fbpx A 20 años de la gesta rojinegra en Zárate – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
PROVINCIAL DE BÁSQUETBOL

A 20 años de la gesta rojinegra en Zárate

El 24 de marzo de 2000, Independiente vencía en tres suplementarios a Náutico. El 140-139 significó un record de puntos para el básquetbol argentino. Los tandilenses terminaron con cuatro jugadores en cancha. Zulberti y Trapote, dos de los protagonistas, repasan esa noche épica.

Cuñado y Lamare, trabajando en defensa. La imagen pertenece a la edición del 25/3/00 de este Diario.

Internet

 

Por Fernando Izquierdo, de esta Redacción

[email protected]

 

El 24 de marzo de 2000, el básquetbol de Independiente disfrutaba una de las victorias más inolvidables de su historia.

En el inicio del play off por una de las semifinales del Provincial de Clubes, derrotaba después de 55 minutos a Náutico Zárate en esa ciudad, logrando un triunfo clave para sus aspiraciones de llegar a la extinta Liga C.

La trascendencia del juego y el alto contenido emotivo de éste colocan sin dudas a esa noche entre las más preciadas en la memoria rojinegra.

Bajo la conducción técnica de Carlos Zulberti, Independiente presentaba un plantel de suma jerarquía para la categoría. Con la experiencia y jerarquía de Pablo Lamare (campeón de la Liga Nacional A con Independiente de General Pico, un lustro antes), el aporte de los foráneos Alejandro Fortes y Santiago Cuñado, y dos emblemas formados en el club como Fernando Cano y el talentoso Lautaro Morel.

El encuentro, ya nivelado en la primera mitad (47-47, en épocas en las que aún se jugaba a dos períodos de 20 minutos), necesitó tres suplementarios para destrabarse.

El primero finalizó en tablas en 14, luego se mantuvo la paridad con 17 tantos por lado y, en los cinco minutos que terminarían siendo los últimos, Independiente prevaleció por 10-9.

Los 279 puntos que se convirtieron representaron en ese momento un record para el básquetbol argentino en todas sus categorías.

Jugar quince minutos más de lo habitual, decantó en una lógica acumulación de faltas personales que condicionó a ambos, pero sobre todo a los rojinegros, que viajaron con apenas diez jugadores. A tal punto, que debieron disputar los pasajes finales con cuatro.

Además, el goleo presentó cifras exacerbadas, no sólo en lo colectivo, sino también en lo individual. Rodrigo Rítoli, de los locales, lideró con 44, y para los de esta ciudad hubo 43 de Cuñado y uno menos de Lamare.

Independiente tuvo su gran chance en el primer suplementario. Con ventaja de cuatro (113-109) a escasos segundos del epílogo, Morel cortó con falta. El local anotó el primer libre, tomó el rebote del malogrado segundo y embocó el triple con el que condujo el juego a una nueva prórroga. Consumó así una jugada que parecía de película.

Pese a ello, terminaría siendo un desenlace feliz para los rojinegros, que festejarían con apenas cuatro jugadores en el rectángulo, Lamare rodeado de los jóvenes Trapote, Gallardo y Lumovich.

Nueve días más tarde, Independiente cerraría la serie en el Duggan Martignoni, imponiéndose por 87-76. Con ello, consiguió el pasaje a la Liga C, en el que es su último ascenso en cancha hasta hoy.

 

La síntesis

 

NÁUTICO ZÁRATE 139

Suárez 5, Misenta 37, Rítoli 44, Nash 14 y Pineda 30 (f.i.) Melo 4, Giménez 5 y Gómez 0. DT: Augusto Pastore.

INDEPENDIENTE   140

Lautaro Morel 3, Fernando Cano 6, Pablo Lamare 42, Gustavo Fortete 26 y Santiago Cuñado 43 (f.i.) Dardo Zumpano 6, Juan Figueroa 2, Juan P. Trapote 7, Luciano Gallardo 4 y Federico Lumovich 1. DT: Carlos Zulberti.

Cancha: Náutico.

Árbitros: Horacio Sedán (Bahía Blanca) y Fabricio Vito (La Plata).

Primer tiempo: Náutico 47-Independiente 47.

 

 

 

 

 

 

El recuerdo de Trapote

 

 

 

Seguramente, Juan Pablo Trapote no imaginaba, rumbo a Zárate, que tendría tantos minutos y terminaría en cancha un juego tan cerrado.

Con 18 años, era uno de los juveniles del plantel rojinegro. El curso del encuentro ante Náutico, con varios de sus compañeros eliminados por acumulación de faltas, puso al interno en el rectángulo hasta el cierre.

A veinte años de ese cotejo, Trapote aún mantiene vivas algunas sensaciones: “Recuerdo que terminamos marcando con una defensa zonal, armando una especie de cuadrado, obviamente, al ser uno menos, no podíamos defender individualmente. Lo que me quedó muy grabado es que ellos fallaron un último lanzamiento, cómodo, para ganar el partido. Ahí vino todo nuestro estallido, dejando atrás toda esa angustia y esa tensión. Pablo (Lamare) y Santiago (Cuñado) la rompieron toda. Cuando Santiago salió por faltas, Pablo se puso el equipo al hombro, el resto ayudamos desde nuestro lugar, con nuestra inexperiencia, tomando alguna responsabilidad cuando no quedó otra y nos vimos obligados”.

Trapote recuerda otros detalles como a “’Gallo’ (Luciano Gallardo) metiendo dos libres. Él no era muy confiable en la línea, pero ahí se bancó la presión y los embocó. También recuerdo cuando Lautaro (Morel) cortó con falta y lo queríamos matar, ganábamos por cuatro y ya terminaba. También tuvo mala suerte, pobre, ellos hicieron una jugada insólita, metiendo un libre, cacheteando el rebote del segundo y metiendo un triple desde la esquina, casi sin ángulo. Después, Lautaro se adjudicaba que el partido llegó al record de puntos gracias a él, jaja”.

 

 

 

Zulberti

 

 

Carlos Zulberti, entrenador de Independiente aquella noche zarateña, también realiza su repaso: “Náutico tenía un equipo tremendo, eran casi invencibles. Nos preparamos muy bien para esa serie. En Zárate hicimos un juego extraordinario, fue un partido cambiante, nos intercambiábamos el mando en el marcador. Terminamos con cuatro jugadores, lo que jugó Pablo Lamare esa noche fue una cosa de locos. Fue un día histórico, un inolvidable. Es un partido que no se olvida nunca por todo lo que dieron los jugadores”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario