Gerardo Marchesini aseguró que ?la escuela técnica tiene un trasfondo de recomposición del tejido social?

Con una gran alegría de poder estar presente en esta nueva edición, destacó la importante revalorización que se está llevando a cabo en estos últimos años así como también la profesionalización que se está observado con el agregado del séptimo año.

En diálogo con El Eco de Tandil, Marchesini resaltó que estas 17 exposiciones generaron una cultura en cuanto al turismo, lo que llega por distintos canales la importancia de esta actividad y hace a la trayectoria escolar. “La ley del 2005 recupera la enseñanza técnica para nuestro país y esto tiene que ver con afianzar los desarrollos locales lo que aumentará el sector productivo del país” agregó el director provincial.

Una de las problemáticas a las que se refirió Marchesini tiene que ver con que el 97 por ciento de la población de la Provincia se encuentra en el 3 por ciento de la superficie; por lo que es una cuestión que deben revertir. “Esto no es casualidad ya que es producto de la concentración en los modelos económicos que anteriormente gobernaron el país y hoy estamos en el desafío de revertir esta tendencia y justamente se hace fortaleciendo las economías locales. Tandil es un ejemplo de esto ya que es una ciudad pujante, con un desarrollo turístico importante y que tiene todo un potencial a desarrollar”, explicó.

Además mencionó que su preocupación como responsables de la educación técnica es apoyar esos procesos que en las ciudades del interior se vienen desarrollando y los Municipios son una parte muy importante de esto. “La verdad que acá hay un apoyo formidable del Municipio en el tema turístico, en pensar a la ciudad integralmente, entender los espacios y es por eso que se dio este crecimiento. La educación debe acompañar este proceso y ser motor de cambio”, destacó Marchesini.

                                                                                          

Incorporación del séptimo año

 

Durante este ciclo lectivo, se reincorporó el séptimo año que corresponde al tiempo histórico de la formación de los técnicos. Cabe recordar que en realidad la educación técnica plantea seis años, pero como actualmente el primer año de la secundaria antes estaba en la primaria, pasaron a ser siete.

En relación a esto, el director provincial mencionó que fue una temática que se discutió mucho, aunque detalló que tiene que ver con los marcos de homologación acordados por todas las provincias en el Consejo Escolar de Educación; y a su vez tiene con un espacio que marcan un punto de inflexión en toda la historia de la educación técnico profesional que es el de las prácticas profesionalizantes.

Estos espacios son un mínimo de 200 horas de práctica que todos los alumnos que se reciben de técnicos deben realizar en el séptimo año y que rompe aquel formato de vinculación que la escuela técnica tuvo tradicionalmente que es el de la pasantía, la cual era para algunos chicos con determinado perfil. Frente a esto, el sistema educativo es garante de que los técnicos que se reciban en cualquiera de las 16 especialidades que se encuentran vigentes en este momento en la Provincia, deben al menos hacer una práctica con vinculación al mundo externo, ya sea en el sector productivo privado, con los municipios, otras instituciones educativas, universidades, los colegios de técnicos, con otras escuelas, etc.

“Estamos con mucho trabajo en la implementación porque el sistema es muy grande. Hoy tenemos unos 10.300 alumnos de los séptimos años en la Provincia haciendo prácticas y esto es una integración con el otro. Sin embargo, luego de pasar el primer trimestre que sirvió para que todos nos acomodáramos, se produjo una explosión desde el sector externo en aceptar este formato. Fue así que hoy tenemos más de 800 actas firmadas con sectores externos que generan también un replanteo en las prácticas internas de la escuela. La escuela técnica en general debido al proceso de desguace que sufrió a fines de los 80 y durante los 90, se cerró a la comunidad y ésta debe estar abierta”, especificó Marchesini.

Por otra parte, agregó que nunca hubo tanta transferencia de dinero sostenidamente y detalló que este año el fondo llegó a los 1270 millones de pesos para distribuir en todo el país; por lo que con este dinero pudieron reequipar las escuelas, ampliarlas y ponerlas en condición de dar la discusión aunque por supuesto que hay que seguirlo durante 50 años.

 

Aumento de cupos

 

Ante estos cambios en la educación técnica, hubo un incremento sostenido de la matrícula en el orden del 6 por ciento anual; lo que trae como desafío ampliar las escuelas y construir más edificios. En los últimos 10 años, la provincia de Buenos Aires creó más de 23 escuelas técnicas y, en estos dos años de gestión de Marchesini, ya inauguraron más de 12.

“En todos los distritos donde no hay escuelas técnicas estamos llegando porque hay una demanda de la comunidad para eso, ya que en el imaginario cultural hay una opción de mejorar el desarrollo cultural. Nosotros siempre les decimos a los chicos que pueden seguir estudiando en la universidad, una carrera terciario o tener un emprendimiento propio; pero más allá de lo que decidan, el tener herramientas te da libertad y capacidad de opción y la comunidad ve esto por lo que pide la apertura de escuelas técnicas”, advirtió.

Si se observan los últimos censos del 90, 2001 y del 2010, las poblaciones del interior en ese período se estancaron ya que tienen los mismos habitantes con un envejecimiento etario, justamente porque los jóvenes están obligados a migrar. Sin embargo, en los últimos años se empezó a revertir esta situación apoyado con el desarrollo productivo. “Pero para que funcione esto se debe hacer en conjunto con el Ministerio de Producción, el de Desarrollo Social, los municipios y el sistema educativo. Así es que se empieza a revertir el tema de las grandes migraciones de nuestros jóvenes y a eso apuntamos”, agregó el director provincial.

 

Revalorización de la escuela técnica

Por último, Marchesini auguró que se está viviendo “un hito en la educación técnica” no sólo porque existe una ley y un fondo de educación técnico profesional que permite equiparse tecnológicamente; sino porque está pensada desde lo integral tanto desde el oficio como a nivel secundario y superior.

Sin embargo, a diferencia de años anteriores, la multiplicidad de ramas con las que cuentan las escuelas técnicas, abre el panorama para los intereses de la mayor cantidad de alumnos posibles. Es así que hoy la tecnología dominante es la del control que es transversal a los procesos metalmecánicos, químicos, de alimentos, de construcción; pero a esos se han agregado otros sectores como el de la informática, la programación, el turístico, multimedios, construcción naval, aeronáutico, aviónica, entre otros.

“Para que todo esto suceda, hay una excelencia en la educación pero también una gran vinculación de la escuela con su sector productivo; por lo tanto en el imaginario social, es una posibilidad real de ascenso social, de trabajo, de conseguir estudios y hasta de formar una familia. Esto va más allá del secundario en sí sino que tiene todo un trasfondo de recomposición del tejido social que estuvo roto”, concluyó Gerardo Marchesini.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario