Frente a la falta de un plan nacional, la difusión como única forma de prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico

La única forma de evitar la aparición de casos de Síndrome Urémico Hemolítico, una enfermedad causada por una bacteria que afecta particularmente a los niños y que puede resultar fatal, es la difusión. Por eso, los esfuerzos de un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Unicén, junto con integrantes de la ONG Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (Lusuh), se centraron en dar a conocer a la población las medidas de prevención necesarias para evitar la aparición de más casos. En este contexto, ayer en el auditórium de la biblioteca central de la Unicén se entregó material didáctico para trabajar el tema en los jardines de infantes en el marco del proyecto de extensión de Veterinarias, que fue acreditado por la Secretaría de Extensión de la Universidad.

En diálogo con El Eco de Tandil, Nora Lía Padola, profesora de la Facultad de Veterinaria, investigadora de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires e integrante de Lusuh, dio detalles del proyecto, que está en la etapa de experiencia piloto y por medio del cual se entregaron 25 cajas con material didáctico como láminas, títeres, imágenes y hamburguesas de juguete a jardines de infantes para que las maestras trabajen con los chicos el tema. Luego, se analizará cómo trabajaron con esa información, cómo la transmitieron en sus casas, el impacto de esta experiencia y se dará paso a una segunda etapa, en coordinación con la Facultad de Humanas, donde se buscará incorporar este tema a la currícula de alguna materia.

 

La prevención, la mejor arma contra la enfermedad

-¿Cómo surge el proyecto?

Nora Lía Padola: -En el año 2007 fuimos a los jardines. Vimos que los chicos son muy buenos difusores de estas normas porque van a las casas, cuentan lo que hicieron. En Buenos Aires LUSUH había implementado las cajas y nosotros quisimos reproducirla, lo que tiene un costo importante. Nos presentamos a un proyecto de extensión en la universidad, porque la ONG nuestra está formada por docentes de la facultad de veterinarias y también mamás de nenes que han tenido síndrome urémico hemolítico y nos subsidiaron el proyecto.

-¿Qué cantidad de casos de Síndrome Urémico Hemolítico se registraron en Tandil?

N.L.P: -Este año hubo un solo caso. A nivel nacional son casi 500 casos por año notificados. Es una enfermedad de denuncia obligatoria, pero consideramos que hay un subregistro. Tandil ha tenido dos casos el año pasado de distinta gravedad. En 2007 hubo bastantes casos y en 2008 algunos fatales. No hemos superado los siete casos ningún año, y de siete en 2007 a uno es una baja importante.

-¿A qué le atribuye la disminución de los casos?

-En realidad no hay un tratamiento para esta enfermedad más que un paliativo de los síntomas. No hay una vacuna, no hay otra forma de prevenir más que difundir medidas que son higiénico sanitarias y de manipulación de los alimentos. Entonces lo que estamos tratando de hacer es que la población sepa de qué estamos hablando. En otras ciudades, en Bahía Blanca y la región, este año ya van por el caso número 14, y dos fatales.

-Las políticas de prevención se vuelven centrales.

-Justamente, al no haber tratamiento, al no haber una política como otros planes nacionales de prevención…

¿No existe a nivel nacional un plan?

-No. Entonces cada ONG, cada grupo que está trabajando en esta enfermedad busca difundir información. Decidimos hacer esta difusión de las medidas de prevención que son muy fáciles, que busca explicar cómo higienizarse, cuándo y porqué a través de juegos, títeres y todo lo demás a los nenes que son los que más captan. Porque después van a tu casa y te taladran la cabeza: “Me dijeron en el jardín que…”. Entonces nos pareció una buena idea. Y la prevención es todo porque son ellos los que tienen que saber el riesgo de los alimentos, y qué hacer con una hamburguesa o qué hacer con las manos antes y después de ir al baño. Son las medidas que tenemos. Hace como cuatro años atrás, cinco, hubo una reunión en el Ministerio de Salud para largar un plan nacional pero cambió el ministro y quedó todo en el olvido. En realidad lo que estamos pidiendo, habiendo tanta gente, tantas facultades y tantas organizaciones institucionales involucradas es que tendría que haber un plan nacional de difusión como las hay de otras enfermedades, como por ejemplo la del dengue y publicidad a nivel nacional, porque no tenemos otra arma más que la prevención. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario