Advirtieron que resguardar la identidad de la niña fue el primer derecho vulnerado

La Convención de los Derechos del Niño no es una norma jurídica, es una actitud de vida que en realidad nos enseña como sociedad, en primer lugar que los niños son sujetos de derecho, cuáles son los derechos específicos que tienen y como debemos todos protegerlos y respetarlos, comenzó diciendo Monserrat a La Vidriera y prosiguió, uno de ellos es resguardar la identidad cuando este niño, niña o adolescente puede ser víctima de un presunto delito, víctima de una situación de vulneración que a veces puede llegar a ser un delito o también cuando lo ha cometido”.

-¿Cuál es su impresión en estos casos?

-En general los medios de comunicación son muy respetuosos de la identidad si es el menor el que ha cometido el delito. Pero no lo son tanto con la víctima de una situación grave de vulnerabilidad o de un delito.

-¿Qué dice la Convención sobre la identidad?

-Es muy clara en la interpretación: no deberíamos divulgar fotos, tampoco dar el nombre ni algún elemento que permita identificarlo. El domicilio puede ser una forma de identificar, el sobrenombre con el que se lo menciona. En Tandil hemos tenido algún menor tristemente célebre en la comisión de delitos y se lo conocía por el sobrenombre. Todo el mundo sabía de quien se estaba hablando. Por un lado es importante que recordemos que hay una Ley y que no debería transgredirse y que si se lo hace puede ser que ese medio de comunicación sea pasible de una responsabilidad económica. A raíz de esta situación estuve mirando algunos casos de jurisprudencia y hay uno interesante en Mendoza: un menor de 17 años estaba con otra persona mayor en un auto y los balean. A él en la parte genital y un diario de Mendoza publica el nombre del chico y con mucha claridad señala que “las balas le habían afectado los testículos”. Esto significó para él un daño importante porque todo el mundo conocía su situación y por lo tanto se inició juicio contra el diario y la justicia lo condenó a pagar daño moral. No todo el mundo tiene la delicadeza de considerar que el chico era doblemente víctima, por un lado por su edad y las circunstancias de lo que había sufrido pero también por su exposición pública. Por otro lado en el imaginario popular podría pensarse de la situación previa a ese delito, dos varones dentro de un auto o de la burla de alguien por haber sido afectado en sus genitales.

-No todos los medios invaden la intimidad de un menor. Esto también es una realidad.

-Porque conocen la Convención y la respetan. Otros no lo hacen porque también hay una sociedad que compra esa información. Considero que además de ser respetuosos con la información hay que cerrar a comentarios este tipo de notas porque inmediatamente que se publican se hacen comentarios de toda clase. Nada es más cruel que el comentario cuando es casi anónimo. Si bien no lo son porque muchos de los que escriben tienen perfil en Facebook –uno no puede saber si es verdadero o no la verdad es que son crueles o se hace una interpretación con pocos elementos desde el mayor de los desconocimientos. Se juzga con mucha rapidez lo ajeno. Somos poco respetuosos de los demás. Cuando la familia es la que ventila la identidad

-Las redes sociales juegan un papel preponderante en estas circunstancias ¿lo ve así?

-En general son fantásticas, me gustan y participo bastante. Para el sistema judicial del Fuero de Familia suelen generar una enorme cantidad de circunstancias difíciles, son imposibles de controlar y multiplican el conflicto. Este es un debate que nos deberíamos dar todos.

-¿Qué pasa cuando la propia familia o amigos de los menores o adolescentes son los que ventilan públicamente la situación?

-Por eso dije que la Convención de los Derechos del Niño no es una norma y que nosotros necesitamos incorporarla como una actitud de vida. Evidentemente hay sectores de la sociedad donde la Ley no se alcanza a comprender en su magnitud. Sucede a veces que algunas familias en su deseo o comprensible búsqueda de justicia son las que más se exponen y nos hacen saber a todos de quien estamos hablando. Nos hacen conocer circunstancias que tienen que ver con cuestiones de la propia intimidad, privacidad y se exponen públicamente.

-Y la sociedad consume esas revelaciones… a veces vorazmente.

-Es que también hay que reconocer que no todos -a veces- son tan inocentes en esto, hay algunos sectores de intereses profesionales, económicos, ideológicos o políticos que estimulan e incentivan este tipo de exhibición pública en los medios.

-¿Se refiere a profesionales del derecho?

-O de otras ramas, psicólogos, trabajadores sociales… en las distintas funciones hay personas que trabajan profesionalmente y otras que también lo hacen pero que tienen ideologías muy marcadas y que a lo mejor, en función de ellas hay ciertas cuestiones que les interesan o quieren participar. Hay historias en Tandil, no muy lejanas, de que esto ha sucedido.

-¿Se puede prevenir el daño?

-Tuvimos hace unos días la reunión del Consejo Local de Niñez donde señalé que La Ley la conoce todo el mundo. Los medios de comunicación también. Se transgrede con rapidez y cuando uno quiere tomar una medida el daño ya se cometió. Cuando el medio publicó el nombre, una foto a veces sacada de Facebook, no es que la da la familia, el daño ya está causado podría haber una reparación, pero sería económica. Lo que nosotros realmente queremos es prevenir el daño, las consecuencias del daño.

-En una marcha donde la familia lleva pancartas con la foto del menor o el adolescente, esa foto va al diario. Porque el deseo de la familia es darle visibilidad a la situación.

-Si le tengo que dar mi interpretación de la norma estricta creo que el diario debería publicar la foto haciendo borrosas aquellas partes que permitan identificar al menor. Recordemos que las marchas son pequeñas y lo que divulgan la marcha son los medios de comunicación.

-¿Y qué pasa con muchos medios nacionales que además de informar desde el desconocimiento muestran fotos “sensacionalistas”, por poner un término?

-Lo hablábamos con el Asesor (de Menores) y me decía que basta un llamado telefónico para que se logre que los medios locales se ajusten a la norma. Los nacionales son ingobernables y más para nosotros que somos una localidad del interior que no estamos tan acostumbrados a esto. Vi un programa de Ricardo Canaletti (Cámara del crimen por TN) de un caso que está en boga en la ciudad y uno que está acostumbrado a leer y conoce los expedientes se da cuenta que manejan una ambigüedad en la información suficiente como para atrapar al público común y que no necesariamente responde a lo que está en el expediente. Por eso vuelvo a insistir, no todo el mundo es inocente en manipular la identidad de los menores.

Prevenir el daño y respetar al otro

-¿Qué sucede con los abogados que a nivel nacional, por ejemplo, dan informaciones falsas, afirman cosas que no son ciertas?

-En determinadas profesiones tenemos Códigos de Etica y Tribunales de Disciplina. En el caso específico de los abogados, si un profesional ha violado una norma ética debe ser denunciado ante el Colegio respectivo. Esto también es importante que recordemos. Todo Colegio permite depurar su propio sistema.

-¿Cómo se logra?

-Aprendiendo a denunciar cuando debemos hacerlo y luego esperar. No pretendamos en ningún caso que un Tribunal de Disciplina, así como el sistema de justicia propiamente dicho resuelva en uno o dos días. Esto no pasa porque hay que darle garantía de defensa a todas las partes, hay que hacer una investigación, entre otros pasos. Pero creo que deberíamos hacerlo. Mi ideal es que se castigue seriamente en el marco de un tribunal de pares como tienen los abogados, los psicólogos y otras profesiones.

-¿Denunciar a un par, un colega…? ¿Qué pasa con el espíritu de cuerpo?

-Hay muchas más denuncias de lo que la gente cree. Porque no necesariamente tiene que ser un abogado puede hacerlo cualquier ciudadano. Cada día hay más condenas. A lo mejor no es algo que se publique, que se conozca. No es mediático porque gracias a Dios la mayoría de la gente no tiene relación con el sistema judicial, entonces no estamos por lo general en las primeras planas. Pero esto sucede y debe suceder en todos los Colegios. Si a alguien le suspenden la matrícula se sabe a nivel de las organizaciones de justicia. No creo que haya tanta actitud corporativa; es más, considero que hay una necesidad de demostrar que “no todos somos iguales”. Porque si no sucede esto es como la sociedad que cree que “todos somos iguales y que lo único que interesa es la exposición pública”. Pero cuando más formado y profesional es una persona más responsabilidad tiene. Más responsabilidad tengo yo como jueza o como abogada en conocer y aplicar la Convención de los Derechos del Niño que la que puede tener una persona común. Si hay un abogado que transgrede la convención debe ser sancionado porque no puede desconocer su obligación como hombre o mujer de derecho, que es la de transmitir las normas para que se conozcan en su intensidad y se entienda cual es el propósito.

-¿Con qué herramientas se cuenta para concientizar a la sociedad acerca del cuidado de los menores?

-Tengo mucha confianza en el sistema educativo. La educación es la base del respeto en la sociedad. Cuando hablamos de diversidad o de identidad o lo que sea lo que estamos buscando es respeto. Debemos aprender a respetarnos desde pequeños los unos a los otros, el medio ambiente, los animales. La familia siempre es la responsable primaria, no nos engañemos y busquemos transferir en otros, en el Estado, en el sistema educativo, en quienes sea la responsabilidad primaria. Cada uno de nosotros tiene que hacer algo de docencia en donde está. Nosotros tratamos de hacerlo en nuestras sentencias, que sean lo más claras posible para que la gente las entienda. Pero el sistema educativo tiene una gran importancia. Uno ve como ha aumentado el bulliyng en las escuelas y esto significa falta de respeto. Esto está muy institucionalizado y ha sido casi incentivado desde distintos poderes y si hoy hablamos del aumento de la violencia pensemos que es una falta de respeto por el otro. El día que le digo a alguien “negro villero” es porque no lo respeto en su identidad. Me parece que es importante que el medio de comunicación que es un medio de educación transmita a la sociedad ciertos valores. Algunos medios lo hacen otros no porque les interesa más lo sensacionalista porque, como decíamos hoy, lamentablemente es lo que la sociedad compra. Si cada uno de nosotros en la función que le corresponda, jueza, docente, mamá, miembro de la sociedad, trabajamos por el respeto al otro construiremos una sociedad mejor

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario