La Cooperativa de Recuperadores reclama políticas para el reciclaje de residuos

Con el objetivo planteado en torno a la gestión social de residuos urbanos bajo una doble mirada, es decir, impulsar acciones que colaboren con el cuidado del medioambiente pero también que permitan “beneficios laborales a los trabajadores, reconocimiento y visibilización del trabajo que hacen, que representa un servicio público que tiene un valor en sí mismo”, la Cooperativa de Recuperadores suma proyectos que consolidan su conformación y amplía sus perspectivas de trabajo.
El presidente y la secretaria de la cooperativa, Guillermo Mariotti y Bettina Méndez respectivamente, dialogaron con El Eco de Tandil sobre el surgimiento del espacio, su trabajo y la importancia de sostener el reciclaje de algunos materiales y plantearon sus proyectos.
En principio, la cooperativa se creó hace unos tres años en función de la necesidad planteada de fusionar el trabajo realizado en paralelo por un grupo de recuperadores urbanos y por algunos miembros de la ONG Punto Verde.
Primero se conformó un colectivo de trabajo tendiente a visibilizar la tarea de los cartoneros y reconocer su servicio público, pero a la vez destacar la mirada integral en los aspectos vinculados al cuidado del medioambiente.
Durante una de las campañas realizadas por la organización, en esa oportunidad en el barrio Falucho, se invitó a todos los vecinos a separar los residuos reciclables en sus casas. Fue allí que tomaron contacto con Guillermo Mariotti y con otros recuperadores de la ciudad para que puedan llevarse el material reunido y poder venderlo.
“Empezamos a ver que el trabajo era silencioso, individual e invisible”, definió Méndez. Así, y con una mirada que abarque las tareas que realizan los trabajadores y con la necesidad de hacer aportes al medioambiente decidieron organizarse para reforzar y ampliar las campañas para hacerse cargo de todos los residuos.
En ese contexto surgió la necesidad de conformar una cooperativa mediante la cual se pueden obtener beneficios para los trabajadores y cuyo funcionamiento permite conocer las opiniones de todos sus integrantes.
En el camino de la constitución, recibieron el apoyo de otras cooperativas y entidades de la ciudad que realizan este tipo de actividades, que aportaron su experiencia a los nuevos emprendedores.
Creada la cooperativa comenzó a formalizarse el trabajo. “Son etapas iniciales que nos permiten avanzar en esto que es la separación de los materiales que se pueden recuperar, que es la consigna clave”, definió la secretaria de la cooperativa.

“Haciendo camino”

“Vamos haciendo camino”, valoró la secretaria sobre las campañas impulsadas y repasó que “hay otros municipios que están con esta actividad de separación de los residuos hace tiempo”.
Y si bien valoró el acuerdo con el Municipio para gestionar el segundo Punto Limpio (ver aparte), reclamó “políticas públicas que integren actividades para que las distintas organizaciones que trabajamos en este sentido podamos tener una estrategia para lograr buenos beneficios para los trabajadores y que los esfuerzos individuales no se diluyan”.

Concientización
por el reciclado

En un repaso sobre las actividades impulsadas en los barrios, Méndez destacó que entre los vecinos “hay mucha conciencia” en colaborar con la separación de los residuos y que la respuesta “siempre es muy buena”. E incluso se encuentran con casos en que los mismos frentistas “terminan agradeciendo la posibilidad y entendiendo la doble mirada que tiene la cooperativa, que es social y ecológica”.
En ese sentido el presidente y la secretaria coincidieron en que hay conciencia ambiental entre los tandilenses y que muchos “están de acuerdo” con la separación de los residuos en origen.
“Es una cuestión cultural”, planteó Méndez en un intento por explicar las razones por las cuales persiste cierto desinterés y agregó que “uno tiene muy arraigada la costumbre de tirar la basura sin mirar porque estamos habituados a tener un sólo recipiente para los residuos”.
En esa línea, desde la cooperativa sugieren a quienes deseen hacer su aporte en la separación de residuos que comiencen con un sólo material para ir sumando otros en la medida de las posibilidades, y así avanzar en un cambio.

Primer envío de
PET a Buenos Aires

El pasado lunes 18 de abril la Cooperativa de Recuperadores concretó el envío de la primera carga de fardos de botellas plásticas (PET), tras el acopio de varios meses en un espacio cedido por Ronicevi y por el Hogar Los Peques, en Pujol al 500.
Con la colaboración del Taller Protegido, se concretó la cesión de vagones que Ferrosur puso a disposición de las organizaciones sociales para facilitar el transporte de la carga a reciclar hasta Buenos Aires, un total de 57 fardos.
En cuanto al proceso, el material fue prensado y enfardado para disminuir su volumen, circunstancia que convierte “más sustentable” su traslado a destino, donde serán comercializados en la empresa Reciclar SA.
El objetivo de esta acción apunta a brindar una solución al problema ecológico de la gran cantidad de botellas plásticas en los desechos que genera la ciudad y a la vez generar empleo para los asociados de la cooperativa de trabajo.
Los integrantes del espacio agradecieron a todas las organizaciones y empresas que brindaron su apoyo para hacer el primer envío posible y también a los asociados por su esfuerzo: asociación civil Los Peques; Transporte Rubiales; Taller Protegido; Ferrosur; Cinea-Unicén; integrantes del proyecto de cooperativismo y ESS en la gestión de los RSU de Tandil. u

>>>RECUADRO<<< El manejo del segundo Punto Limpio En junio del año pasado el intendente Miguel Lunghi y el por entonces secretario de Planeamiento y Obras Públicas (hoy jefe de Gabinete), Mario Civalleri, rubricaron el contrato de locación del predio ubicado en avenida Lunghi al 1900 (ex fábrica Maggiori), donde comenzará a funcionar el segundo Punto Limpio y estimaron el inicio de las actividades dos meses después. A casi un año de aquel primer paso, y mientras se aguarda por su inauguración, el viernes de la semana pasada se firmó un convenio de colaboración entre el Municipio y la Cooperativa de Recuperadores que tiene por objetivo comenzar a trabajar en conjunto en la gestión de materiales reciclables en el espacio que se denominará Estación Oeste. En medio de un camino de crecimiento y consolidación, mediante este convenio los trabajadores de la cooperativa se encargarán del manejo, preparación y posterior comercialización de los materiales reciclables que allí se reciban a partir del trabajo del personal municipal destinado para tal fin. “Esto nos permitirá abrir las puertas, tener más trabajo y sumar más gente”, resumió Guillermo Mariotti sobre lo que implica el acuerdo con el Municipio. En esa misma línea, Méndez destacó la importancia de poder contar con un espacio para desarrollar las tareas, que representa también un reconocimiento a la actividad y definió que “es una etapa más en estos años de trabajo que empezamos a transitar”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario