fbpx Daniel Miraglia, siempre en el corazón del automovilismo zonal – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
SÉPTIMO ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO

Daniel Miraglia, siempre en el corazón del automovilismo zonal

Daniel Miraglia.

Matías Baltazar Sánchez / Vertigomotorsport.com

 

 

Por Luis Orlando Sánchez

vertigomotorsport.com

 

Se cumplen hoy siete años de la partida de Daniel Miraglia,  histórico piloto que albergó el  automovilismo zonal. Un hombre estimado y respetado por sus pares y la gente cercana a esta actividad.

El sábado 15 de septiembre de 2012, cuando se alistaba para cumplir la previa del T.C. 2000 del Atlántico en el autódromo de Mar del Plata, se iba imprevistamente un protagonista de muchos años del folklórico automovilismo zonal.

Fue un batallador inclaudicable desde las épocas románticas y memorables del Turismo Mar y Sierras, pasando por APAC y T.C. 2000 del Atlántico, categoría que lo sedujo en sus últimos años.

Daniel siempre fue un hombre comprometido y solidario, enamorado de los motores y de las categorías zonales.

En los albores de los años 70 compartió los escenarios de la región junto a sus amigos Daniel Mestelán y Anselmo Quintanar, luego con Alberto Sutter alistando el Mar y Sierras dos litros, un particular desafío con el talentoso suizo para medirse con máquinas de mayor potencia.
El “santuario” de los fierros, en la esquina de Rodríguez y Garibaldi, allá por los años ‘70 y ‘80, era el lugar elegido por los pilotos, mecánicos y amigos, donde se formaban largos debates de la actividad de los motores. Épocas románticas, tiempo de peñas y asados, de mates y largas charlas, como las que se cumplían en ese lugar clásico de las sierras. Daniel no podía con su genio, enamorado de los autos y de algunas categorías, pero le gustó una en especial donde se sentía cómodo y feliz, el T.C. 2000 del Atlántico, que lo cobijó hasta el último adiós.
El recuerdo a un romántico que vivió, celebró los momentos y se deleitó con la competición. Desde el cielo, sigue disfrutando el sonido de los motores y vive en el corazón del zonal.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario