El Museo de Bellas Artes brindó talleres con artistas

Los chicos al museo
 
En el marco de las diversas propuestas que llevó adelante la institución, uno de los proyectos consistió en invitar a artistas. Mediante las técnicas y recursos que habitualmente manejan en su ámbito profesional, lograron una interacción única y espontánea con los niños, que dejó muchos aprendizajes.
 
Taller con Ariel de la Vega
 
La responsable de convocar a los artistas que participaron de la iniciativa de los dos talleres llevados a cabo durante el año 2013 fue Verónica Agostinone, que seleccionó el perfil de cada uno de ellos. 
El primero de los talleres se realizó en mayo junto al artista plástico Ariel de la Vega. La jornada de trabajo contó con la participación de veinticinco niños entre seis y diez años provenientes de diferentes barrios. 
Ariel de la Vega expuso una muestra de dibujos y pinturas compuesta de representaciones abstractas en diálogos con retratos y cuerpos humanos. Las pinturas y los dibujos en papel conformaron una serie denominada “El Templo Interior-Estructuras líricas” y  “Misterios”.
El taller consistió en un trabajo de encuentro con el artista  dentro del museo, un espacio sorpresivo para los niños debido a que fueron invitados sin saber que el artista Ariel los estaría esperando en una de las salas. 
A partir de conocerse, el taller comenzó su curso desarrollándose en dos etapas. La primera tuvo que ver con los dibujos del autor en blanco sobre negro, en donde los niños utilizaron como soporte bolsas de nylon negras, pegadas a la pared, pintándolas usando sus manos con temperas blancas. La segunda etapa, significó un traslado de sala hacia donde se encontraba la serie de pinturas de Ariel, y se aplicó el manejo del color  mediante el despliegue de papeles de diferentes texturas y tamaños para concretar la técnica del collage. Podemos agregar una tercera etapa, sucedida al culminar las producciones, donde los chicos expusieron sus obras de arte para poder ser apreciadas por sus papás, familiares y amigos que habían acompañado la jornada laboral.
 
Taller con Guadalupe Gárriz
 
El segundo taller estuvo a cargo de la psicóloga y artista plástica Guadalupe Gárriz, que se había presentado en el museo en el mes de julio con la muestra “Había una vez un niño”, la cual permitió apreciar a la niñez desde un lugar inédito, haciéndola hablar. Se trató de una decisión estética que fue, a la vez, el lugar desde el cual la artista construyó su singular recorrido poético, interpelando a los niños, pero fundamentalmente a los adultos sobre la imagen que éstos tienen de aquellos.
Por motivo del gran número de niños inscriptos en el taller, el mismo tuvo que dividirse en dos grupos de trabajo, cada uno, compuesto por treinta niños. 
Los papás no dejaron pasar la ocasión para ver a sus hijos trabajar con Guadalupe. La artista sorprendió a los invitados cuando hicieron su ingreso al museo, ya que la misma estaba sentada en el piso dibujando y pintando con su técnica y estilo. Luego de un diálogo donde intercambiaron ideas y opiniones empezó a desarrollarse la tarea plástica. 
La idea fue que los participantes imitaran el método original que la artista habitualmente utiliza en todas sus pinturas, el cual se trata de superponer círculos de acrílicos de diferentes colores. Entre una superposición y otra se necesitó mucho tiempo de secado, necesario para culminar la tarea. 
Finalmente se realizó una exhibición colectiva donde se observaron diferencias entre las diversas muestras. 
 
La valija viajera
 
El proyecto institucional que se viene desarrollando todos los años en forma consecutiva denominado “La valija viajera” consiste en el traslado de una serie de reproducciones del patrimonio del Mumbat hacia las distintas establecimientos educativos.
Dichas reproducciones están basadas en once obras relevantes por su valor histórico y de firma, tales como: Antonio Berni, Emilio Pettoruti, Benito Quinquela Martín, Alfredo Gramajo Gutiérrez, entre otros. 
El proyecto tiene como objetivo el acercamiento interinstitucional entre el Museo de Bellas Artes y los jardines y escuelas de diferentes niveles y, al mismo tiempo, la promoción y divulgación del conocimiento de nuestro patrimonio artístico y cultural.
La comunidad educativa mostró durante el ciclo 2013 interés en la valija viajera acercándose al museo para solicitar el préstamo de las reproducciones, las cuales luego formaron parte de actividades artístico-didácticas y presentaciones desarrolladas por las docentes a cargo. El tiempo de duración de la valija en cada establecimiento fue de quince días aproximadamente.
El pasado año fueron cinco los jardines de infantes receptores de dicha propuesta: el Jardín 910 durante el mes de mayo, el Jardín Estrella de Belén en el mes de junio, el Jardín 916 durante septiembre, el Jardín San Ignacio en octubre, y el Jardín 922 en noviembre.
El Mumbat proyecta la continuidad durante 2014 de estas propuestas que resultaron más que interesantes. Sabiendo que descubrirá, como sucede todos los años, una comunidad con anhelos de educar sobre el valor de nuestro patrimonio cultural.
 
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario