fbpx En medio de la pandemia, las noticias ambientales dan aliento y revelan menor contaminación – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

En medio de la pandemia, las noticias ambientales dan aliento y revelan menor contaminación

Una especialista en calidad del aire aseguró que en Tandil, como en el resto del mundo, los índices de polución ambiental están disminuyendo. Se refirió a que son tiempos de respiro para la naturaleza y, con la salud como prioridad, planteó que se está ante la oportunidad para repensar las formas de vida en la ciudad.

Mariano Leunda

Mientras hay índices que no paran de subir, como los de contagio, muertes y ciudades o países afectados por la pandemia, hay otros que van en descenso y generan una esperanza para el planeta. Es que debido a la expansión del Covid-19 y al confinamiento impuesto en la mayoría de países del mundo, la contaminación ha bajado drásticamente y, en este sentido, Tandil no es la excepción.

Los instrumentos orbitales diseñados para controlar la calidad del aire recogieron una caída sustancial de la concentración de contaminación por dióxido de nitrógeno a raíz de esta cuarentena preventiva, social y obligatoria que tiene casi a la mitad de la población mundial en suspensión.

“Le estamos dando un respiro a la naturaleza”, aseguró Beatriz Sosa, especialista en estudiar la calidad del aire e integrante del Centro de Investigaciones y Estudios Ambientales (Cinea), de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional del Centro (Unicen).

“Sin dudas el acatamiento al aislamiento de la población ha mejorado nuestro aire urbano”, confirmó, y destacó que esta situación generada por el coronavirus podría ser vista como una oportunidad para repensar las formas de vida en la ciudad. Estimó, además, que a raíz del cuidado de la salud puedan resultar mejoras de la calidad de vida de la población en otros aspectos a los que no se le estaba dando prioridad.

Finalmente, cerciorando de que el trabajo debe ser en conjunto, propuso un cambio de paradigma que requiere transformar hábitos, patrones de conductas, de pensar en una movilidad urbana sostenible y de salir de ciudades que se preparan para un creciente parque automotor hacia otras que planifiquen modos no motorizados o con energías más limpias.

 -El ambiente en tiempos de cuarentena. ¿Dónde centrar la atención en el contexto del Covid-19?

-Parece que estas semanas tenemos un nuevo protagonista, que es el ambiente y nuestra mirada con mucha atención a la naturaleza.

-¿Qué es el ambiente?

-Hoy más que nunca tenemos un buen ejemplo para entender claramente que cuando nos referimos a ambiente no lo hacemos como sinónimo de naturaleza. Si bien el hombre como especie le pertenece, tiene la capacidad de diferenciarse por su alta demanda de recursos y su capacidad para ejercer presiones con impactos negativos sobre el sistema. Así el concepto de ambiente queda definido por elementos de la población y su entorno natural y una infinita gama de interacciones entre ambos. El sistema ambiental es complejo y dinámico.

-¿Qué es un problema ambiental? ¿Por qué en esto días hablamos de que estamos dando un respiro al ambiente? ¿o será a la naturaleza?

-Los problemas ambientales son desequilibrios que surgen con la interacción de las actividades humanas y el medio natural donde estas se desarrollan. Lo real es que el respiro se lo estamos dando a la naturaleza, cuando bajamos la presión que ejercemos sobre ella debido a la merma de actividades por la cuarentena. Pero también le damos un respiro al ambiente y a nosotros mismos dentro de esa naturaleza; como actores motores de la interacción que define al término ambiente, también recibimos los impactos positivos o negativos de estos cambios en el nivel de actividad.

-¿Cuáles son las áreas que nos importan hoy abordar en el contexto del Covid-19 y cómo se relacionan esto con lo ambiental?

-Con toda la información que abunda sobre el tema son en general fácilmente identificables. Si vemos el aspecto socioeconómico se pueden mencionar el impacto en los mercados financieros, en el comercio, en el trabajo, en la tecnología y en lo político, entre otros. El tema es cómo haremos para, sin desatender todo ello, preservar la salud evitando los contagios mientras se encuentra una cura y la vacuna. Podemos incluir aquí al ambiente cuando tenemos una mirada más amplia y revisamos qué pasa en el medio que nos rodea, incluyendo la naturaleza. En esta mirada, un recurso natural que toma protagonismo, por ejemplo, es el aire. ¿Qué está sucediendo con la calidad del aire? Este protagonismo responde a que se pueden observar cambios rápidamente para grandes áreas. Un ejemplo de público conocimiento es que se ve el Himalaya desde lugares que habitualmente no se puede; otro ejemplo es el descenso significativo de contaminantes como el gas NOx (combinación de óxido nítrico y dióxido de nitrógeno) y el material particulado (PM) en suspensión en áreas urbanas debido a la muy baja actividad del transporte. En Argentina estamos viendo cómo la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) trabaja a contrarreloj para poder contarnos como ello está evolucionando. Estos cambios son un beneficio para el ambiente en dos temas muy importantes la salud y los impactos en el cambio climático.

-¿Qué pasa con la calidad del aire en Tandil?

-Sería erróneo pensar que los problemas de contaminación del aire conciernen sólo a las grandes ciudades o metrópolis. La generación eléctrica y de calefacción así como el transporte son responsables de dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero según ha informado la Agencia Internacional de Energía el año pasado. Estudios que llevé adelante entre 2012 y 2015 en el marco de mi tesis doctoral aportaron información sobre el estado de la calidad de aire en la ciudad. En ese momento se tuvo en cuenta para el análisis las fuentes de emisiones fijas y móviles. Las concentraciones de contaminantes halladas para el PM10 (inferior o igual a 10 micras) en algunas ocasiones se acercaron a las que se dan en la ciudad de Buenos Aires, en tanto que las de PM2,5 (inferior o igual a 2.5 micras) estuvieron más cercanas a los niveles que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). En líneas generales, podemos decir que cuando hay posibilidad de medir en Tandil concentraciones de contaminantes en la atmósfera ya se encuentran signos de contaminación por las actividades urbanas.

-Estos niveles de contaminación ¿cómo se ven afectados en estas semanas de cuarentena?

-Sin duda el efecto es positivo. Tandil tiene un importante parque automotor, cuenta con un transporte público que ofrece más recorridos que otras ciudades vecinas de similar tamaño, pero aún así el uso del vehículo particular es muy elevado. Además, una gran proporción de vehículos es diésel (en 2013 era el 54 por ciento), que emiten partículas menores a un micrón, y son muy perjudiciales para la salud. Sin dudas el acatamiento al aislamiento de la población ha mejorado nuestro aire urbano. Consulté con especialistas de la Conae si podemos ver los efectos de este cambio de la actividad vehicular en Tandil en imágenes satelitales, pero aún se está evaluando si esta herramienta es la adecuada para estudiar dichos cambios en ciudades no tan extensas en superficie como la nuestra. Habrá que esperar a ver cómo evolucionan las actividades y si podemos tener información útil de estas imágenes para nuestro caso.

-¿Cómo podemos ver estratégicamente, en relación al ambiente, una oportunidad de mejora si comparamos un antes y un después del Covid-19?

-Creo que lo principal es no desviar la atención y atender lo más urgente que es la salud; todos estamos alineados en que es nuestra prioridad. Hablar en términos estratégicos significa tomar decisiones y planificar acciones que permitan alcanzar determinados objetivos a futuro. En el área que mejor conozco, el recurso aire, implica identificar los factores que son una amenaza a la salud y actuar sobre ellos. Existen eventos puntuales y muy significativos como el Covid-19 que evidencian muy rápidamente impactos negativos cuando no hay certidumbre de lo que sucede en nuestro ambiente o qué soluciones podemos dar a ello. Pero también, existen otros eventos que conocemos mejor y sobre los cuáles podemos tomar decisiones y actuar antes de que sean críticos. En 2013, la OMS y la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC) determinaron que la contaminación del aire exterior es cancerígena para el ser humano; la mezcla de contaminantes presentes en el aire implica un riesgo a la salud pública, y se relaciona estrechamente con las partículas provenientes de la combustión.

En definitiva, y para ir cerrando, el transporte es uno de los factores más críticos que debe gestionarse correctamente para evitar el contagio mientras intentamos recuperar la normalidad de nuestras actividades. Al mismo tiempo es la fuente principal de contaminación del aire en las áreas urbanas. Los cambios rápidos que se han dado en la calidad de aire en estos días indican que su degradación es un impacto reversible y en un breve período de tiempo; pero, por sobre todo, nos muestran una vez más que depende de nosotros el cambio y que es un trabajo conjunto. Cuando hablamos de transporte y sus impactos en la salud estamos todos incluidos. No sólo las grandes corporaciones. Es un cambio de paradigma que requiere cambiar hábitos, patrones de conductas, de pensar en una movilidad urbana sostenible y de salirnos de ciudades que se preparan para un creciente parque automotor a otras que se preparen para modos no motorizados o con energías más limpias.

Con la oportunidad de cambiar

Para la especialista, esta situación de la pandemia por coronavirus puede ser vista como una oportunidad para repensar las formas de vida en la ciudad, y cómo el hecho de mejorar el cuidado de la salud puede repercutir en mejoras de la calidad de vida de la población en otros aspectos a los que no se estaba dando prioridad.

“Si cuidamos el ambiente, nos cuidamos a nosotros, es obvio, pero lo obvio no siempre es la prioridad”, advirtió. Explicó, entonces, que el ambiente es un sistema complejo, al accionar un cambio en su interior se producen muchos otros y afecta a muchos aspectos de lo social, lo económico y lo natural.

“Sin dudas, en medio de esta dolorosa situación que se vive a nivel mundial y que nos afecta colectiva e individualmente, las noticias ambientales en estos días traen una cuota de aliento, un premio al aislamiento, donde disfrutamos de observar los beneficios que se registran para el aire, el agua, el suelo, los animales y la vegetación; nos queda el desafío de asegurar estos cambios positivos a futuro”, entusiasmó y sugirió revisar una información que refiere a los osos pandas en el zoológico.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario