fbpx La prestigiosa diseñadora Natalia Antolín llegará a Tandil para participar del Té de Novias – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La prestigiosa diseñadora Natalia Antolín llegará a Tandil para participar del Té de Novias

La diseñadora que supo hacer de su nombre una marca registrada y enamorar a cientos de clientas con sus vestidos, llegará a la ciudad para participar del Té de Novias de Casa Guillermina. Muy feliz por la expansión de su marca, apuesta a seguir produciendo en Argentina prendas de excelente calidad cuidadas hasta en el más mínimo detalle. La belleza, la creatividad y el estilo propio como puntales de su etiqueta.

El Eco

“Todo lo que es moda pasa de moda, el estilo jamás”, dijo alguna vez la prestigiosa y mundialmente reconocida diseñadora Cocó Chanel, fundadora a mediados del siglo XX del imperio de moda que hasta el día de hoy lleva su apellido y es sinónimo de elegancia, creatividad y buen gusto.

Natalia Antolín de esto sabe. Dueña de un estilo inconfundible, sus más de tres décadas en el mundo de la moda argentina dan cuenta de una trayectoria impecable abocada a ofrecer prendas atemporales con foco en la calidad, los detalles, el trabajo artesanal de confección y el uso de materiales nobles.

En esta oportunidad, la diseñadora se acercará a la ciudad para participar, junto a su mano derecha y productora de modas, Alejandra Galanti, del Té de Novias de Casa Guillermina -encargada de ofrecer los diseños de Antolín en el mercado local- que se llevará a cabo el domingo 15 de septiembre de 17 a 19 en UMA Eventos, Rodríguez 852. Para reservar lugar escribir al 2494 560152.

La invitación -sin cargo- está pensada para aquellas mujeres que estén planificando su casamiento y, junto a sus amigas y madrinas, puedan conocer la colección Spring/Summer 2020 de la marca.

Una visita de lujo 

En comunicación telefónica desde Buenos Aires con el ciclo La Ciudad (ECO TV y 104.1 Tandil FM), la artista de la moda se mostró muy complacida por poder llegar a Tandil para compartir con una tarde con todas las mujeres que quieran ser parte del evento y además, conocer de cerca el trabajo que se está desarrollando a nivel local con su marca.

Con su colección de Novias y también con las prendas que confecciona para la colección regular, desembarcará el 15 de septiembre en Tandil, propuesta que la tiene muy entusiasmada.

Las mujeres que estén planificando su casamiento pueden aprovechar esta oportunidad única de conocer a la diseñadora en persona y llevarse  sus valiosos consejos a la hora de elegir el vestido indicado para esa ocasión tan especial.

“Estoy muy contenta con esta propuesta de Casa Guillermina para ir a conocer un poco más y compartir  la forma que tengo que ver, de asesorar y atender a una mujer en un evento tan importante como es  una boda. Feliz de ir a ese lugar maravillosos, encontrarme con amigas y conocidas, poder charlar y compartir un lindo momento”, expresó.

“Vamos súper preparados, ya estamos armando la charla, viendo para qué lado vamos a ir, qué ideas vamos a transmitir. Tenemos muchas ganas de estar allá, estamos ansiosas y queremos que salga todo espectacular. Tomé la decisión de ir para allá y conocer el gran trabajo que están haciendo. Es muy importante para mí  transferir los valores del cuidado del detalle y la prolijidad”, reseñó.

La diseñadora arribará a la ciudad junto a Galanti y a su hijo Matías, responsable de las franquicias del interior del país. “Todo se fue transformando y quienes llevan adelante la parte de los clientes del interior están empujando mucho. Es un mimo que nos tomamos de ir a un lugar tan lindo”, expuso.

 

Blanca y radiante va la novia 

Dentro del universo Antolín se destacan la colección de Novias y las colecciones cápsulas que elabora junto a Verónica Lozano y la China Suárez, cada uno con un estilo propio y definido.

“La colección de Novias se abrió gracias a mis amigas que se fueron casando; Luli Fernández, Paula Chávez, Rocío Guirao Díaz, Cecilia Bonelli. Buscamos algo diferente de lo tradicional, algo que tuviera que ver con la moda y los detalles considero que es la noche especial de la mujer y le damos toda la importancia que amerita”, consignó.

Su obsesión por los detalles y el cuidado de la clienta la lleva a no dejar de lado ninguna arista y ofrecer a la novia todo lo necesario para que transite ese día tal como lo soñó. Bata personalizada para el momento del peinado y maquillaje, etiquetas con las iniciales de los novios bordados y un sinfín de pequeñas atenciones para deleitar a las protagonistas bajo la premisa de transmitir la belleza máxima.

El arte de la moda 

Antolín es autodidacta y comenzó en la industria siendo muy joven, con mucha pasión y amor por la moda, a la que despojó de su costado frívolo para centrarse en el mensaje que se quiere transmitir con un atuendo o prenda, que genera una impresión en el otro incluso antes de que la persona empiece a hablar, como una manera de posicionarse frente al mundo y de dejar ver la esencia que subyace en cada uno.

“Le doy importancia a ese arte. Comencé con una escala de producción pequeña sin tener un espacio propio, vendiéndoles a amigas y conocidas, con mucha voluntad. La crisis de 2001 fue un cimbronazo impresionante y fue como un volver a empezar, pero lo logré levantándome y poniéndole todo. Es el secreto para que las cosas puedan evolucionar y  estar cada vez mejor”, señaló con convicción.

 

Vestidos para soñar 

Inspirada en su abuela, a quien definió como una mujer muy coqueta y femenina, la estética de Antolín está inundada de color, detalles vaporosos y sexys, con una marcada impronta etérea que la distingue de otras propuestas.

“Mi abuela fue mi vara, una vara muy alta porque ella tenía una gran prolijidad y siempre estaba en los detalles, impecable combinada, la ropa interior, calzado, cinturón, maquillaje. Siempre digo que era como Mirtha Legrand, muy femenina”, contó.

Esa influencia fue muy importante en su vida y la marcó a fuego, hasta llegar a convertirse en una marca registrada de su estilo.  Los vestidos que conforman el mundo Antolín tienen mucha elaboración, con muchos detalles realizados con mano de obra calificada. Además, no se produce de manera seriada ni en gran volumen, sino pocas piezas y algunas son únicas. También hay modelos exclusivos que requieren  un servicio de seguimiento de la clienta.

“Los vestidos tienen mucho trabajo, son vestidos para eventos, tienen su costo pero lo valen. Con Alejandra mostramos que el vestido no es para una sola ocasión, puede tener otros usos y hacerlo rendir, siempre recordamos que hay formas de pago en cuotas con tarjetas. Está todo hecho en Argentina, son prendas que tienen días de trabajo de bordado, es todo artesanal, hay que probarlas, hacerle los ajustes, no es una simple prenda llevan mucho más. No son caros, tienen el valor de su realización”, explicó.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario