Equipo del Hospital realizó la primera cirugía cardiovascular en un recién nacido

El sábado pasado se realizó por primera vez en el Hospital Municipal “Ramón Santamarina” el tratamiento quirúrgico de cierre del ductus arterioso permeable (DAP) en un recién nacido prematuro. La noticia recién fue confirmada ayer a este Diario por el director médico Diego Macagno.

El facultativo señaló que el procedimiento fue realizado por los servicios de neonatología, anestesia y quirófano del centro asistencial público. “Esta intervención fue posible gracias a un equipo conformado por los cardiocirujanos infantiles Juan Baldini y Alejandro Jorajuria; por el jefe del servicio de neonatología Miguel Barrichelo y la neonatóloga Marilina Osinaga; por el anestesiólogo Cristian Riat, técnica de anestesia Rubén Specogna, las instrumentadoras Mariangel Cappittini y Carolina Sena como auxiliar. En tanto, el equipo de enfermería estuvo liderado por Gladys Reboredo, jefa de enfermería de neonatología, María Llanos y Brenda Frick, y las mucamas Josefina Cejas y Maura D’Alessandro.

 

La patología

 

Según se explicó el ductus arterioso permeable (DAP) es una alteración en la adaptación del recién nacido prematuro al medio extrauterino, siendo el más común de los defectos cardiocirculatorios en neonatos pretérminos, principalmente con un peso menor a 1500 gramos al nacer.

La incidencia global de la patología en un recién nacido pretérmino es de entre el 50 y el 70 por ciento, y en menores de 1000 gramos es del 80 por ciento.

Además, la fisiopatología se expresa por una comunicación entre las arterias aorta y pulmonar con un  cortocircuito  de izquierda a derecha, lo cual provoca en muchas ocasiones bajo gasto cardíaco y edema pulmonar y eventualmente displasia broncopulmonar.

La paciente es una niña recién nacida prematura, de 25 semanas, con un peso de 580 gramos, producto de un embarazo gemelar.

El diagnóstico realizado por los médicos fue prematurez extrema, enfermedad de membrana hialina, ductus arterioso permeable.

De acuerdo a lo informado, luego del fracaso terapéutico con tres series de inhibidores de prostaglandinas se planteó el cierre quirúrgico. El procedimiento se realizó a través de una toracotomía posterolateral izquierda con abordaje extrapleural y se concluyó con la colocación de un clip de titanio provocando el cierre del DAP.

Finalmente la paciente presentó muy buena evolución postoperatoria y se encuentra internada en el servicio de neonatología del Hospital Municipal “Ramón Santamarina”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario