¡Cuánto duele la discriminación!

Señor Director:

Discriminación: según el diccionario significa trato desigual.
A lo largo de la historia, los seres humanos venimos soportando discriminaciones. En épocas más primitivas, se discriminaba a la gente por el color de su piel, por su clase social o por su formación académica.
En otras épocas, se discriminaba a los seres humanos por su talla, su peso, su obesidad o su flacura.
Más tarde se comenzó a juzgar por su estado civil y por su sexualidad. Hoy cuando aparentamos vivir en un mundo de avanzada, los seres humanos también son discriminados a la hora de buscar empleo.
No sé exactamente si por la demanda excesiva de trabajo o por la falta de capacidad de muchos ?nuevos empleadores?. Buscar trabajo hoy en día es sentirse humillado, discriminado (en la mayoría de los casos).
Estos son algunos ejemplos que como comunicadora vengo escuchando de muchísima gente con ganas y necesidad de trabajar:
Primero piden currículum con foto y en algunos casos que se envíe por correo. Esto también es discriminación, porque quien está buscando trabajo generalmente no dispone de dinero para enviar los currículum con esos requisitos.
Algo que ya se ha hecho habitual pedir gente para trabajar hasta los 35 o 40 años (qué desinformados estamos, pareciera que estos empleadores no se han enterado que el promedio de vida de un ser humano se ha extendido)…
Piden gente con experiencia, buenas referencias, ganas de trabajar, y cuando la encuentran le ponen excusas, la dejan a un  lado.
Ni hablar si ha tenido la desgracia de sufrir una enfermedad, aunque ya esté la persona totalmente recuperada, la miran raro..
La formación que la persona posea no vale de nada, como tampoco vale la honestidad, la capacidad y la buena predisposición que tenga para aprender el trabajo que se le asigne.
Pareciera que estos ?empleadores? de avanzada no supieran que cada empresa es un mundo, y que vivimos en Argentina, donde mucha gente se quedó sin trabajo no por falta de capacidad, sino porque esas empresas cerraron o se redujeron.
Porque si sabemos leer un currículum, nos tenemos que dar cuenta que una persona que haya trabajado en puestos administrativos (por ejemplo), o en varios lugares, más de 15 años, o en comunicación, está capacitada para realizar cualquier trabajo. Nadie es tan inconsciente para presentarse a un puesto de trabajo si no condice con su persona, o con su capacidad de aprendizaje. Solo es necesario que se le dé la oportunidad. Porque si se la sigue discriminando, es lógico que jamás va ha poder tener experiencia en ningún puesto.
Si los asesores de estos ?nuevos empleadores? leyeran los avisos que sacan debería darles vergüenza, porque hay una contradicción permanente en lo que se anuncia, con lo que se pide.
Ni hablar de las tantas consultoras que existen en el mercado, que para justificar su trabajo, después de meses con mucha suerte llaman para una entrevista, que en la mayoría de los casos no es para nada compatible lo que preguntan con la situación laboral de nuestro país.
Que tiene que hacer una persona de 40 años que no le dan trabajo por su edad, cuando en la mayoría de los casos es su único sostén.
Si esta modalidad a seguir, tal vez la edad para jubilarse debería modificarse.
Es lamentable lo que está sucediendo, cuando el mundo parece avanzar, muchos todavía siguen con costumbres prehistóricas.
¿Dejaremos algún día de discriminar? Tendremos la capacidad suficiente para no creernos superiores a nadie. Si su empresa no funciona, y mañana Usted termina siendo empleado, ¿cómo le gustaría que lo traten?
Nora Giacobone
DNI 14.688.160

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario