio. Gritamos con el gol de Diego ante los griegos y nos pusimos tristes cuando Dumitrescu y Hagi hicieron que Rumania nos gane 3 a 2 en los octavos de final.

-En el ´98 pensábamos que íbamos a llegar lejos. Pero el sábado 4 de julio se terminó nuestra ilusión cuando perdimos con Holanda y el “Burrito” Ortega golpeaba a Van der Sar y lo sacaban del partido.

-En el ´02 creía que seríamos campeones. Me gustaba mucho el estilo Bielsa. Pegámos muchos madrugones en casa para ver los partidos, pero nos mandaron rápido a casa: nos eliminaron en primera ronda.

-En el ´06 ya estaba convencido de que nos tocaba a nosotros. Ya habían pasado 20 años de aquella conquista en México. Román en su mejor momento lo iba a poder hacer. No fue así. Los alemanes y los penales nos dejaron afuera en cuartos.

-En el ´10 no tenía mucha confianza en el equipo, pero sí en el técnico: Diego Armando Maradona. De unos buenos primeros partidos a un batacazo en cuartos, otra vez frente a los alemanes, pero ahora por 0-4. Lo miramos en Buenos Aires, donde estábamos viviendo, en la casa de unos amigos y todo fue tristeza.

-En el ´14, viviendo en Tandil ya, seguimos paso a paso al equipo de Sabella hasta que llegó a la final. Pensábamos que íbamos a dar la vuelta en Brasil (ya la estábamos dando) y que quedaría para la historia la selección de Messi y sus amigos. Pero Mario Götze en tiempo suplementario nos amargó una vez más.

Hace más de 30 años vengo cantando y repitiendo la misma canción. Crecí a la par de la misma, me recibí, me mudé, me casé, tuve un hijo…¡y sigo cantándola!

Me gustaría mucho poder empezar una nueva etapa y sumar estrofas a la icónica melodía. Ya estamos preparados para ver a la selección de Sampaoli en acción. Buscamos en Google Maps donde queda el Otkrytie Arena, el estadio del debut ante Islandia el próximo sábado 16 de junio. Espero poder contarle a mi hijo Cruz que cuando él tenía apenas un año y unos meses, repetimos la historia que me tocó vivir a mí. Espero. Mientras tanto seguiremos analizando lo que se viene en el Mundial de Rusia 2018.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja tu comentario