Estudiantes de Unicén inventaron dispositivo para detectar la somnolencia y lo llevaron a Estados Unidos

El Eco

Están en la última etapa de la carrera de Ingeniería en Sistemas de la Unicén y tuvieron una idea innovadora por la que fueron premiados y los lleva a la meca de la tecnología. Ludmila Baliño y Conrado Blanco, de 22 y 23 años respectivamente, son los creadores de Morfeo, un accesorio que por medio de electrodos es capaz de leer la actividad neuronal y detectar si un conductor entra en estado de sueño. Ayer emprendieron su viaje a Norteamérica para dar a conocer el concepto a los grandes de la industria.
A los dos les interesaba utilizar una tecnología que fuera cerebro-computadora y de ahí surgió también la problemática de los accidentes que dio inicio al proyecto. “Se nos ocurrió esto y a la semana surgió el concurso `Prendete 2017´ y vimos la oportunidad de anotarnos, además vimos el negocio que podíamos aplicar”, contaron los estudiantes.
Si bien la idea surgió por un trabajo hecho como presentación final de una materia donde había que aplicar alguna interfaz a la vida diaria y resolver alguna problemática, fue gracias a un profesor que decidieron participar del concurso. Resultaron elegidos dentro de los 25 finalistas y luego alcanzaron quedar dentro de los seis ganadores.
Como parte del premio ayer tomaron el avión a Silicon Valley, California, en Estados Unidos, para presentar su creación, junto con los organizadores, profesores y demás equipos, entre otros.
La otra parte del galardón se trata de 50.000 pesos, que aunque todavía no les fue entregado, los chicos ya saben que eso será destinado a comprar lo necesario para hacer el prototipo y poder empezar a hacer las pruebas de campo, con la intención de conseguir en un futuro una inversión más grande para tener el producto final y así comercializarlo.
Una vez que el emprendimiento es lanzado al público, tiene un año de resguardo, pero luego tienen que tramitar el patentamiento, al menos de la idea. “Ya estamos pensando en eso”, se adelantaron.
Teniendo en cuenta que en este país hay 15 millones de vehículos habilitados para circular, de los cuales un 14,2 por ciento son comerciales, el invento podría aplicarse a un mercado de más de dos millones de conductores.

Morfeo, el dios del sueño

Se trata de un proyecto que afecta directamente a la calidad de vida de las personas con tecnología muy innovadora.
Según explicaron los jóvenes expertos, la actividad neuronal genera ondas que gracias a los electrodos es posible leerlas y, dependiendo de una combinación, se puede saber si esa persona se está durmiendo o realizando otro tipo de actividad.
Como hay distintos niveles de somnolencia, la idea que tienen apunta a alertar en diferentes niveles de sueño. En principio una alarma sonora, y luego una alerta mediante vibración, en el caso de que el nivel sea más profundo. “Un vibrador muy leve, que cumpla la función de avisar sin ocasionar el accidente”, expusieron.
El formato sería un accesorio, como vincha o gorro, que permita posicionar los electrodos en la zona de la nuca sin ser invasivo. “Apuntamos a las empresas de transporte, que es donde estaría el mercado”.
“Ya veníamos viendo en la materia todo tipo de interfaces y encontramos que ahí había un hueco que no se había terminado de llenar con respecto a la aplicación en seguridad vial y decidimos meternos en ese nicho”, relataron.
Los chicos tomaron todas las decisiones juntos y se complementaron a lo largo de todo el proyecto. Ludmila siendo más desenvuelta para poder explicar y Conrado más técnico, según contaron ellos mismos.
Llegaba el momento de anotarse al concurso y todavía no se les ocurría que nombre ponerle al proyecto. “Surgió de la nada, hablando del dios del sueño, que es Morfeo”.
Por ahora lo que tienen es el concepto en la computadora que espera ser concretado. Este viaje y las presentaciones anteriores los lleva a la búsqueda de posibles inversores que quieran apostar a ellos. u

SECUNDARIA

Se prendieron y ganaron

Los estudiantes contaron que fue gracias a la insistencia de José Marone, profesor en el área de electrónica, que decidieron presentarse en el concurso.
“Gracias a `Prendete 2017´ aprendimos muchas cosas, sobre todo relacionadas a las cuestiones de negocio, como armar un plan o un modelo. Ver los posibles nichos. De eso no teníamos ni idea, ya que en la Universidad te preparan más para lo técnico, pero en lo económico estábamos re perdidos”, aseguraron.
En ese sentido, contaron que recibieron un montón de cursos y entrenamiento en asuntos como el desarrollo de la presentación, la manera de dirigirse al público y consejos para vender mejor el producto.
“Nosotros ya teníamos bien claro lo que queríamos hacer, pero no sabíamos bien como transmitírselo a la gente”.
En octubre del año pasado se presentaron los 25 proyectos finalistas, de los cuales resultaron premiados solamente seis y cuatro pertenecen a esta localidad. Ponce, de Mar del Plata, se trata de un dispositivo de control de equipos de riego; Arrear (Tandil), es un collar electrónico para mayor control del ganado en pastoreo; Notarix (Tandil), apunta a una firma digital para documentos jurídicos, Morfeo (Tandil), el sensor de somnolencia en conductores; Mamógrafo óptico (Tandil), un sistema de formación de imágenes médicas mediante reflectancia de campo completo utilizando radiación en el infrarrojo cercano y Oking (Olavarría), se trata de un sensor de adelantamiento vehicular.
Prendete es un Concurso de Ideas de Negocio Innovadoras que nació en la ciudad de Tandil en el año 2015, buscando fomentar el desarrollo de ideas innovadoras con el objeto de que sea el punto de partida de proyectos viables, escalables y futuros generadores de empleo. La iniciativa es organizada en conjunto por la Facultad de Cs. Económicas, la Facultad de Cs. Exactas, el Centro de Innovación y Creación de Empresas de la Universidad Nacional del Centro de la Prov. de Buenos. Aires (UNCPBA), el Municipio de Tandil, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), la Cámara de Empresas del Polo Informático de Tandil (Cepit), la Agencia de Desarrollo Territorial, Grupo Assa (gA), el Ministerio de Ciencia, Innovación y Tecnología de la Prov. de Buenos Aires. y demás instituciones que forman parte del ecosistema emprendedor de la región. u

 

RECUADRO

Un orgullo

 

Ludmila es de Mar del Plata y Conrado de Cacharí (Azul), se conocieron en Tandil, más precisamente en la Facultad de Ciencias Exactas al coincidir en carrera. Se juntaron el año pasado para elaborar en conjunto el proyecto final de una materia optativa, Sistemas de Interfaz Natural.
En lo personal, los cambios se presentaron al tener que repartir los tiempos entre el emprendimiento, concursos, viaje y las clases habituales. “Por un lado queremos terminar con las materias que nos quedan, pero a la vez también ansiamos que el proyecto se concrete rápido”.
Más allá del orgullo para cada una de las familias, en lo social también sintieron el impacto. Sobre todo Conrado, que al pertenecer a una localidad más pequeña todos lo conocen y muchos se acercaron a felicitarlo.
“En un futuro, una vez egresados como profesionales, la idea es lograr tener nuestra propia empresa destinada al desarrollo de esta tecnología aplicada a otros productos”.
RECUADRO

El viaje a la meca

Silicon Valley, ubicado en la bahía de San Francisco de California, es la sede de muchas compañías emergentes y globales de tecnología. Apple, Facebook y Google se encuentran entre las más influyentes. Además de instituciones tecnológicas en torno a la Universidad Stanford de Palo Alto. Por otra parte se destacan el Museo de Historia de la Computación, el Centro de Investigación Ames de la NASA y el Museo Tecnológico de Innovación.
En los seis días que durará la visita los estudiantes tienen un cronograma para visitar empresas e inversores. “Además vamos a tener una reunión en la sede de Globant, líder en software”.
“La idea es hacer lo mismo que hicimos en octubre en la presentación del proyecto para el concurso, pero en inglés y ante inversores, compañías y aceleradores de emprendimientos”.
El grupo contará con una agenda de reuniones, visitas a instituciones y firmas tecnológicas, espacios de coworking, aceleradoras, fondos de inversión y demás actividades con el objeto de que los emprendedores puedan aprovechar las oportunidades que el ecosistema emprendedor por excelencia ofrece.
Este viaje contribuye al desarrollo y fortalecimiento de las habilidades y capacidades de los desarrolladores, además de facilitarles el acceso a nuevas redes de contacto y a la mejora de su competitividad para aumentar sus oportunidades de éxito.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario