La biblioteca Sarmiento estrecha los vínculos con la comunidad

-¿En qué consistió el cierre de este año?

Brian Urban: -Después de un año de mucho trabajo tuvimos varias formas de cierre. Primero, con los talleres que tiene la biblioteca, que son más de quince. Uno estuvo destinado al tejido, que hace mucho tiempo que vienen trabajando. También hubo una exposición con todos los talleres que mostraron lo que hicieron en el año.

Es un cierre que nos encontró trabajando de cara al barrio, que nos posicionó de cara a la promoción de la lectura con el Bibliomóvil, a lo que fue la relación de los proyectos con Conabip, que es el órgano que supervisa a las bibliotecas populares y, además, nos encontró trabajando con el foro de instituciones de Villa Italia que surgió en la biblioteca Sarmiento. Estamos muy contentos porque empezó a funcionar con instituciones del barrio, con una agenda de trabajo, con diferentes niveles de Estado. La presencia de la biblioteca en el barrio es muy importante.

-¿Cómo es el balance de este año?

B.U.: -Estamos muy contentos por la cantidad de talleristas: hay más de 250 personas que están asistiendo. Nuestra tarea, desde hace ya dos años, es la de vincular con las tareas que brinda la biblioteca.

 

Lectura en movimiento

 

-¿Cómo se logró conseguir el Bibliomóvil?

Marta Ledesma: -El Bibliómovil llegó a la biblioteca a través de un proyecto que se presentó. Conabip siempre abre líneas de proyecto, así que vos presentás el tuyo y si ellos lo consideran bueno o acorde a sus parámetros, lo aprueban. Y nos aprobaron el proyecto del Bibliomóvil.

B.U.: -Nosotros habíamos presentado tres ejes de trabajo: la relación con establecimientos educativos, otro que tenía que ver con la región y la ruralidad, y otro con otras bibliotecas populares de la provincia de Buenos Aires. Nosotros planificamos más de 300 actividades y estamos casi estamos llegando a ese número. Nos costó muchísimo esfuerzo, porque hay que sostener en el año esta actividad, que va a la par de la gestión de todas las tareas que tenemos en Tandil. Fue la posibilidad de hacer variadas actividades. El Bibliomóvil permitió vincular instituciones. Y aunque después de marzo no tengamos el vehículo, ya tenemos pensado un proyecto que tiene que ver con la ruralidad.

-¿Qué recorrido pudieron hacer con este vehículo?

M.L.: -Trabajamos con instituciones educativas, escuelas, centros culturales, otras bibliotecas. Desde mayo estamos haciendo visitas. Recorrimos toda la región porque entendemos que como tenemos el Bibliomóvil lo vamos a compartir con la zona.

-¿Qué zonas recorrieron?

M.L.: -La Pastora, Gardey, La Dulce, Azucena, Necochea. Trabajamos juntos con Rosario Sansoni, Brian Urban, Helena Ardanch, Ian Urban, Pamela Ialungo y Zulema Bianchi.

-¿Qué hicieron en cada visita?

M.L.: -La idea era compartir lecturas. Fuimos con el Bibliomóvil a escuelas campo, con pocos chicos y un único curso. Llevamos cine y libros. Siempre preguntábamos qué querían. Muchos elegían el cine, porque no tienen posibilidad de venir a Tandil y ver películas. Fuimos a la Feria del Libro en Necochea, estuvimos con una mesa de libros. A La Dulce fuimos dos veces. Nosotros tendremos el móvil hasta marzo, en comodato.

-¿Los libros los provee Conabip?

Rosario Sansoni: -Una parte es de Conabip y otra de nuestra biblioteca, porque son pedidos especiales que nos hacen las instituciones.

 

Mucho trabajo

 

-¿Qué otros proyectos desarrollaron este año?

R.S.: -Tenemos varios proyectos que derivan de las líneas programáticas de Conabip. Uno depende del Sistema de Formación Ciudadana con el que estamos desarrollando un programa que se llama Villa Italia Verde y trata sobre cuidar el medio ambiente y valorizar el espacio público y educativo. Hicimos una intervención en el Jardín 923, se pintó el patio, se pusieron plantas para que los chicos aprendan a cuidarlas. Ahora se está haciendo un trabajo de acondicionamiento en el patio de la Escuela 21. Luego se hará en la plaza 2 de Abril y otras que estamos viendo que necesitan embellecerse.

Otro proyecto es La Biblio en la Escuela; que coordina Zulema Bianchi, donde se hace promoción de lectura y cine en el Jardín 903, en el 923, en la guardería de Begoña y en las escuelas 21, 56 y la primaria de Begoña, que es nueva, y se sumó al proyecto. En este proyecto llevamos valijas desde la biblioteca, según las sugerencias de las docentes.

Otro proyecto que se trabaja es Abriendo Lecturas, que tuvo lugar en la Escuela Secundaria 2 de Villa Italia.

Después tuvimos ajedrez educativo, un taller educativo avalado por Conabip. Pudimos comprar el equipamiento y chicos y grandes vinieron a aprender ajedrez con los tableros. Ese taller continuará el año próximo.

Otro proyecto fue Señas del Alma en el que hubo varios encuentros con la gente.

Cuento con Vos nació como taller literario para adultos mayores que trabajan hace cinco años, pero este año se reconoció por Conabip y pudieron editar el libro con todas las producciones.

-¿Estos proyectos tuvieron su cierre?

R.S.: -La Biblio en la Escuela se hizo con el Bibliomóvil, porque había más de mil chicos. También estuvo actuando el mago Ariel y se hizo en la sociedad de fomento del club Unión y Progreso.

-¿Cómo continuarán el año próximo?

B.U.: -Queremos crear una ludoteca con una mirada de integración con otras instituciones, siempre mirando el barrio y ampliándonos hacia la ruralidad. La idea es hacer un trabajo de vinculación institucional desde el juego y desde la ludoteca.

Estamos pensando dos campañas que tienen que ver, una, con la seguridad para trabajar con las escuelas y, otra, con alimentación saludable e higiene en jardines de infantes. Todo surge a raíz de los contactos que hemos tenido con las instituciones y vemos que es un terreno fértil para trabajar muchas cuestiones.

-También se vuelcan a otras tareas.

B.U.: -Desde la biblioteca creemos que es muy necesario promover la lectura y las artes, pero también el costado social, que tiene que ver con la biblioteca como institución en el barrio. Por eso trabajamos con adultos mayores, el medio ambiente, la salud, el cuidado del agua y otros. Por eso es importante la creación del foro de instituciones que tiene una mirada de lo social, interinstitucional. Este año trabajamos con más de treinta instituciones, lo que es muy grato. Siempre estamos aprendiendo, con la cabeza abierta para escuchar al otro que viene con nuevas experiencias, lo que nos enriquece como gestión. La biblioteca ha ampliado su margen de acción y trabajo para constituirse como una biblioteca de corte y modelo sociocultural.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario