En los últimos dos años cayó el 32 por ciento la mortalidad materna en la provincia

“La inversión en consejería, métodos anticonceptivos, equipamiento hospitalario, los aportes de Nación a través del Plan Nacer, la estrategia de maternidades seguras y centradas en la familia, y la labor de los promotores de salud para detectar embarazos de riesgo y promover los controles médicos han jugado un papel crucial en este descenso”, explicó el ministro de Salud provincial Alejandro Collia.
Los abortos clandestinos, las complicaciones obstétricas como infecciones, hemorragias o hipertensión, las dificultades para atender las emergencias y el déficit de controles en embarazos de riesgo son las principales causas de muertes maternas. Dentro de ellas se contabilizan todos los decesos de mujeres que se producen durante el embarazo, el parto y el puerperio.
La estadística que aporta la Dirección de Información Sistematizada del Ministerio de Salud reveló que en 2010 la tasa de mortalidad materna ascendía a 4,3 por cada 10 mil nacidos vivos. En 2011 se logró un descenso importante, superior a un punto (3,2 cada 10 mil nacimientos). “El año pasado la tasa de mortalidad materna descendió hasta 3 cada 10 mil, un 32 por ciento menos que hace dos años”, explicó Collia.
 
Acceso a los 
anticonceptivos
 
Los especialistas coinciden en que la reducción de la mortalidad materna obedece a múltiples factores. Y entre las medidas positivas destacan la entrega de casi 7 millones de métodos anticonceptivos al año, a través del Programa provincial de Salud Sexual y Procreación Responsable.
“Es difícil cuantificar lo que se ha prevenido, pero la evidencia dice que los abortos son, mayormente, consecuencia de embarazos no deseados y, en condiciones insalubres, resultan ser causa de un 30 por ciento de las muertes maternas”, explicó Marisa Matía, coordinadora del Programa de Salud Sexual en la Provincia. 
En este sentido, dijo que “es posible inferir que la entrega gratuita de métodos anticonceptivos, siempre acompañados de consejería médica, incidió positivamente en la reducción de las muertes maternas”.
El Programa de Salud Sexual entregó el año pasado 6.776.376 de métodos entre preservativos, anticonceptivos orales, inyectables, de emergencia, para mujeres que amamantan y DIU en 2.138 efectores de salud, es decir, hospitales provinciales y municipales y centros de atención primaria. “Pero además, tenemos sede en cuatro universidades nacionales y cinco unidades penitenciarias de la Provincia”, completó Matía.
 
Maternidades seguras
 
En los últimos dos años, la Provincia junto con Unicef comenzaron a fortalecer a las maternidades de la provincia de Buenos Aires con capacitación, incorporación de equipamiento y el empleo de una estrategia llamada “maternidad segura y centrada en la familia”, que hoy se implementa en 70 hospitales provinciales.       
“Para lograr maternidades más seguras, garantizamos los procedimientos médicos de emergencia, la evaluación del riesgo materno, fetal y neonatal, y la derivación oportuna a un establecimiento de mayor complejidad en caso de ser necesario”, explicó Flavia Raineri, directora de Maternidad, Infancia y Adolescencia del Ministerio de Salud provincial.
La funcionaria detalló que, Plan Nacer mediante, el Gobierno nacional invirtió 151.690.455 pesos en recursos para bajar las muertes maternas: insumos, equipamiento, obras en maternidades e incentivo para el personal que asiste a las embarazadas. De ese total, por ejemplo, se invirtieron 3 millones de pesos en 20 ecógrafos, fundamentales a la hora de controlar los embarazos.
Finalmente, al momento de explicar la baja en la mortalidad materna, Raineri destacó la estrategia APE (Atención Primero Embarazadas), que se implementa en los hospitales provinciales y prioriza la atención de las mujeres que esperan un hijo.
Explicó que, en principio, buscan captar tempranamente a las embarazadas a través de los promotores de salud que trabajan en los barrios. 
Por otro lado, se crearon en los hospitales ventanillas para la atención rápida de la embarazada, y una chequera para que tanto la mujer como el equipo de salud tengan un registro escrito y claro de sus consultas, vacunas, ecografías y todos los controles que necesita la futura mamá mientras espera el nacimiento. u
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario