fbpx “Pisulino” Sommi dejó atrás “diez días terribles” – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

“Pisulino” Sommi dejó atrás “diez días terribles”

El exdelantero de Santamarina, radicado en España, se recupera del coronavirus. Asistido por los médicos vía telefónica, espera el alta para mañana.

Sommi, junto a su hija Mariana en el estadio Bernabéu, durante la final de la Libertadores ’18.

Internet

Por Fernando Izquierdo, de esta Redacción

[email protected]

 

 

 

Raúl “Pisulino” Sommi fue uno de los delanteros de Santamarina en el Nacional de 1985.

Nacido en Chascomús, se radicó en Tandil siendo un niño y a través de su carrera futbolística vistió diversas camisetas de clubes de la ciudad.

Afincado en España, uno de los países del mundo con mayor registro de contagiados y fallecidos a raíz del coronavirus.

“Pisulino”, de 61 años, fue uno de los infectados, comenzando a sentir síntomas hace un par de semanas.

Desde Madrid, ciudad en la que reside, Sommi dialogó con El Eco de Tandil:

-¿Cuándo comenzó a padecer síntomas?

-El 14 de marzo. Empecé a sentirme molesto, distinto a lo habitual. Por la noche, me dieron “chuchos” de frío y noté que tenía fiebre. Me acosté y, al otro día, al despertarme seguía igual. Llamé a una línea de Madrid destinada a brindar información acerca del coronavirus. Me dijeron que la ciudad, potencialmente, estaba infectada en su totalidad. Con lo cual, era seguro que estaba infectado.

-¿Qué pasos siguió?

-Quedarme en cama y tomar paracetamol. Al tratarse de un virus nuevo, no hay un medicamento para contrarrestarlo. Fueron diez días terribles, con dolor de cabeza y mucha fiebre. Con el dolor de cuerpo de una gripe que te dura dos días ya te ponés fastidioso, imaginate lo que son diez días seguidos.

-¿Nunca se le agravó?

-No, por suerte. Fue sólo la fiebre, no tuve problemas pulmonares. Por lo tanto, nunca estuve internado, solamente hice reposo en mi casa.

-Debió aislarse de su familia.

-Claro, ése era todo un tema. No contagiar ni a mi señora ni a mi hija. Tomamos todas las medidas habidas y por haber, todo lo que nos recomendaron lo cumplimos. Por suerte, tenemos una casa con tres habitaciones y dos baños, nos arreglamos bien.

-¿Terminó de superarlo?

-Hace tres días que estoy bien y está previsto que el domingo (por mañana) me den el alta. Estoy bien, con la resaca de la acumulación de dolores de los días que pasé, pero sin fiebre. En estos días de evolución, me voy sintiendo cada vez mejor.

-¿Se sintió protegido?

-Sí, de seguridad social me llaman constantemente. Me dijeron que en el próximo llamado me darán el alta. Alta, entre comillas, porque acá hay que seguir con la cuarentena.

-¿La asistencia fue siempre vía telefónica o concurrieron a su domicilio?

-Siempre por teléfono. Por suerte, mis pulmones siempre estuvieron perfectos. Cuando te ataca ahí es lo más complicado, por eso se producen con este virus más muertes de gente mayor. Yo lo soy, pero al no tener inconvenientes respiratorios no fui internado, las camas de los hospitales están reservadas para los casos más severos. No tenía sentido que le quite el lugar a alguien que está mucho más grave que yo.

-Se encuentra en una de las zonas más críticas del mundo.

-Sí. En Madrid está todo desbordado, cada día hay más infectados y muertos. En España y, en Italia sobre todo, es patético lo que está pasando. Aquí, el Gobierno está tratando de ayudar económicamente, pero esto va a ser muy difícil. Casi no hay actividad, los comercios están cerrados. Para España, el motor principal de la economía es el turismo, es un país que recibe 90 millones de turistas por año. Y está todo parado, todos aislados, como corresponde. Creo que estas medidas se tomaron un poco tarde. Desde acá veo que en Argentina se actuó antes y se están cumpliendo las medidas, la gente está tomando conciencia al ver lo que pasa acá en Europa. Espero que tomen más conciencia todavía. Que se aíslen, el virus es muy infeccioso. Podés estar infectado sin tener síntomas y contagiar. Aislándote, no contagiás ni sos contagiado, es una cuestión de civismo.

-¿Tiene noción acerca de cuál pudo ser el momento de su contagio?

-Es la pregunta que me estoy haciendo hace quince días. Le doy vueltas y vueltas, y nada. He estado en distintos sitios. Puede ser por alguien que tosió cerca de mí, o haberme llevado la mano a la boca o la nariz después de tocar algo infectado. Son miles las maneras de contagiarte, es imposible saberlo.

-¿Qué mensaje puede emitir desde su experiencia?

-Recomiendo a mis hermanos tandilenses que hagan caso a las normas, que no esquiven ninguna obligación. La vida no te va a cambiar por un mes que tengas que quedarte en tu casa. El quilombo económico vendrá, sí o sí, sabemos que ocurrirá en todo el mundo.

 

Lo futbolístico

 

-¿Está pendiente de Santamarina?

-Un poco lo sigo. No sé en detalle cómo forma, pero conozco a algunos jugadores, como Michel. Tengo una aplicación que me avisa cuándo hay partidos y me brinda información sobre resultados.

-¿Y en Madrid concurre al estadio?

-Poco. A la Champions League no voy, la miro por televisión, las entradas son muy caras. Fui una vez a ver un partido con Gustavo Ghezzi (representante tandilense radicado en Europa). Sí estuve en la final de la Copa Libertadores que jugaron Boca y River, que lamentablemente nos ganaron. Pero más allá del resultado, fue una hermosa experiencia, no hubo un solo incidente, la previa en la Castellana, cerca del estadio, fue hermosa. Fue un ejemplo de comportamiento, tanto de parte de los que vinieron desde Argentina como de los que están radicados en Europa.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario