Claudia Caballero afirmó que ?la mirada solidaria viene a paliar el déficit del Estado?

Cabe recordar que la institución se encuentra ubicada en San Francisco 2125 en el barrio de Villa Aguirre.
-¿Cuál es el balance que hacen del trabajo del año?
-Es muy positivo. En cuanto a lo pedagógico, excelente, ya que hemos podido mantener la matrícula de 183 niños, con una sala de 2 que viene funcionando desde hace cinco años y el año pasado fueron los primeros egresados.
Continuamos con la esperanza de que este año se pueda abrir el turno mañana, ya está aprobado así que esperamos que nos den los cargos para poder abrirlo.
Hace poco fue el cierre del proyecto del ciclo lectivo con la fiesta del Día de la Tradición, que se hizo el 16 de noviembre, con la exposición el quinto año de lo que llamamos desde la mesa barrial “La Carpa” donde se juntan manifestaciones culturales y de la comunidad, de las instituciones escolares y no escolares. Estuvo muy interesante, se hizo por primera vez en la sociedad de fomento La Esperanza, una institución de barrio defensora del deporte y de los niños. Hubo exposiciones de los adolescentes, de los niños, de gente que trabaja con la miel, y otros que hacen artesanías. 
-¿Cómo están trabajando con la Mesa Barrial, por un lado, y la Mesa Solidaria, por otro?
-Es una mesa de organizaciones de Villa Aguirre, escolares y no escolares, más La Tribu, Envión, el centro de salud y el centro comunitario, con una participación de todas estas instituciones en beneficio de toda la comunidad de Villa Aguirre, San Cayetano. 
Por otro lado, el jardín también está representado en la Mesa Solidaria, que es ahí donde también se juntan un montón de ONGs con las cuales trabajamos codo a codo para beneficiar diferentes poblaciones, entre ellas la del jardín.
Por ejemplo, trabajamos con el Banco de Alimentos consiguiendo refuerzo para el desayuno y la merienda de los niños. También trabajamos con Conin porque hay una población muy vulnerable en el jardín, no tenemos niños desnutridos pero sí con bajo peso.
A su vez, trabajamos con otras organizaciones ayudando en determinados eventos. Ahora vamos a trabajar con el grupo Rescatamuros porque en el jardín se hizo un mural para el Día de la Bandera, pero como no tenemos bien la técnica, la lluvia no permitió que continuara en la pared. Ellos van a volver a pintar el muro diseñado por los niños.
Estamos muy contentos porque Martín Burs está proyectando esto en otros lugares, así que hay más mesas solidarias en distintos distritos. Esto es importante porque la mirada solidaria sobre el otro viene a paliar el déficit que hay desde el Estado en distintas situaciones, ya sea salud, vivienda, recreación o cultura. 
 
Proyectos
 
-¿Cuáles son los proyectos para el año próximo?
-El proyecto que está pendiente, que tenemos que conseguir los recursos, es poder hacer la construcción para implementar el jardín maternal, de 45 días a 2 años. 
Ya tenemos en vista la persona que va a donar todos los materiales, ahora iremos para conseguir la parte de la construcción de infraestructura. Esto desde el jardín y para la comunidad sería un puntal importantísimo porque podríamos hacer prevención desde salud, desde la parte pedagógica también.
Si se logra sería el primer jardín maternal del distrito con lo cual nos llenaría de orgullo, pero hay que proyectar, hay que diseñar y hay que trabajar mucho para esto. Estamos en esa misión. Y con el equipo del jardín seguiremos trabajando con la misma calidad pedagógica y humana, y seguiremos engrandeciendo la comunidad de Villa Aguirre desde la parte pedagógica.
-¿Cómo es la relación de la institución con la comunidad?
-Hasta ahora hemos tenido mucho éxito, hay mucha colaboración. A nivel comunidad considero que es un jardín que está muy bien posicionado, ya llevamos 28 años en la comunidad trabajando codo a codo con los padres, y tratamos de que entiendan que la institución es de ellos, de sus hijos y va a ser de sus nietos, de sus vecinos, como para que realmente se pueda valorar. Nunca nos había pasado pero este verano pintamos y empezaron los primeros rayones, que no llegan a ser grafitis pero cuesta crear conciencia en un trabajo que tiene que ser de los docentes, pero también de la gente de la comunidad porque la institución es del barrio. u 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario