fbpx Julián Andrada, un tandilense en Barcelona, contó cómo se vive la cuarentena en España – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Julián Andrada, un tandilense en Barcelona, contó cómo se vive la cuarentena en España

Julián Andrada vive desde mayo de 2019 en Barcelona, España, y desde hace ya una semana se encuentra aislado en un departamento, junto a su novia, su cuñado y su suegra, acatando la medida de cuarentena obligatoria que decretó el gobierno español. En diálogo con este medio, contó cómo vive el día a día y brindó algunas recomendaciones para los tandilenses.

Julián Andrada junto a Clara, su novia

El Eco

Julián Andrada es tandilense, profesor de educación física y desde hace ya prácticamente un año se encuentra viviendo en España, el segundo país de Europa con más decesos por el coronavirus. En diálogo con El Eco de Tandil, contó cómo se vive en medio de esta pandemia y cómo pasa la cuarentena.

Andrada, de 26 años, partió rumbo a Barcelona en mayo del 2019 para ampliar sus horizontes, mejorar su calidad de vida, capacitarse en alto rendimiento y crecer en su profesión, que lo tuvo como profesor en River Plate y Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, dos reconocidos clubes de la Argentina.

Luego de vivir durante algunos meses en Terrassa, se instaló junto a su novia española en la capital cosmopolita de la región de Cataluña. Actualmente no sólo se encuentra coordinando la Escuela de Linia 22, un club de hockey, e integrando el staff del primer equipo masculino que milita en la segunda categoría nacional, sino también en una institución de fútbol llamada Sabadell, llevando adelante entrenamientos personalizados a los futbolistas de las inferiores.

Alejado de sus amigos y su familia, dialogó con este medio y contó cómo se vive la cuarentena en Barcelona, que comenzó hace ya más de una semana, y cómo se las arregla con su trabajo, teniendo en cuenta la imposibilidad de salir de su hogar, excepto por cuestiones de urgencia.

-¿Por qué crees que España es el segundo país de Europa con mayor cantidad de decesos por el coronavirus?

-El coronavirus acá se tomó muy a la ligera al principio. No se hicieron los controles necesarios para ver cuántos casos había y demás. Entonces recién ahora se lo empezó a ver con más seriedad. Y está ocurriendo también a nivel mundial; se está generando en muchos casos miedo, y gente que pensaba que era una pavada ahora lo ve con otros ojos. Cambió el panorama.

-¿Cuándo comenzaron con la cuarentena? ¿Qué se les permite hacer?

-La cuarentena acá empezó el jueves 12 de marzo, pero ya el miércoles todas las federaciones y demás hicieron una bajada de línea advirtiendo que todas las actividades se suspenderían por tiempo indeterminado. Desde esa fecha, la gente se queda en su casa y no puede hacer mucho más, porque cerró todo. Están abiertos sólo los supermercados y la parte de sanidad, así que no hay muchas opciones respecto a qué hacer. También aconsejan no salir, y en el caso de sentirte mal, no ir a un hospital sino llamar desde tu casa.

-¿Cómo es el día a día estando aislado?

-El día a día al principio se hace llevadero, porque uno se pone a hacer cosas en la casa que, producto del trabajo y las ocupaciones, siempre posponía. Pero después ya se empiezan a acabar, entonces uno trata de hacer ejercicio, actividad física en la casa, buscando alternativas de juego, series y demás. Pero se hace difícil, es mucho tiempo y para los que están acostumbrados a estar en movimiento durante todo el día, se hace duro.

Si bien se pasó rápido la primera semana, si esto sigue, y por lo que dicen se va a extender, va a ser duro y difícil. Pero habrá que rebuscárselas y ver qué se puede hacer. Yo aprovecho para leer, estudiar y planificar mis entrenamientos, porque mi empleo no me permite trabajar desde casa.

-Medios nacionales e internacionales mostraron cómo desbordaban de gente los supermercados, ¿cómo se vivió esa situación?

-Los supermercados estaban devastados, y no porque faltaran insumos sino porque la gente iba y compraba de manera exagerada. Si bien hay una necesidad, lo cierto es que se aprovechan de la situación y se llevan en exceso. Pero no es cuestión de que falte, porque a la mañana, todos los días, está el supermercado lleno, y a medida que pasan las horas se va vaciando debido a que no dan tiempo a los repositores.

-Mucho se dice a la distancia, también, que los centros de salud no dan abasto, ¿es así?

-Es todo a través de comentarios. No pasé ni fui a uno, pero es de público conocimiento que están todos saturados. Y en gran parte, la medida de la cuarentena es para, además de evitar el contacto interpersonal, sortear accidentes de tránsito, porque en esta época, al estar colapsados, no te pueden atender.

Espero que esto pase rápido. La idea es que no se siga propagando y que cada uno sea responsable y tome las medidas de aislamiento, que así es como se va a calmar.

-Tenés una madre pediatra, Amalia Araceli Langle, que comparte constantemente medidas de prevención y recomendaciones para evitar el contagio, ¿te dio algún consejo?

-Teniendo una madre pediatra y que está en constante contacto con la OMS, fui el primero al que volvió loco, porque uno de los focos más grandes empezaba a ser España. Entonces me daba medidas preventivas y me decía qué hacer, además de las preguntas lógicas que hace toda madre. Así que yo la tranquilizaba, ya que si uno toma los recaudos necesarios, no se tiene que alarmar tanto. Todo lo que me fue diciendo en un principio fue lo que después se reflejó en las redes con esas medidas protectoras. Así que le agradezco a ella por haberme anticipado la situación y darme una mirada respecto a todo esto, porque si te lo dice tu mamá, lo tomás de otra manera.

-En Argentina se decretó la cuarentena desde este viernes, ¿qué consejo les darías a los ciudadanos?

-A los tandilenses y argentinos les digo que sean responsables y solidarios. Porque si bien podés tener una edad y un estado de salud que no está dentro del factor de riesgo, hay que ser solidario con el otro, ya que la enfermedad puede ser asintomática, entonces se puede contagiar a alguien que sí es de riesgo. Que acaten las medidas de sanidad que son simples. Y ojalá pueda cada uno trabajar desde su casa, así logramos que esta cuarentena dure poco. Cuanto más irresponsables seamos, más tiempo vamos a estar así y más catastrófico va a ser todo. Responsabilidad y solidaridad.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario