La unidad local del INTI trabaja con empresas metalmecánicas para mejorar su productividad

Hace cinco años que el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) inauguró una unidad de extensión en Tandil para trabajar sobre distintas temáticas del partido. Tal es así que desde 2013 se encuentran trabajando en un proyecto financiado por la entidad y el Municipio de Tandil para mejorar la productividad de las empresas metalmecánicas a través de herramientas específicas. Hoy, seis empresas de la ciudad están recibiendo ese asesoramiento mientras el INTI continúa trabajando en distintos sectores de la ciudad.
La Unidad de Extensión Tandil es una unidad técnica que depende del INTI Mar del Plata en lo que son las gestiones administrativas y organizativas, que cuenta con bastante independencia en la definición de las líneas de trabajo, vinculación de las empresas y que depende de Mar del Plata en algunos sectores técnicos.
Mónica Campanaro, responsable de la Unidad de Extensión Tandil del INTI, dialogó con El Eco de Tandil y explicó que la unidad tiene cinco años. Durante los tres primeros años estuvo a cargo sola y ese primer trabajo fue de vinculación con las cámaras, instituciones, empresas, etc. Allí comenzaron a crecer distintas líneas de trabajo que se desarrollaron inicialmente con Mar del Plata y luego se fue incorporando personal en Tandil.
El trabajo puntual con las empresas metalmecánicas fue un proyecto que comenzó en 2013 en el cual decidieron junto a la Cámara Empresaria y Apymet. El Municipio venía impulsando al sector, por lo que si bien había información de las empresas a nivel macro, querían ahondar en los procesos productivos, sobre todo en cómo estaban en maquinarias, tecnología, la capacidad productiva, las dificultades que estaban atravesando. La idea era hacer un diagnóstico de las empresas del sector y se decidió trabajar con aquellas empresas que estaban más ligadas al sector autopartista, minería y maquinaria agrícola.

El proyecto

El financiamiento fue en conjunto entre el INTI, el Municipio de Tandil y las empresas, las cuales pagan un canon muy bajo por ese asesoramiento comparado con lo que es valor del mercado, porque se está formando personal. Además recibieron mucho apoyo tanto de Apymet como de la Cámara Empresaria.
Las cámaras decidieron trabajar con 30 empresas de Tandil a las que se les realizó un diagnóstico donde intervino personal de INTI Mar del Plata, que es especialista en temas de tecnologías blandas para mejorar la productividad. Ellos trabajaron en los procesos, en los costos o en todas aquellas técnicas que implican la utilización de menos recursos para obtener mayor productividad.
Por otro lado, un grupo de INTI mecánica, que es el centro especialista en el sector metalmecánico que está en el Parque Tecnológico en el partido de San Martín, observó la tecnología de fundición, qué tipo de maquinaria tienen las empresas de mecanizado, entre otras cosas.
Durante seis meses se realizó el diagnóstico de las empresas y a fines de 2013 se presentó un informe con lo que se encontró, dividiendo los temas que eran coyunturales y que tenían que ver con la situación cambiaria, la crisis de 2008-2009 que tuvo repercusiones en distintos sectores y algunos temas propios que era con los que podían trabajar tales como calidad, limpieza, entre otros.
En ese marco llevaron a cabo una propuesta de trabajo desde el INTI en esos puntos particulares, en las que incluía a seis empresas porque en ese mecanismo de trabajo se están formando a la par dos consultoras locales en los temas de mejoras de productividad y que quedará como capital humano en Tandil. La selección de las empresas fue en base a profundizar ese diagnóstico, por lo que de las 30 en una primera selección quedaron 12 y luego se llegó a las seis definitivas.
En la primera etapa que durará un año, se está trabajando la implementación de técnicas para mejorar la productividad. Mónica Campanaro especificó que si bien seis es un número que parece chico, a las empresas se las visita semanalmente y no es sólo eso, sino que se establece un plan de trabajo donde los consultores dejan actividades para la empresa misma, pero se llevan otras tantas para continuar mejorando la productividad.
Así es que una vez que termine el año, si alguna quiere continuar con el proyecto se puede hacer, porque son muchos los temas en los que tiene que trabajar así como también incorporar nuevas empresas para tratar de unificar y que al menos el tema de productividad lo tengan resuelto. “Esto no es una certificación ISO 9000 sino que se aplica para incorporar procesos que sirven a las empresas para hacer más eficientes”, agregó.

Fortalecimiento
del equipo local

Las consultoras locales son las que se están formando y visitan semanalmente a las empresas para que luego el equipo de INTI Mar del Plata realice las tutorarías durante todo el tiempo. Este trabajo comenzó hace aproximadamente tres meses por lo que las empresas van tomando las herramientas y “la verdad que se está teniendo buena recepción por parte tanto de los empresarios como de los trabajadores”.
El objetivo es que estas consultoras queden como una fortaleza del INTI local para asesorar más empresas, porque no sólo son herramientas que le sirven al sector metalmecánico sino de alimentos, maderero, textil, entre otras; son transversales a todos los sectores.
Además la responsable del INTI local manifestó que no quieren que esa capacidad quede sólo en la entidad sino que pueda trabajar con muchos consultores independientes y con los cuales se trabajan dentro de las empresas, como para crear más personal que trabaje en estos temas y que la cuestión de tecnología para mejorar la productividad sea de todos.
“El vínculo de las empresas con el INTI es confidencial, en el informe global se hablan de generalidades de lo que se observó en el informe, aunque al empresario sí se le hace una devolución particular y eso queda entre ellos”, detalló. Incluso dentro del proyecto se va a brindar una serie de seminarios gratuitos para las empresas del sector metalmecánico y el 8 de abril es el primero.

INTI Tandil

Este proyecto del sector metalmecánico es una de las áreas en las que siempre trabaja esta unidad de extensión y a través del cual están teniendo más resultados porque cuentan con más personal. Además hace algunos años que dictan cursos de meteorología con frecuencia bianual y otro de mejora de productividad.
En lo que respecta al área de alimentos, se trabaja en Tandil y la zona en implementación de buenas prácticas de manufactura; sobre todo apuntando a pequeños emprendedores para asegurar el tema de la inocuidad de los alimentos. De esa forma se está tratando de realizar un curso en Tandil en el cual se capacite a los emprendedores durante una determinada cantidad de tiempo y a un grupo de ellos que tienen alimentos de alto riesgo, como son los lácteos o chacinados, se les dará un asesoramiento in situ en su establecimiento.
La idea es que implementen buenas prácticas de manufacturas, que si bien lo ideal es certificarla, por lo menos que implementen algunos registros de control de temperatura de la heladera, exposición de las materias primas en la heladera, el almacenamiento de los productos, entre otras cosas. Se pretende dejar una base de emprendedores con una serie de conocimientos que están haciendo y asegurar al público alimentos inocuos.
Otra área que desarrollan es el diseño, a través del cual el INTI cuenta con un programa de diseño por el que presentaron algunas propuestas de trabajo en la Cooperativa Cerámica Blanca, que fue beneficiada.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario