fbpx Martina Biancuzzo, con los sueños en espera – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Martina Biancuzzo, con los sueños en espera

La golfista tandilense se sumó este año a la Universidad de Grand Valley, en Michigan, pero todavía no pudo competir debido a la pandemia

El Eco

Martina Biancuzzo tiene 19 años, y tras finalizar sus estudios en el Colegio de la Sierra, logró que su capacidad y potencial para jugar al golf le abrieran las puertas de una universidad en Estados Unidos. En los primeros días de este año viajó a Grand Valley, Michigan, donde fue admitida con una beca completa para estudiar psicología e integrar el equipo de golf, aunque el avance de la pandemia paralizó todas las actividades y la dejó a la espera de la reanudación de las competencias.

Martina se sumó al equipo de Gran Valley, que ya tiene desde 2016 a otra tandilense, María Sol Pose, que a pesar de haber terminado sus estudios, consiguió, debido a la pandemia, la extensión de su beca por un año más. Así, cuando se reanuden las competencias ambas compartirán el equipo femenino de la universidad ubicada en Michigan.

“Al principio me preocupé mucho por estar lejos de la familia, que siempre es muy difícil. Me sentía muy expuesta, porque no tomaban ninguna medida contra la pandemia. No había cuarentena, no se usaba barbijo, se hacían fiestas y había mucha gente en la playa. Pero por suerte de a poco fueron cambiando las cosas y ahora hay muchas más precauciones y toma de conciencia”, cuenta Martina sobre sus primeros días en Estados Unidos en medio de la pandemia.

-¿Cuál es tu situación actual en Grand Valley?

– Estoy viviendo en una casa cerca de la universidad, junto con Sol Pose, que también es de Tandil y lleva algunos años en esta Universidad, y con otros dos estudiantes, un argentino y un portugués. Estoy muy cómoda porque estoy a una cuadra de la cancha de golf y tengo transporte cerca. La Universidad está cerrada, no solo por el virus, sino porque habían terminado las clases hace un mes, así que todas las instalaciones, el gimnasio, el comedor, están sin actividad. Por suerte el golf volvió a abrirse, pero con protocolo de seguridad. No se puede tocar la bandera ni el equipamiento de los otros jugadores, además de mantener cierta distancia.

– ¿Cómo llegaste a esa universidad?

-Hace un tiempo venía entrenando con mis profesores, Juan Chaura e Ignacio Verellen, porque mi objetivo era entrar en alguna universidad y conseguir una beca. Estuve mandando muchos mails con curriculums y videos míos jugando, pegando con diferentes palos y haciendo diferentes tipos de tiros. Siempre es bueno tener contactos, conocer gente en los torneos que te puede recomendar, tener una referencia para que puedan contar como sos como persona y como jugadora. En mi caso Sol Pose me ayudó a hacer el contacto con el coach del equipo y pude conseguir una beca completa para estudiar psicología. Les mandé un mail con todos mis resultados y el asistente del coach me guió para saber qué exámenes tenía que aprobar para poder venir, hasta que me confirmaron que estaba aceptada.

– ¿Pudiste estar en contacto con el equipo de golf?

– A fines de febrero hicimos un viaje de dos semanas para competir, por diferentes estados. Unos días después de volver teníamos que empezar la temporada, pero ahí nos avisaron que las clases iban a ser online y que los torneos se posponían por tiempo indefinido. Hasta ahora no se sabe nada de cuándo volveremos a jugar

– ¿Es bueno para tu adaptación que Sol Pose siga en el equipo un año más?

– Es muy bueno, no solo porque me llevo muy bien con ella, sino que estuvo muchos años en esta universidad y conoce la dinámica y cómo se hacen las cosas. Me ayuda mucho, me guía y me explica todo el proceso. Por eso es muy bueno tenerla cerca.

– ¿Cuándo empezaste a jugar al golf?

–  Empecé a los 6 años. Mi abuela nos llevó junto con mi hermano a El Valle de Tandil. Realmente me encantó el golf, cuando lo miraba en la tele me parecía un deporte muy sencillo, pero cuando lo jugás te das cuenta de que es mucho más complejo y eso le da un toque interesante. Después de cinco años me cambié al Tandil Golf Club y sigo siendo socia y representando al club.

– Integraste el equipo que logró el Interclubes de Primera.

– Si, fue una experiencia increíble, porque el equipo era muy unido, nos llevamos muy bien juntas. Además, el torneo se hizo en nuestro club, tuvimos el apoyo de todos los socios. El club estuvo buscando el título por más de 20 años y fue una gran alegría haberlo conseguido y en nuestra ciudad.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario