Fueron excarcelados el médico y su exmujer acusados de fraude a la administración pública

Tras un sinfín de especulaciones y pasos procesales, finalmente las defensas de los tandilenses imputados por el affaire con la obra social IOMA, lograron obtener la excarcelaciones de sus clientes, a partir de una decisión de la Sala 2 de la Cámara Penal de Garantías de La Plata.

Ambos implicados, ayer por la tarde recuperaban su libertad, y seguirán el proceso bajo esa condición hasta que se sustancie un juicio en el que se resolverá la imputación que se les endilga: “fraude a la administración pública –un hecho- en concurso real”, más otro hecho por fraude en grado de tentativa.

La resolución camarista confirmada en horas de la mañana de ayer, devino del planteo defensista que apeló la denegatoria a las excarcelaciones que había efectuado el juez interviniente en el expediente, quien estaba al aguardo (por los tiempos procesales) del pedido del fiscal Jorge Paolini por la prisión preventiva que, frente a esta nueva resolución, desistiría de plantearla.

Se trata de Julio Alberto Tamburelli y su exmujer, María Silvina Tornati, dueños de la empresa de internación domiciliaria Clinicasa SRL, de Tandil, quienes permanecieron detenidos desde el 12 de octubre pasado.

El juez Masi ya había negado el 20 de octubre pasado el pedido de cese de la privación de libertad de los dos imputados mencionados, y los representantes legales de los acusados presentaron un recurso de apelación ante la Cámara en La Plata, quien ahora definió en consecuencia.

En el marco de esta causa se investiga una presunta estafa de 380 millones de pesos anuales en perjuicio del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA), a través de sobreprecios y empresas fantasmas.

Internaciones domiciliarias truchas

Según se informó oportunamente, para el fiscal Paolini, el médico y su exmujer, “en su calidad de socios, defraudaron al IOMA mediante la presentación de documentación falsa que daba cuenta de la prestación de un servicio de internación domiciliaria para la afiliada Marta Sánchez, el cual nunca se llevó a cabo” ni había sido solicitada por Sánchez.

Tamburelli y su expareja fueron detenidos en dos operativos realizados hace casi un mes en la avenida Bolívar al 500 y en la avenida Colón y Machado, de Tandil, y luego fueron trasladados a La Plata para ser indagados.

El caso salió a la luz a partir de una denuncia publicada por este diario. De los 65 casos de los que se sospecha defraudación, uno de ellos es el de la afiliada Marta Sánchez, en el cual IOMA le pagó a la empresa Clinicasa, con sede en Tandil, un monto total de 58.272 pesos, pese a que la mujer jamás recibió el servicio de internación domiciliaria.

También señaló que en la causa se reunieron pruebas para acreditar que el 30 de noviembre de 2012 el médico imputado inició en la delegación Tandil de IOMA un trámite de internación para la afiliada Sánchez, estampó su firma y falsificó la del marido de la supuesta paciente, por la que se autorizaba a la empresa Clinicasa a hacer la prestación de internación domiciliaria.

“En la ocasión, el médico hizo entrega de una supuesta historia clínica firmada por el imputado, de una planilla de presupuesto rubricada por la esposa del médico y socia de la empresa prestataria, un formulario de IOMA de solicitud de servicios de internación domiciliaria, una copia de un estudio de cerebro de la afiliada, fotocopia de DNI y recibo de sueldo”, agregó Paolini.

En la causa, el marido de la paciente contó a este Diario que en septiembre de 2013 lo llamaron de la delegación Tandil de IOMA para preguntarle sobre la internación domiciliaria de su mujer y si era su voluntad continuar con ella. En ese momento se enteró que se había dispuesto dicha prestación y, ante semejante situación, puso en conocimiento de lo ocurrido a las autoridades de la Regional de esa obra social, en General Pueyrredón, y se hizo la correspondiente denuncia penal, que dio origen a la causa.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario