fbpx A catorce años de la despedida de Traverso – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
UN ADIÓS CON EL SELLO DEL "FLACO"

A catorce años de la despedida de Traverso

Un festejo de Traverso, un clásico en la historia del automovilismo argentino.

Archivo

El 7 de agosto de 2005 decidió no largar la serie en Olavarría y así le ponía punto final a su extensa y exitosa trayectoria. Al día siguiente oficializó que dejaba de correr. “Exprimí hasta la última gota de pasión que tenía”, afirmó por entonces quien fuera campeón de TC en seis oportunidades.

Sucedió en Olavarría, una fría mañana del domingo 7 de agosto de 2005, ese día el automovilismo argentino se conmocionó. Luego de una madrugada con temperaturas bajo cero, los boxes del Turismo Carretera se preparaban para la primera serie. Desde el tercer lugar debía largar Juan María Traverso con el Torino que atendía el equipo de Urtubey, sin embargo todos quedaron atónitos cuando el “Flaco” decidió no ser de la partida.

“No corro”, fue la respuesta que Traverso, sin su buzo antiflama, le dio a Marcos Laborda, su responsable técnico minutos antes de ponerse en marcha el parcial. Luego de una extensa reunión con Alejandro Urtubey, a las 10.40 puso primera en su Jaguar y se fue del circuito.

Se cumplieron ayer catorce años de aquella jornada en el autódromo Hermanos Emiliozzi, donde luego de diferentes versiones, el retiro de Traverso se oficializó al día siguiente. Así el piloto de Ramallo le ponía punto final a una trayectoria de treinta y cinco años, llena de pergaminos.

“Eran las 8.30, estaba tomando mate con el “Toto” Etchegaray. Me fui a poner el buzo para correr la serie y en esos diez segundos hice un click, me pasaron los treinta y cinco años corriendo por la cabeza, y me dije: ‘No corro más’. Volví con el Toto y le dije, ‘No voy a correr más’, ¿Que pasó, te peleaste con alguien? me preguntó, y le dije, ‘no tengo más ganas de correr’. ‘Te felicito’ me dijo el Toto y me dio otro mate”, explicó a su estilo Traverso, campeón de TC en seis oportunidades (1977, 1978, 1995, 1996, 1997, 1999).

“Estaba convencido de seguir, hasta que antes de la serie sucedió lo que ví en otros pilotos y en otras épocas. Quería dejar de correr el día que dejara de tener la motivación para sentarme en el auto de carrera y así fue. Me fui a poner el buzo y dije basta, no me lo pongo más”

“Corrí poniendo todo de mí pero sinceramente exprimí hasta la última gota de pasión que tenía”.

Con 58 años, atrás quedaban los 16 títulos nacionales: 6 en TC, 7 en TC 2000 y 3 en Top Race; con 46, 68 y 19 victorias respectivamente.

Además de también haber pasado por el Rally, Desafío de los Valientes, Endurance, Fórmula 2 Codasur, Campeonato Italiano de Velocidad y Turismo y Fórmula 2 Europea.

Traverso obtuvo en su extensa trayectoria 155 triunfos, luego de comenzar a correr en 1971. Su primera victoria en el TC fue con Torino en 1972 y a partir de allí los éxitos comenzaron a llegar.

Un estilo único, que con el paso de los años parece agigantarse tanto en la pista como fuera de ella. “No me faltó conseguir nada en el automovilismo. Uno puede soñar con muchas cosas, pero de acuerdo a lo que me tocó vivir y a la decisiones que tomé, pude hacer lo que quise: ganar carreras y ser campeón. Me fue bien y no necesito nada más, lo que me dio el automovilismo me sobra”.

Pasaron catorce años y como no podía ser de otra forma, Juan María Traverso le dijo adiós al automovilismo de una manera distinta, con su sello. El del “Flaco” de Ramallo.

¿El último ídolo? Tal vez. Definamos ídolo… y Traverso, sea cual sea la respuesta, estará en consideración.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario