Falleció Américo Reynoso, el primer intendente de la recuperación de la democracia, en 1983

Falleció ayer, a los 87 años, Américo Reynoso, el dirigente de la Unión Cívica Radical que se convirtió en el primer intendente desde la recuperación de la democracia, en 1983.

Tras sufrir una descompensación, el exjefe comunal durante el período 1983 – 1987 ingresó de urgencia ayer por la mañana al Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, donde falleció poco después por un paro cardiorrespiratorio.

Dirigente político pero también social, en función del trabajo que desarrolló en su querida Villa Italia y en la sociedad de fomento Unión y Progreso, marcó un momento en la historia de la cuidad y su deceso representó una “gran pérdida para el radicalismo tandilense” y para toda la comunidad.

En su página de Facebook, el intendente Miguel Lunghi compartió un mensaje ante la partida del entrañable vecino de la ciudad.

“Hoy se nos fue un gran hombre, un radical querido y uno de los vecinos más ilustres de la República de Villa Italia. Hoy se nos fue el primer intendente de la democracia recuperada en 1983. Un abrazo del alma para su familia y el reconocimiento y gratitud por todo lo que Américo hizo por Tandil”, reza el mensaje publicado en la fan page de la red social acompañado por una imagen.

Sus restos fueron velados ayer en la casa de sepelios Alessi y Manna y serán trasladados hoy, a las 11, al cementerio municipal para su inhumación.

Su gestión
de gobierno

Américo Reynoso gobernó desde el 10 de diciembre de 1983 al 10 de diciembre de 1987. Durante su gobierno se crearon cuatro centros de salud, ubicados en los barrios Las Tunitas, Villa Aguirre, Selvetti y Parque La Movediza.

En cada uno de ellos se ofreció atención diaria a cargo de médicos clínicos y pediatras, servicio de vacunación, medicamentos gratuitos y distribución de leche en polvo.

Implementó el proyecto de Familias Sustitutas, a través del cual se dio atención a niños que por razones circunstanciales y temporarias debieron ser alejados de su hogar, y creó la Casa de la Madre Sola, según reseñó el Comité local de la UCR a través de su página de Facebook.

Además construyó nuevas plazas públicas en el barrio Parque, Cerro Leones, barrio Parque la Movediza, en la zona del Tiro Federal, en Tierra del Fuego y avenida Buzón, y en Maipú y General Paz.

En su administración el transporte para las personas no videntes fue gratuito, como también la atención pediátrica las 24 horas, los medicamentos, el servicio odontológico, la vacunación y la concurrencia para atender a las embarazadas, y también se construyó una sala de luminoterapia.

Fue su gestión la que llevó adelante, por primera vez, la construcción de 18 viviendas en María Ignacia – Vela y 12 en Gardey. Al mismo tiempo, se inició la construcción de 256 casas, licitadas y adjudicadas, en los terrenos delimitados por las calles Estrada, Suipacha, 12 de Octubre y Ezeiza; y en los que lindan con el barrio Rodríguez Selvetti; 54 viviendas licitadas y adjudicadas (12 individuales en avenida Perón, Juramento y Gorriti y 7 monoblocks de bajo nivel y dos pisos cada uno en De la Bandera, Perón y Juan B. Justo); 588 a cargo de consorcios vecinales por el plan de créditos Reactivación II del Banco Hipotecario, gestionado y logrado por la Municipalidad.

Se pavimentaron, arreglaron y arenaron muchas calles de la ciudad, y se abrieron 22 nuevas, algunas de las cuales fueron Colombia entre Portugal y Caseros, Lisandro de la Torre entre Azucena y De la Canal, calle 44 bis entre Segundo Sombra y Alaska, Ugarte entre La Pampa y Entre Ríos, López Osornio entre Bolívar y Zarina, Sandino entre Lobería y López de Osornio.

Merecen mención algunas obras de significación como la extensión de redes de gas domiciliarias, instalación de refugios peatonales, ampliación de la recepción televisiva, transformación del alumbrado público, entre otras.

“En cada obra de gestión deja su transformación, su vocación, sus ideas, su humildad y el orgullo de ser radical”, valoraron.

“Un hombre que
nos marcó a fuego”

Conmovido por el deceso, el senador provincial Carlos Fernández recordó al exintendente, que dejó marca y un gran recuerdo “en todos aquellos que tuvimos la oportunidad de conocerlo y acompañarlo”, destacando su rol en la historia de la ciudad y su sencillez como vecino.

“Un hombre que nos marcó a fuego a toda la juventud del ’83 que íbamos a pegar afiches, pintar paredes y a aplaudir en cada uno de los actos”, valoró.

De aquella época destacó la imagen de un hombre que se enfrentaba a un “desafío enorme” como definió la tarea de “poner en marcha al Municipio” que estaba “prácticamente destrozado, sin nada” después de la dictadura, para “volver a levantarlo”.

El vicepresidente primero de la cámara alta mencionó que mañana se cumplen 33 años de la fecha en que fue electo intendente Américo Reynoso, “un hombre que seguía caminando las calles de Tandil”.

Culminado su mandato, cumplió con un rol de militante activo del centenario partido, marcando su presencia incluso en los actos en la sede de Mitre 550. En ese sentido Fernández enfatizó que “fue un dirigente importante del radicalismo, que marcó un hito siendo el primer intendente de la democracia recuperada”.

“A todos aquellos que tuvimos la oportunidad de vivir de cerca los momentos de alegría y de angustia, los difíciles desafíos que tenía que enfrentar”, expresó el exjefe de Gabinete.

“Una pérdida
muy importante”

El presidente del Comité de la UCR, Matías Civale, manifestó que “para nosotros y para todos los tandilenses es una pérdida muy importante, que nos duele mucho”.

Y en su recuerdo destacó que Américo Reynoso, a quien definió como un “hombre de bien”, representó los “mejores valores” de la democracia, y resaltó que cuando se retiró de la intendencia “seguía caminando como lo hacía antes por las calles de Tandil con el reconocimiento de todos los vecinos”.

“Son esas personas en la que los más jóvenes intentan reflejarse”, ponderó el presidente del directorio de la Usina en diálogo con el ciclo radial “No hay dos sin tres” (104.1 Tandil FM).

A propósito del vínculo con la administración de Miguel Lunghi Civale aseguró que “Américo siempre fue una persona muy respetuosa que no se inmiscuía”. De todos modos, y a partir de su contacto con los vecinos “muchos le planteaban problemas y después los trasladaba al gobierno”, e incluso “cada vez que se acercaba al despacho del intendente era para hacer algún pedido para su querido Unión”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario