En el día contra el maltrato infantil inauguraron una plaza de juegos en la comisaria de la Mujer y la Familia

La comisaria de la Mujer y la Familia de Tandil presentó su nueva placita de juegos creada con la intención de ofrecer a los niños un espacio de esparcimiento y recreación.

El Eco

Ayer se celebró el Día Internacional de la Lucha contra el Maltrato Infantil y en ese marco la comisaria de la Mujer y la Familia de Tandil presentó su nueva placita de juegos dentro del jardín de la institución entre tortas y chocolate para los más pequeños. La intención es ofrecer a los niños un espacio de esparcimiento y recreación al transitar por esa dependencia policial.

El logro fue posible gracias a la donación de los elementos para la diversión realizada por el Area de Espacios Verdes del Municipio y la colaboración de Raquel Confalonieri, quien cedió las pinturas que facilitaron la decoración del lugar, pintado por las mismas efectivas.

Fuentes policiales contaron que de un tiempo a esta parte la sociedad ha aumentado su compromiso en este sentido, sobre todo por parte de los docentes, que son quienes más se animan a denunciar los casos de violencia. Cuando detectan casos de violencia inmediatamente intervienen los equipos técnicos de las escuelas y son quienes se acercan a manifestar la acusación, significando para ellos un riesgo, ya que las familias suelen arremeter en su contra.

No es regular que los casos sean expuestos por los mismos familiares, aunque se suele dar cuando los padres que están separados se culpan entre ellos, exponiendo aún más al menor.

Según los que lidian con estos asuntos, existen llamadas anónimas que informan sobre víctimas de maltrato, en este caso el protocolo indica delegar la denuncia al Equipo Interdisciplinario para que los trabajadores sociales intervengan.

La otra gran parte de las imputaciones llegan por parte del Servicio Social del Hospital de Niños, que ni bien distinguen que un niño está siendo sometido a cualquier tipo de violencia hacen llegar su informe a la comisaría de la Mujer y la Familia. Desde esa dependencia, en primera instancia, delegan las cuestiones al Juzgado de Familia y al Servicio de Promoción y Protección de los Derechos del Niño.

En caso de que haya constancia de un chico golpeado, como es delito, interviene la Fiscalía Especializada en Violencia.

El maltrato no  es sólo físico

La fecha fue creada para fomentar los derechos de los niños a nivel mundial, así como para concientizar a la colectividad sobre las consecuencias de la violencia en infantes.

Se entiende por maltrato a cualquier omisión o acción, intencional o no, por parte de las personas a cargo del niño, niña o adolescente que comprometan la satisfacción sus necesidades primarias (alimentación, abrigo y protección contra el peligro) y socioemocionales (interacción, afecto, atención, estimulación y juego) por las que se vea afectado su desarrollo físico y emocional, su integridad y que implique una vulneración de sus derechos. Así lo determina el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Los tipos de agresividad fueron distinguidos en cinco aspectos que incluyen la violencia física, en cualquier acción intencional que provoque daños corporales en el niño, sean estos visibles o no, como por ejemplo: quemaduras, golpes, pellizcos, fracturas, entre otras. El daño psicológico, que es cualquier actitud que provoque en el menor sentimientos de descalificación o humillación. Por negligencia, que significa la no protección del chico ante eventuales riesgos y la no atención de sus necesidades básicas cuando los padres o cuidadores están posibilitados para hacerlo. El abuso sexual, apuntando al ejercicio abusivo de poder de un adulto hacia un niño que implica la satisfacción carnal de quien lo ejerce en detrimento y desconocimiento de la voluntad del niño. Por último, otra forma de someter a los infantes a situaciones de violencia es cuando estos son testigos de maltrato o abuso sexual hacia terceros. Se considera que las consecuencias son similares a las que experimentan los niños que viven la situación de agresividad en forma directa.

Puntualmente, en Argentina, el castigo corporal está prohibido desde la sanción del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (Art. 647) y la Ley de Protección Integral de la Niñez (26.061). El relevamiento presentado por la entidad indica que en nuestro país el 96,3 por ciento de los adultos piensa que los chicos y chicas no deben ser castigados físicamente. Sin embargo, al preguntar por las prácticas, los mismos encuestados dan cuenta del frecuente uso del castigo físico en la crianza (40.5 por ciento).

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario