fbpx El director del Hospital elogió la fortaleza del Sistema de Salud y la inversión constante – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El director del Hospital elogió la fortaleza del Sistema de Salud y la inversión constante

El doctor Fernando Fernández repasó las diferentes acciones que se implementaron con el objetivo de hacer frente a la pandemia de coronavirus. Destacó que las políticas públicas ejecutadas en los últimos años facilitan el trabajo del centro asistencial para poder enfrentar la situación que se vive actualmente en país, con equipamiento, infraestructura y recursos humanos capacitados.

El Eco

La salud pública siempre ha sido una de las grandes prioridades establecidas por el intendente Miguel Lunghi para su gobierno, que todos los años destina una importante parte del presupuesto comunal para invertir en adquisición de equipamiento de última tecnología, mejorar la infraestructura, ampliar áreas, capacitar al personal y ofrecer un servicio igualitario y de excelencia a los tandilenses.

El director médico del Hospital Fernando Fernández explicó que “tenemos tres reuniones semanales con el equipo de electromedicina, porque tenemos alrededor de 1.200 aparatos que usan los médicos en el Hospital. Producto de eso, de tener en cuenta que la medicina hoy se lleva adelante con el apoyo de la aparatología; nosotros estratégicamente contamos con este sector y además con el asesoramiento de un ingeniero en este tema”.

Y agregó que “en estos últimos dos años hemos tenido de rutina, lunes, miércoles y viernes, una reunión a primera hora, para estar, permanentemente previendo y haciendo que todas las áreas sean relevadas mensualmente si están cumpliendo con los protocolos de mantenimiento de cada aparato que consta. Nos juntamos para programar qué es lo que hace falta para cuando tenemos ingresos, donaciones. No se compra cualquier cosa, ni cualquier marca. Tratamos inclusive de homologar marcas para después, cuando hacemos mantenimiento y buscamos repuestos, podamos conseguirlo y podamos ser más eficientes”.

“Por nombrar algunos, los aparatos para operar hoy funcionan, aparatos para operar con laparoscopia. En los pisos hay distribuidos aparatos para revertir un paro cardíaco y deben estar en condiciones. Monitores para cuando se usa un respirador que esté informándonos qué pasa con ese respirador. Eso nos lleva a que cuando nosotros nos encontramos con la presencia de esta situación, podría haber sido otra, podría haber sido un accidente o un incendio, estemos preparados. O sea nosotros no estábamos preparados puntualmente para esto pero sí preparados para brindar un servicio a la población en caso de ser necesario, en caso de ser catástrofe. Mientras tanto, también estamos preparados en forma de rutina para estar a la altura de las circunstancias y no vernos desbordados”, destacó.

Fernández también indicó que “aparte de lo que es el aparato en sí, después a ese aparato hay que enchufarlo en algún lado; requiere oxígeno, requiere aire comprimido, requiere buena electricidad, requiere un estabilizador de corriente y ese trabajo también se hizo. No alcanza solamente con tener el aparato, hay que tener la zona edilicia donde se va a usar en condiciones, hay que tener la electricidad y los protectores para que ese aparato no se queme, no se rompa”.

Trabajar de forma estratégica

“Se actuó en forma estratégica para que hoy, nos encontremos con un buen número de respiradores, para ser exactos 20 respiradores, y el soporte por si alguno de esos respiradores se nos cae, porque por supuesto más allá de que estén bien atendidos y bien mantenidos, podemos tener accidentes y frente al accidente, tenemos soportes para que eso siga funcionando”, precisó.

“Esta política de planificación, inversión, esta visión estratégica de equipamiento hace que esta pandemia haya tomado a el Hospital bien preparado para enfrentarla. Además hay que tener plasticidad. Por ejemplo, cuando la guardia no funcionó, porque hubo que hacerle toda la reforma edilicia, tuvimos la plasticidad para funcionar un mes y medio en cardiología”.

El médico valoró que “tenemos normativas de funcionamiento, tenemos institucionalidad, pero tenemos que tener la plasticidad para adaptarnos y ver qué es lo más conveniente en cada momento. Eso nos vino bien, la experiencia que tuvimos hace que hoy también, cardiología que en su momento se usó para dispensar una actividad de guardia, hoy se la requiera para otra actividad que va a ser una segunda terapia intensiva, con una capacidad de ocho camas con su respirador, con su monitor, y con su bomba de infusión de medicamentos”, indicó.

El director señaló que “no se termina en los respiradores, tenemos respiradores en ese número que dije, pero eso necesita un monitor porque una vez que al paciente se lo respira, después tiene que saber qué le está pasando en todos sus signos vitales, para eso el monitor. Y a su vez, la medicación ya no se pasa más con una manguerita, ni con un cañito, se pasa con una bomba específica que va, y a esas bombas las tenemos para que cumplan ese rol. Todo eso no lo tuvimos que salir a buscar, lo teníamos. Eso es muy importante y es producto de que haya una política sostenida en el tiempo y que jerarquiza la salud”.

En cuanto a las cuestiones específicas que hubo que adquirir para la pandemia, puntualizó que “como es de público conocimiento para esta cuestión puntual de los que es un cuadro viral, de fácil transmisión aérea, tuvimos que buscar elementos específicos para eso. Como pueden ser barbijos quirúrgicos, barbijos más sofisticados para maniobras en pacientes donde los médicos están más expuestos, camisolines, antiparras porque este virus puede entrar por las conjuntivas. De eso teníamos, y teníamos previsto una razonable cantidad para el movimiento que nos demanda pero nunca para un virus que es nuevo. Pero se está comprando el material. También nadie desconoce que está muy difícil por más que uno quiera comprar y tenga la predisposición para comprar, dependemos de que la oferta no está siendo atendida. Pero esas son variables que nosotros no manejamos”.

Estar preparados

“Se nos ha preguntado si todo lo que estamos preparando no se usara en su totalidad, y la verdad que estaría mucho más que contento si eso llegara a suceder. Yo tengo que prever por la responsabilidad que tengo, no me estoy excediendo de ninguna manera, yo creo que estoy viendo en el mundo, en otros países. Tengo que tomar como válido el tema de prepararme de la mejor manera para esta situación. Ojalá, que en alguna cosa me esté sobrando algo de lo que preparé”, detalló.

Desde la llegada de la pandemia en el mundo se habla del colapso de los sistemas de salud, en este sentido Fernández explicó que “el riesgo del colapso siempre está porque uno no maneja fácilmente la demanda. El hospital es un elemento más en salud que va a tener, en este caso, el segundo nivel. Lo complicado. El paciente que no puede estar en la casa, que no puede atenderse en un centro de salud comunitaria, ese paciente vamos a atender. Pero celebro que se tomaron conductas muy buenas previas. Nuestro Intendente cuando vio este tema nos juntó, y vimos, coincidimos con él, en la idea de que había que prevenir. Se tomaron las decisiones que nos excedían a nosotros como médicos que tenían que ver con disminuir toda la carga del turismo, que no siguieran funcionando hoteles o restaurantes. Después se apoyó el tema de la cuarentena. Todo eso hace que, seguramente, vaya a mejorar la situación. Puede que no alcance todo lo que hagamos pero eso hay que valorarlo como una decisión estratégica, algo muy bueno que se hizo”.

Desde su óptica, “hay que sostenerlo, me excede el tema globalmente, son cuarentenas que van modificándose de acuerdo a la situación, teniendo contempladas otras áreas que no es la salud. Pero convengamos que esta visión de priorizar la salud y tratando de manejar lo otro de manera que la sociedad pueda seguir funcionando. Creo que se puede tener un equilibrio. Este punto es muy importante. El Hospital solito por más que tenga respiradores, que tenga estos elementos, de nada serviría si no se hubieran tomado estas medidas que son fundamentales”.

Los recursos humanos y la infraestructura

Por otra parte, Fernando Fernández evaluó que “se mantiene un tejido del personal de salud. Yo no hablaría de los médicos, un entretejido del personal de salud. Hoy no se concibe que el médico pueda trabajar solo, si no tiene el administrativo, la enfermera, la mucama, la asistencia de los otros quehaceres (plomería, gas, electricidad), no podría funcionar. Hemos tenido una política privilegiando no sólo al médico, también se le ha dado un lugar de relevancia al administrativo, con una dirección para la administración, se ha jerarquizado la enfermería con concursos, con apoyo, apoyando la parte de docencia en los médicos, los enfermeros y las mucamas también entrenan a personas de la comunidad, a colegios y a instituciones. Todo eso hace que nos paremos mejor”.

En simultáneo, destacó que “tenemos técnicos en laboratorio, en radiología, en quirófanos. Yo creo que se ha trabajado muy bien en todos esos aspectos con una política muy seria, entendiendo la salud como un todo. Y con distintos actores que son todos muy importantes. La política fue aplicada en todo el Sistema Integrado de Salud. Yo hablo del Hospital porque es mi dirección”.

 

Sólidos muros

 

“Ediliciamente, aunque es un hospital de muchos años, le estamos encontrando las soluciones para brindar la atención. Se están tomando las medidas de funcionamiento y de  aprovechamiento de todo el espacio, con áreas verdes o limpias, de patologías que no tienen que ver con esta situación viral; y áreas en las que se van a internar personas con este virus para tratar de generar un aislamiento y un trabajo de aprovechamiento de los recursos por áreas”, precisó.

“Se llevó la maternidad y la neonatología estratégicamente para sacar a estas personas que iban a estar involucradas en un foco de permanente tránsito de esta problemática. Esos lugares que quedaron libres ya se adecuaron para cumplir el rol de atención a pacientes respiratorios y con el problema viral. Tal es así que maternidad se dotó de todo un sistema de gases, oxígeno y aire comprimido para que todas las camas del Hospital cuenten con todos estos elementos para ser utilizados y podamos tener esta actitud plástica. Hoy nos sirve para maternidad, pero el día de mañana podemos conectar un respirador”, afirmó.

Además, adelantó que “hemos aumentado la cantidad de camas y establecido una estrategia en su uso y se le cambió la funcionabilidad. Hemos aumentado camas específicas para terapia intensiva y tenemos capacidad para aumentarlo un poco más porque en neonatología, en caso de necesitarlo, tendríamos una tercera terapia intensiva. Tenemos dos con la habitual y la que se montó en cardiología, pero tenemos los elementos para conformar una tercera y maternidad está destinada a internación. Los pacientes que se internen en otras áreas, están todas preparadas porque tienen en su cabecera para brindarle el oxígeno, para aspirar las secreciones, y todos los elementos para darle soporte. No es un respirador, pero se le puede poner la máscara de oxígeno con reservorio, y asistirlos en la parte respiratoria”.

“Otra medida estratégica es que se puso una farmacia con una ventana hacia el exterior para evitar que las personas que requieren ese servicio circulen dentro del Hospital. Además el paciente que está imposibilitado de venir al Hospital, nosotros con un voluntariado le estamos acercando la medicación a su domicilio”, contó.

Y anticipó que “se está trabajando en el cambio de circulación del Hospital” para que “por determinadas áreas se quiere que circulen determinadas patologías. Por eso se están destinando la sala tercera y cuarta y oncología, que están juntas, para pacientes que no tienen este tipo de problemas. Entonces esos sectores quedan aislados del resto”.

“Y eso a su vez está contemplado por el sistema de ascensores, que se renovaron como parte de las políticas de inversión, y que nos permite movernos dentro del Hospital de otra manera. Por ejemplo se puede salir de las salas tercera y cuarta ir por subsuelo y subir a quirófanos, sin tocar áreas sucias -zonas sin circulación de pacientes infectados- y volver con el paciente que no tiene este problema de salud con el virus, resolviéndole su problema y evitando que se contamine con el virus”, completó.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario