El aumento de la violencia escolar es un reflejo de lo que sucede en la sociedad

El psicólogo y concejal del bloque radical Adolfo Loreal dialogó con El Eco de Tandil de una problemática que preocupa a la sociedad como lo es el incremento de la violencia escolar. Del tema mucho se ha hablado este año en nuestra ciudad, tanto por hechos sucedidos en diversos establecimientos educativos, como agresiones vividas por adolescentes en la puerta de las escuelas o a pocos metros de ellas.

En primer lugar, consideró que en la sociedad en general ha aumentado el trato violento.

Hoy la calle se ha vuelto violenta. Entre el espacio privado y el público tuvimos que poner rejas. El ámbito de la casa debe ser protegido porque en el ámbito público aparece la agresión, el robo, el maltrato, de última la indiferencia, con la formas terribles del egoísmo, egocentrismo, la desconsideración del otro. Hay muchas formas de maltrato y de destrato, eso rompe el lazo social”, manifestó.

 

Un espejo de

la sociedad

 

En cuanto a la violencia escolar, analizó que “el niño es un espejo de la sociedad en la que vive. Algunos pibes se golpean en la escuela tal como lo hacen afuera, porque ven una sociedad violenta”.

“Tenemos políticos que se ofrecen a partir de la violencia, no a partir de la construcción, donde el otro es francamente un enemigo al que debo destruir. Esto es un mal modelo. Lo vemos en las publicidades, hay una en particular en la que el muchacho está de lo más romántico con su novia y dice: ´Acabemos con tanta dulzura´. Eso significa que tanta dulzura termina siendo empalagosa para esta época”, reflexionó.

Manifestó que “en parte hay más violencia y en parte se sabe mucho más. Me preocupa el tema del niño porque es responsabilidad de un adulto. Si el niño es sujeto de derecho es porque hay un adulto que es sujeto de deber y responsabilidad. Esto tiene que ver con los límites, con el orden, con el cuidado, y con las pautas que plantea una comunidad que está formada por familias. En eso hay que pegar un giro, transformar la sociedad en un lugar de amistad y no en una sociedad de violencia”.

 

Responsabilidad

de los padres

 

“Es el adulto el que puede producir una diferencia, un cambio en función de optimizar los lazos sociales, yo no responsabilizaría al niño o adolescente”, afirmó.

En ese sentido, recalcó que “esto en principio depende de los padres porque el Estado no entra en la casa de una familia cuando tiene un niño. El Estado no estaba dentro de la casa de la señora que parió un hijo y lo tiró en una bolsa en un tacho de basura en una estación de servicio. El Estado llega cuando la escena tomó carácter público”.

“Un niño en principio es responsabilidad de sus padres ¿Dónde están los padres de un pibe de 13 años que va a la escuela con un revólver? Está ausente o es modelo de lo mismo”, sostuvo.

Luego, hay instituciones que son “las primeras que acogen al niño, que son la salud y la educación”.

La violencia es algo que “está impregnado en todas las instituciones de una sociedad, hoy en el tránsito mismo ocurre que la gente invita a la pelea. Vas por el supermercado, le tocás el carro a otro te mira con cara de ´te voy a meter una trompada´”.

 

El rol de la

educación

 

En ese marco, consideró que hay algo que está “exaltado” y que la única forma de modificar la situación es con “educación y cultura”.

“Esto también aparece en la escuela pero está en todo lados. Hoy los chicos juegan en máquinas a matar durante horas, cuando 50 años atrás se decidió dejar de regalarle pistolas a los pibes, porque no estaba bueno incentivar a la guerra y la muerte”, ejemplificó.

Y lamentó que hoy los chicos para divertirse no salen a pescar, a armar una casita, “se divierten matando”.

“De la misma manera que muchos programas de diversión de hoy en día son a consta de destruir al otro, de hablar mal del otro, y es más o menos lo mismo que hacemos los políticos, la forma de ofrecerse no es hablar bien de uno mismo, sino que se hace en una mediocridad, humillando y degradando al otro. En la pareja la manera de retener al otro es humillándolo, asustándolo”, sintetizó.  U

 

RECUADRO**********************

“Los docentes están inhabilitados

por la institución”, afirmó Loreal

 

Por otra parte, Loreal planteó que frente a la violencia escolar, los docentes “están capacitados para hacer frente a esa situación, pero también están inhabilitados”.

“Están capacitados por formación académica por formación intelectual, pero también mayormente están capacitado por la propia vida, porque también son padres. Entonces yo no dudo de la capacidad del docente, siento que ha estado inhabilitado, impedido por la institución”, deslizó.

Y estimó que eso se debe a que hay una “línea en los últimos años donde se hace una apología del derecho, todo es derecho, pero nada es responsabilidad, ni obligación”.

 

Sin límites

 

En ese camino, aparece el hecho de “no poner límites porque el límite, como la palabra autoridad, se malinterpreta y se tergiversa, y se lleva al plano del autoritarismo, lo que remite a las facciones y años fachistas de la sociedad”.

Entonces, analizó que lo que sucede es que “se pierde el carácter de autoridad. Esto de alguna manera hace que el niño y el joven se queden sin referente”.

“Autoridad quiere decir mandar para hacer crecer. Entonces el niño, el joven, que es un sujeto en formación, hasta el final de la adolescencia necesita referentes y el referente es ese padre, esa abuela, esa maestra, esa directora de escuela que le debe decir qué se puede y qué no se puede, qué está bien y qué está mal”.

“No es lo mismo comer una ensalada de lechuga que comer marihuana, y sin embargo se hace creer que es lo mismo, que esto no provoca daño y encontramos altos niveles de consumo”, sostuvo.

 

Tierra de nadie

 

Frente a este panorama, aseguró que existen adultos que “prefieren decir que sí, a decir ‘esto no se puede’. Hay adultos que me parece que están inhibidos por la propia institución, ya sea la familia o la escuela”. “A veces una mamá intenta poner un límite y el padre la descalifica, o al revés. Entonces en este río revuelto el niño queda en tierra de nadie y lo más grave es que encontramos una población importante de niños y jóvenes que no tienen un referente. No hay quién encarne la autoridad en el real sentido, no en el sentido del sometimiento, sino el de ese referente que me ayuda  a crecer”, explicó.

Loreal ilustró que “encontramos a diario situaciones donde una criatura de 4 ó 5 años empieza a los gritos en el medio del supermercado y los padres quedan conmocionados de una manera que no saben qué hacer”.

“En el consultorio escuchamos padres que dicen ‘no sé qué hacer con mi hijo’. Entonces el hijo queda sin referente porque ese sujeto en formación necesita de alguien que sepa qué hacer”, aseguró.

Finalmente, sostuvo que “en los últimos años hay cierta confusión que anida dentro del sistema educativo donde de pronto autoridad o límites son malas palabras, cuando en verdad son palabras fundacionales de la salud mental. No hay posibilidad de organización psíquica en un ser humano que no tiene límites, la única forma de poder vivir en sociedad”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario