La RESILIENCIA como cualidad competitiva en los negocios

La resiliencia es la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves.

El término resiliencia es tomado de la física, y se refiere a la capacidad que tienen los materiales de volver a su forma cuando son forzados a deformarse. Las ciencias sociales han encontrado en este término una metáfora adecuada para referirse a la capacidad humana de enfrentar, sobreponerse y de ser fortalecido e incluso transformado por las experiencias de adversidad1.

Aplicando el concepto al mundo de los negocios, puede decirse, entonces que, empresas resilientes son aquellas capaces de absorber cambios y rupturas, tanto internos como externos, sin que por ello se vea afectada su rentabilidad y que incluso desarrollan una flexibilidad tal que, a través de procesos de rápida adaptación, logran obtener beneficios extras, sean éstos pecuniarios o intangibles, derivados de circunstancias adversas y/o imprevistas.

La visión del negocio, la dirección estratégica, el posicionamiento en el mercado, la situación financiera, el marketing, y un sin fin de otras cuestiones relevantes en la dirección de empresas son, sin duda alguna, muchos de los factores que coadyuvan a lograr ese desempeño diferencial.

Sin embargo, más allá de su existencia jurídica y de su función económico-social, las organizaciones están constituídas por personas, por lo tanto son humano-dependientes en tanto sus actividades – sean éstas industriales, comerciales, financieras o de cualquier otro tipo – están siempre supeditadas al estado psico-físico de sus integrantes, ya que en última instancia son éstos quienes a diario toman las decisiones que inciden directamente en el resultado final del negocio.

Desde una perspectiva intra-empresarial, algunos aspectos de la gestión de los recursos humanos pueden contribuir a crear organizaciones resilientes.

Según la American Psychological Association, la resiliencia puede trabajarse con algunas decisiones y actitudes: desarrollando relaciones estrechas con familiares, amigos y colegas, recordando que muchas crisis están fuera de nuestro control, aceptando que el cambio es parte de la vida, definiendo objetivos realistas no escapando a los problemas y permaneciendo optimista. También agregar que ?es bueno estar en buen estado físico y mental.?

El empowerment visto como el hecho de delegar poder y autoridad a los empleados y de conferirles el sentimiento de que son dueños de su propio trabajo, sin duda contribuirá a generarles el compromiso necesario para que utilicen a pleno sus talentos. Este concepto junto al de motivación dentro del medio laboral, pueden hacer de las organizaciones, empresas verdaderamente resilientes.

 

1 Henderson Grotberg, Edith en ?Nuevas Tendencias en Resiliencia? ? Resiliencia op. cit.: pág. 24

 

Fuentes:

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario