fbpx El Acuerdo Regional de Escazú, un tratado que busca fortalecer la democracia ambiental – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Acuerdo Regional de Escazú, un tratado que busca fortalecer la democracia ambiental

Es el primer convenio de América Latina y el Caribe que busca garantizar el acceso a la información, la participación pública y el acceso a la Justicia en asuntos ambientales. Argentina lo ratificó y sumó a que entrara en vigencia el Día de la Tierra de este año. Latinoamérica, la región con más ambientalistas asesinados.

El Eco

El 4 de marzo de 2018 América Latina y el Caribe celebraron en Escazú, Costa Rica, el “Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe” o mejor conocido como “Acuerdo de Escazú”.

Argentina ratificó el acuerdo de Escazú el 22 de enero de este año y oficialmente es “Estado parte del acuerdo”, el cual ya entró en vigencia en el Día Internacional de la Madre Tierra, el jueves 22 de abril de 2021, luego de que México ratificara convirtiéndose en el decimoprimer país en hacerlo, efectivizando su aplicación finalmente.

Pero ¿de qué se trata este acuerdo y por qué es importante conocerlo? América Latina ha sido territorio de conquista y saqueo durante más de 500 años. Sus ecosistemas han sido modificados de diversas maneras, así como sus pueblos y sus culturas.

A lo largo y ancho del continente sudamericano se han reemplazado selvas por campos cultivados, cordilleras por socavones y ríos por represas. También, en el transcurso del tiempo se han expresado muchas personas en defensa de su territorio y de los ecosistemas, pero corriendo riesgos severos, incluso de vida.

El riesgo de ser ambientalista

Durante años, estas personas proclamadas en salvaguardia de la naturaleza no tuvieron herramienta alguna para protegerla, más que manifestarse abiertamente, quedando expuestas a los riesgos y la violencia por ir en contra de los grandes intereses económicos.

Así América Latina se ha convertido un continente muy peligroso para la defensa del medioambiente, siendo que tiene la tasa de homicidios de activistas ambientales y criminalización de la protesta más alta del mundo.

Según la organización Global Witness, a través de su reporte Defender el Mañana de julio de 2020, Latinoamérica es la región más afectada en este sentido, ya que de los 212 ambientalistas asesinados por las causas que defendieron durante 2019, más de dos tercios correspondieron a esta parte del continente.

Colombia, Brasil, México y Honduras ocuparon el primer, tercer, cuarto y quinto lugar, respectivamente, en el listado de asesinatos. Sólo en la región amazónica se registraron 33 muertes. En Honduras, los asesinatos aumentaron de 4 en 2018 a 14 en 2019.

Derecho a defender

los recursos del planeta

En este acuerdo regional, originado en la “Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible” y fundamentado en la Declaración de Río sobre el “Medio Ambiente y el Desarrollo” de 1992, se reunieron delegados gubernamentales, representantes del público, del sector académico, expertos y otras partes interesadas, que participaron activamente, de manera colaborativa y en pie de igualdad, para sentar las bases de esta gran herramienta de protección ambiental.

El convenio busca garantizar la implementación plena y efectiva en América Latina y el Caribe de los derechos de acceso a la información ambiental, participación pública en los procesos de toma de decisiones ambientales y el acceso a la justicia en asuntos de esa categoría.

Asimismo, propone la creación y el fortalecimiento de las capacidades y la cooperación, contribuyendo a la protección del derecho de cada persona, de las generaciones presentes y futuras, a vivir en un ambiente sano y a su desarrollo sostenible.

Esta medida, denota la importancia de las problemáticas ambientales en toda América Latina y el Caribe, y marca un ejemplo a seguir en el trabajo conjunto, transversal y colaborativo, diseñando herramientas que permitan atacar las causas de la crisis climática y ecológica, a través del empoderamiento ciudadano.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario