Información sobre la vacuna contra cáncer de cuello uterino

26.11- La Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Tandil (Sogta) informa a través de este medio que Frente a la campaña publicitaria sobre la vacuna contra HPV, cáncer de cuello uterino, con un contenido informativo parcial y no del todo claro, nos vemos en la necesidad de hacer conocer a la población algunos conceptos básicos.
Estas recomendaciones coinciden con las de otras entidades científicas en el orden nacional, provincial e internacional.
1. Las vacunas disponibles en la actualidad, actúan en forma preventiva sobre dos virus del Papiloma Humano (HPV), cepas 16 y 18, responsables del 65%  del cáncer del cuello uterino.
2. Hay once cepas virales más que pueden producir cáncer de cuello,  alcanzadas por la vacuna (35%).
3. Las vacunas existentes tienen hoy un alto costo y  se aplican 3 dosis.
Estos valores las hacen, por ahora, inaccesibles a la población más vulnerable por el HPV-cáncer de cuello, o sea la de menores recursos.
4. Los estudios actuales, muestran 6 años de eficacia, pero se desconoce a la fecha si serán necesarios refuerzos posteriores de la vacuna, ya que se aplica solo desde 2006.
5. Actualmente no se dispone de estudios de laboratorio que demuestren la presencia de anticuerpos protectores producidos por  las vacunas.  
Por lo tanto, la efectividad solo  se evalúa por la aparición o no de alteraciones celulares en los Papanicolaou (PAP).
6. Las vacunas son preventinas, por consiguiente no son curativas si la infección por HPV ya ocurrió.    
Si su médico ginecólogo se la recomienda, la edad ideal de aplicación es entre los 11 y 14 años. Y también se podrían incluir mujeres de mayor edad sin evidencia de infección actual por HPV.
7. La vacuna esta contraindicada en el embarazo.
8. Tiene  efectos secundarios como cualquier otra vacuna.
9. Con o sin vacuna, son imprescindibles los controles anuales mediante Colposcopía y Papanicolaou (PAP), para detectar precozmente lesiones  premalignas y malignas, desde el inicio de relaciones sexuales y durante toda la vida.
10.La vacuna no evita otras infecciones de transmisión sexual.
Sigue siendo indispensable el uso de preservativo.
Se debe reforzar la educación sexual y la prevención integral de la salud en las adolescentes.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario