Bossio dijo que ?la planificación urbana no puede pensarse al margen de la tercera edad?

Con la misma metodología de encuentros anteriores, se trabajó en la modalidad de taller grupal, que fomente la palabra de todos y la construcción de ciudadanía desde el aporte, el intercambio y la escucha.

Luego de la reunión, Miriam Iglesias, referente del centro de jubilados y organizadora de la actividad expresó que: “Lo importante de espacios como Tandil Ya es haber escuchado a los adultos mayores, entendiendo a éstos no como al sector pasivo de la sociedad sino, como un sector dinámico que tiene muchas inquietudes, ganas y deseo de desarrollar actividades. Nos encontramos con un grupo de adultos mayores que tuvo un encuentro y un viaje a Chapadmalal. No se conocían entre sí antes del viaje y, sin embargo, generaron vínculos de amistad a partir de esa experiencia fortaleciendo sus lazos sociales y de pertenencia. Los adultos mayores son ciudadanos que tienen muchas cosas que decir, que aportar y que tienen mucho conocimiento de la ciudad”.

En relación a este tipo de actividades que involucran a actores de la política desde un punto de vista distinto al tradicional, Miriam afirmó que “nos parece muy importante la visita de Pablo Bossio porque tiene que ver con la capacidad de involucramiento de nuestros futuros representantes. Que él pueda acceder, con sus jóvenes 31 años, de forma directa a escuchar las demandas y realidades de un sector como es el de la tercera edad, nos parece una experiencia absolutamente válida y destacable. No resulta un detalle menor querer escuchar lo que otros piensan en función de sus necesidades. Lo importante de este espacio de diálogo ciudadano es que tienen que ver con el cara a cara, con la charla mano a mano y con la política cotidiana”

En el encuentro, los vecinos jubilados de nuestra ciudad plantearon varias temáticas ligadas a los adultos mayores. Los planteos fueron, desde las dificultades que tiene esa franja etaria para utilizar un transporte público adecuado y accesible a sus condiciones físicas; transitar por veredas en mal estado y la imposibilidad de circular de noche en calles con escaso alumbrado público; hasta las demoras e inconvenientes que se les presentan al momento de sacar un turno en el Hospital Municipal.

Luego de socializadas las demandas y escuchadas las propuestas que surgían del intercambio colectivo entre los participantes, cada uno de ellos expresó sus sensaciones por participar de espacios que tienen como objetivo principal escucharlos, hacerlos participar y compartir actividades que tienen que ver con sus intereses como sector.

En este marco, Bossio  destacó que los jubilados de Villa Italia le hayan abierto las puertas para dialogar: “El impulso que tiene la tercera edad en Tandil es impresionante. La verdad, les agradezco que me hayan dejado formar parte de esta jornada y que hayamos podido escucharlos. Esta modalidad de trabajo, que venimos implementando desde hace un tiempo con todos los sectores, tiene que ver precisamente con eso: escuchar las propuestas directamente del vecino, escuchar los inconvenientes que se les plantean desde su vida diaria, desde lo cotidiano para, una vez analizadas, generar las propuestas concretas que la ciudad se merece”.

Y agregó: “Hoy estamos junto a los jubilados de Villa Italia, que son un reflejo de los miles de jubilados que hay en Tandil y con los que, seguramente, comparten realidades similares. Nuestros jubilados necesitan de una ciudad que piense y ejecute políticas inclusivas y que no los marginen ni los excluyan. La planificación urbana no puede pensarse al margen de la tercera edad. Hace pocos meses se propuso un aumento en el transporte público que nos llevó a tener uno de los servicios más caros del país. Aún así, hace años que las dificultades de la tercera edad en el acceso al transporte público siguen siendo una realidad. Es muy cierto que el mal estado de las veredas o la ausencia de rampas en las esquinas dificultan para una persona mayor el derecho a transitar libremente por la ciudad. Son barreras arquitectónicas innecesarias que se resuelven con vocación de trabajo y gestión pública”.

En relación a la predisposición que encontró en la jornada con los jubilados concluyó: “La verdad, debo felicitarlos por las ganas y el entusiasmo que tienen para hacer cosas y por las diferentes actividades que impulsan. Son un ejemplo de que nuestros padres y abuelos tienen, aún, muchas cosas para enseñarnos y que nosotros debemos aprender de ellos”. 

La iniciativa

Es una iniciativa original que se plantea como un espacio de interacción pero, fundamentalmente, de escucha a las demandas, necesidades, expectativas y preferencias sobre los temas que hacen al barrio y la ciudad.

El lanzamiento de estos talleres es una nueva manera de entender y poner en práctica las formas de hacer política en la ciudad, dialogando y escuchando a la gente en espacios de construcción colectiva.

Tandil Ya está pensado cómo un ámbito diálogo cívico y ciudadano para que todos los vecinos y miembros de la comunidad puedan expresar sus opiniones en torno a nuestra ciudad. No se trata del tradicional ámbito de reuniones con miembros de la comunidad que se predisponen a “escuchar las  propuestas de los candidatos” sino, por el contrario, un espacio que revierte la ecuación tradicional y son los candidatos los que escuchan, antes que nada, las necesidades, expresiones y demandas de los vecinos para trabajarlas en conjunto.

La iniciativa, que tiene sus antecedentes en experiencias de diálogo similares implementadas en Colombia y México, recorre los barrios organizando reuniones con todos los vecinos de Tandil sin importar en su identidad política. El sentido primario del programa es generar espacios de participación para aquellas  personas que tengan algo para decir en relación a su vida cotidiana o su percepción de la ciudad.

Los encuentros funcionarán bajo la modalidad de talleres grupales. Participan entre 20 y 30 personas aproximadamente por taller, aunque pueden hacerse varios talleres en forma simultánea si hubiese más interesados. En su desarrollo, todos los miembros interactúan entre sí siguiendo tópicos sobre la vida en el barrio y su relación con el trabajo, la familia o la ciudad. Existen distintos esquemas de interacción que se adaptan a las necesidades y características de cada grupo en particular. Algunos con iniciativas más entretenidas y lúdicas, y otros con desarrollos más formales y estructurados.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario