Hoy presenta su libro Beatriz Harispe

-Algunos maestros normales fuimos educados para enseñar en los primeros grados y eso se hacía a través de todo un procedimiento que garantizaba en pocos meses el acceso del chico a la lengua escrita, leída. Fuimos viendo después en la Universidad las metodologías de aproximación al tema y más tarde los diversos métodos que se fueron impulsando en las diferentes épocas, los ?70, ?80, ?90. El tema metodológico es de recursos pero detrás plantea cuestiones filosóficas, ideológicas, epistemológicas, es decir sobre qué bases decidimos acercarle la lengua a los niños y en estos últimos treinta años me costó ser testigo de una forma distorsiva de llegar a leer y escribir. Creo que los padres que me estarán leyendo sabrán de qué estoy hablando porque es muy difícil poder ayudar en los deberes escolares a los hijos cuando hay un código a contrapelo de lo que los padres han leído y escrito en su historia escolar respecto a la propuesta que hoy se les hace.
He visto que esto ha creado una enorme distorsión, rezago en los aprendizajes, confusión y en última instancia problemas cognitivos muy serios en la vida de los niños. De esto vengo hablando en mis clases desde hace muchos años y también en el programa de Alberto Guillén, he sacado notas en el diario? hasta que alguien me dijo: ?Usted tendría que contar esta historia como un cuento, desde cierta óptica hable de estos temas?.
-¿Cuándo comenzó a trabajar en El Azar?
-Desde 2000. Dos años más tarde escribí el cuento pero era muy breve como para hacer un texto, entonces ahora en 2008 este cuento que va con textos reales de niños,  sus escrituras y las ilustraciones de este gran dibujante que es Nicolás Hernandorena, fuimos compaginándolo y adosando toda una parte de fundamentación, sencilla, simple al alcance de los padres y el público en general. No quería hablar del tema desde el punto de vista de investigación científica, eso sería una cosa muy difícil, muy grande, creo que los resultados están al alcance de la gente que se pregunta por qué fracasan, por qué desertan los chicos de la escuela.
-¿Cuál es la respuesta?
-Hay razones múltiples, pero este tema de no apropiarse adecuadamente de la lengua escrita y leída cuando el niño tiene seis años es un factor gravitante en nuestras vidas. Sería algo similar a que no pudiéramos caminar al año, hablar desde el año y medio, o dos.
Hacer mal los procesos básicos de la motricidad, del lenguaje de la cognición en la edad pertinente es algo muy grave y no apropiarse adecuadamente de la lectura a los 5 ó 6 años es algo gravísimo. Dejar postergado para más adelante la presentación de la gramática, ortografía, incluso de los conceptos científicos, largarlos a los 8, 10 años es tardío. Los lenguajes básicos deben introducirse desde las primeras edades y de ese modo el niño irá despertando aptitudes o vocaciones y lo mandaremos a un conservatorio, a aprender plástica, deportes, entre otros.
Hoy se está llevando a la mente del niño demasiada fantasía y el conocimiento está postergado.

 

Acerca de Al Azar
Cuenta la historia de Jezamel, un niño nacido en un país sin adultos opresores. Hace solo su destino, trata de apropiarse del saber escolar por acertijos, intuiciones. Entre el ensayo y el error, coteja con otros, imita, sin intervención de su maestra hasta creer que ?ahora sí aprendí a escribir?.
Cuento testimonial, irónico. Registra escrituras infantiles a las que se llega según modas intelectuales imperantes en centro de decisión y poder. Libro escrito desde la experiencia y el dolor, la autora llama a la reflexión y pide compromiso con el presente y el futuro del país que habita.

Sobre la autora
Beatriz Harispe Persson nace en la primavera del ?42 en serranías de la pampa húmeda. Es maestra normal, psicóloga educacional, pianista y cantante lírica. Trabaja en salud infantil y educación desde hace largos años. Profesora, formadora de docentes, expone en congresos y jornadas. Integra el taller de creación literaria Quebrantahuesos de Tandil desde 1999.

De colaboraciones
y destinatarios
Las ilustraciones corresponden a Niko Hernandorena y niños del país. El diseño gráfico es de Nómade, comunicación visual (Pedro Tissier).
Los prólogos son de de Zulima Naranjo Dávila, Enrique Fischer (Pipo Pescador) y Griselda Crespi; las fotos de Enzo Vecino y de las  esculturas francesas de Mathurin Moreau.
Presentará a  la autora: Raúl Echegaray (escritor, librero).
El texto resulta de interés para editores, escritores, periodistas, librerías, bibliotecas populares, profesores de literatura e idiomas extranjeros, catequistas, agentes de justicia e infancia, pediatras, psicólogos, maestras, padres.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario